El Cronista Comercial

El CFO, reemplazo natural del CEO y clave en momentos de crisis

En contextos como el actual, el director financiero de las compañías se convierte en una pieza fundamental del organigrama que debe tener una visión clara de todo el negocio. Sentado sobre una silla caliente, de sus decisiones puede depender la supervivencia de la compañía.

El CFO, reemplazo natural del CEO y clave en momentos de crisis

Reperfilamientos, reestructuraciones, renegociaciones. Palabras que empezaron a sonar fuerte en estos días entre el público masivo pero que forman parte del léxico habitual del chief financial officer (CFO) que debe atravesar momentos de incertidumbre económica como el actual, en el que, además, se pone el traje de superhéroe y tiene como principal misión asegurar la sostenibilidad de la empresa.

"El rol financiero es clave para la compañía y puede hacer la diferencia entre que a una empresa le vaya bien o lo vaya mal. Sus decisiones afectan mucho la salud de la organización en situaciones como la que está viviendo el país en la actualidad", grafica Daniel Iriarte, director Asociado de Glue Executive Search, consultora de recusos humanos especializada en headhunting.

Se trata, agrega, de un puesto con una silla caliente, que puede ser ocupada tanto por el candidato natural a suceder al CEO de una compañía como por el responsable de un pedido de concurso. Todo dependerá de la lectura que se haga del mercado y de cómo se cubrirá financieramente a la empresa.

Distintos analistas consultados coinciden en que el puesto es clave y que en la situación actual el CFO debe ser un aliado del CEO y su mano derecha a la hora de tomar decisiones. De hecho, no es de extrañar que los directorios o las casas matrices opten en situaciones como esta por designar a número uno que tengan un fuerte background financiero.

Cuatro empresas compiten por la concesión del Buenos Aires Design

Luego de que se venciera en noviembre el contrato de IRSA para la explotación del Buenos Aires Design, el Gobierno porteño llamó a licitación pública nacional e internacional para concesionar el edificio por 15 años, con la posibilidad de prorrogar por única vez el plazo por otros cinco, y estableció un canon mensual base de $ 2 millones.

"En la Argentina ocupar ese puesto es una muy buena experiencia para luego pasar a una gerencia general. Las particularidades financieras, con variables que en otros países se ven como insólitas, hacen que su rol esté realmente en el core del negocio", razona Iriarte.

Edgar Medinaceli, director de Russell Reynolds, agrega que, si bien el CFO es importante en cualquier país, en la Argentina es clave.

"Un director comercial o de marketing también es importante, pero no son puestos claves. La empresa no depende casi enteramente de ellos. El CFO debe decidir sobre stock, financiamiento e, incluso, sobre la estrategia de neogocios, En casi ningún país del mundo eso pasa como acá", dice.

Por su parte, Mauro L'Estrange, director Asociado de High Flow Consulting, sostiene que en este contexto se trata de un rol que va mucho más allá de lo financiero: "Va mucho más allá de manejar el presupuesto de la compañía y el flujo de caja. Tiene que tener estrategia de hedging, estar atado a futuros y al dólar, entre otras variables".

"En casi ningún país del mundo el CFO tiene la importancia que en la Argentina", dice Medinaceli

Las anomalías en la macroeconomía, además, hacen que el director financiero de una economía local deba ser también un comunicador experimentado. Al fin y al cabo será el responsable de explicar lo que sucede y las decisiones tomadas a la casa matriz, en el caso de una multinacional, o a los inversores y al board, en las compañías locales.

"Las habilidades de comunicación son esenciales para el rol. Si un inversor extranjero ve lo que pasa en la Argentina, se va a asustar. Y si no tiene a alguien que le pueda llevar tranquilidad, va a tratar de sacar su dinero", detalla Iriarte.

Con los vaivenes de la economía local, hoy el puesto difícilmente pueda ser ocupado por personas que no tengan una larga experiencia en el país. Como contrapartida, el que sobrevive en estas condiciones, tiene un fogueo que lo puede ayudar a ser exitoso fronteras afuera.

"Muchas veces se cree que el argentino es más talentoso que los de otros países. Lo cierto es que están acostumbrados a tolerar sistuaciones de riesgo e incertidumbre. Si se tiene el talento, el entrenamiento de haber pasado por este país te hace más resiliente, más rápido de reacciones", concluye Medinaceli.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo