El Cronista Comercial

Efecto Maduro: 90% de los venezolanos está dispuesto a trabajar en el exterior

En cinco años, cayó de 64% a 57% la cantidad de gente que, en el mundo, aceptaría migrar a otro lugar por causas laborales, según un informe privado. Pero hay siete países en los que aumentó el deseo de irse

'Low cost': la restricción a El Palomar ya afectó a 39.000 pasajeros

Actualmente, en múltiples países, sobresalen las propuestas políticas menos tolerantes a la diversidad y que apelan a sentimientos nacionalistas. Esta coyuntura provocó una disminución en el deseo de las personas a mudarse a otro país. De acuerdo con un informe de The Boston Consulting Group y The Network, el 57% de los encuestados dice que se iría al exterior por trabajo. Si bien es una cifra considerable, es 7 puntos porcentuales más baja que hace cinco años, cuando se realizó la anterior edición del informe (2014).

Sin embargo, la movilidad no disminuyó en todas partes: más del 90% de los venezolanos y el 70% de los brasileños dicen que estarían dispuestos a mudarse a otro país por un trabajo adecuado. La voluntad de trabajar en el extranjero, también, aumentó sustancialmente en los Estados Unidos y en el Reino Unido, los dos países cuyos cambios políticos recibieron más atención.

De todas formas, de los 50 países más poblados de la encuesta, sólo siete muestran un interés significativamente mayor en la movilidad que en 2014. A los cuatro ya mencionados, debe sumarse a Irlanda, Alemania e India.

Otros países en donde más del 90% querría mudarse en busca de trabajo son Egipto, Arabia Saudita, Qatar, Túnez y los Emiratos Árabes Unidos.

Entre los países, cuya mano de obra está mucho menos dispuesta a considerar una asignación en el exterior se encuentra China. Eric Li, un ejecutivo de Shanghai que participó de la encuesta, dijo que el país se convirtió en un lugar innovador en muchas áreas. Por eso, para su población, se volvió innecesario trasladarse a otras tierras para avanzar en sus carreras.

La mejora de las condiciones económicas parece explicar la fuerte caída de la movilidad en muchos países de Europa Central y Oriental. Los encuestados en Polonia, Croacia, Eslovenia y Rumanía están por debajo de la media de movilidad, después de haber estado por encima de ella en 2014. A estos países, llegó mucha inversión y la mayoría de estas economías crece a tasas superiores que el promedio mundial.

Los factores personales también influyen en la movilidad. Las personas que no tienen hijos son más propensas que aquellos que son padres (60% frente al 52%). Del mismo modo, hay más voluntad de trabajar en el exterior entre los solteros que entre los casados (65% frente a 51%), entre los hombres que entre las mujeres (61% frente a 53%) y entre los encuestados de 20 años que entre los de 60 o más (61% frente a 44%).

El 67% de los encuestados que trabaja en puestos de tecnología o desarrollo digital estaría dispuesto a trasladarse a un nuevo país para conseguir un trabajo más desafiante. Eso es 10 puntos porcentuales por encima de la media mundial.

Los países necesitan gente que trabaje en la limpieza de los hoteles, que cuide de sus ancianos, que repare las rutas y que trabaje en el turno de noche en las plantas industriales. Pero los trabajadores que podrían estar más inclinados a considerar estos puestos tienen una movilidad relativamente baja. Sólo el 50% de ellos está dispuesto a trasladarse al extranjero por motivos de trabajo, es decir, 7% por debajo de la media mundial.

Las razones por las que la gente estaría dispuesta a vivir en el extranjero fueron cambiado desde 2014. Hace cuatro años, la razón principal era ampliar la experiencia personal. Si bien este motivo sigue siendo importante, actualmente, surgen otros dos incentivos que ganan mayor importancia: mejores oportunidades profesionales y un mejor nivel de vida.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo