El Cronista Comercial

Dulcor operará fábricas de Alco-Canale hasta que surja comprador

La Justicia aceptó la propuesta de la compañía cordobesa para alquilar las tres plantas de la empresa que se encuentra en proceso de quiebra. Desembolsará $ 13 millones en canon, sueldos, pago de servicios y tareas de mantenimiento.

Lanzan programa para jóvenes profesionales

El juez Alberto Alemán, titular del Juzgado Nacional Comercial N°1, aprobó la iniciativa de la compañía Dulcor presentada la semana pasada para operar hasta el 30 de junio las tres plantas de la conservera Alco-Canale, que se encuentra en proceso de quiebra con continuidad de actividades.

La firma con sede en Arroyito (Córdoba) pagará $ 1 millón como canon, además de los sueldos del personal y los servicios hasta que aparezca un potencial comprador. A su vez, desembolsará $ 12 millones para realizar tareas de mantenimiento y existe la posibilidad de que sume unos $ 500 mil adicionales si logra procesar más de 12 millones de kilogramos de duraznos y peras. 

Las fábricas se hallan ubicadas en Tupungato, Tunuyán y Real del Padre, las siendo la primera la más relevante: funciona las 24 horas. Estiman que la producción arrancará a mediados de enero. 

En total, trabajan 140 empleados de planta y otros 600 de manera temporal en los tres centros. La quiebra y el Ministerio de Trabajo se harán cargo de la remuneración de los temporarios que no participen de la elaboración en 2019 hasta el 30 de junio.

Alco-Canale enfrenta dificultades desde hace varios años. En 2010, entró en concurso de acreedores y en 2015 recibió $ 150 millones de Nación para continuar en actividad. En octubre pasado, Alemán dictó la quiebra con continuidad de explotación, para preservar las fuentes de trabajo. Finalmente, días atrás, la compañía accedió a la propuesta de la alimenticia cordobesa.

En 2015, inició un operativo rescate y recibió $ 150 millones por medio de un crédito del Banco Nación para mantener sus operaciones, que no lograron paliar la crítica situación.

El dinero fue entregado a las autoridades de la firma en dos etapas, cada una consistente en $ 75 millones y completadas en 2016, pero el salvataje no evitó el despido de muchos de sus trabajadores ni la suspensión de varios de ellos ni el atraso en el pago de deudas, sueldos y otros gastos a proveedores.

En ese momento, el Gobierno mendocino decidió interventir directamente para llevar adelante un nuevo operativo rescate hasta que. a principios de este año, la compañía otra vez se vio inmersa en un escenario de inestabilidad.

En octubre pasado, el juez Alemán dictó la quiebra con continuidad de explotación, para preservar las fuentes de trabajo originales. Finalmente, días atrás, la compañía accedió a la propuesta de la alimenticia cordobesa.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo