El Cronista Comercial

Día de la Mujer: ideas para conmemorarlo en las empresas

Actividades de reflexión que involucren a los colaboradores varones, competencias de preguntas y respuestas y distinciones a los referentes internos son algunas de las iniciativas que pueden llevar adelante las compañías, en tiempos en los que la agenda de género repercute en el mercado de trabajo.

Día de la Mujer: ideas para conmemorarlo en las empresas

En la Argentina, las mujeres ocupan puestos directivos de máxima responsabilidad en poco más del 20% de las compañías, son el 33% de la fuerza laboral del sector privado del país y ganan, en promedio, 22% menos que los hombres, de acuerdo a datos del Banco Mundial y del Ministerio de Producción y Trabajo. Con este marco de fondo, y ante la proximidad del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, las organizaciones pueden incluir acciones puertas adentro para concientizar a sus colaboradores sobre qué simboliza esa fecha, cómo acortar la brecha de género en el ámbito laboral y de qué modo esto puede impactar en la rentabilidad de la compañía.  

Para ello, Red de Empresas por la Diversidad (RED), junto con la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), preparó su Toolkit 8M, con recomendaciones sobre qué hacer –y que no- en las empresas.  

“En general, se tiende a pensar que el ‘Día de la Mujer' es una fecha en la que tenemos que ‘agasajar’ a nuestras colaboradoras. Es necesario dejar en claro que no se celebra la femineidad de las mujeres”, sostiene el informe.

En este sentido, los mensajes de felicitación tergiversan el origen y el objetivo del 8M, reafirmando estereotipos de género. En lugar del saludo, el Toolkit propone a las empresas distinguir a las personas –sean hombres o mujeres- comprometidas con la igualdad de género, role models y referentes internos /as sobre el tema.  

Respecto a dar obsequios, sugiere evitar ofrecer a las empleadas objetos o actividades estereotipantes, como vouchers para el cuidado de la mujer, chocolatería, productos de belleza o arreglos florales.  

En caso de querer entregar un regalo, la recomendación es que dado tanto a hombres como a mujeres y que estos tengan alguna relación con los objetivos de la empresa respecto al desarrollo de las mujeres en el mundo del trabajo.  

Esta visión es compartida por Carolina Villanueva, cofundadora y directora de la consultora Grow Género y Trabajo, que también acompaña a las compañías a generar planes de trabajo más inclusivos, derribando los sesgos de género. 

“Hasta hace tres años, todavía había empresas que regalaban masajes, manicure, flores. Hoy hay conciencia de que es un día de reclamos concretos de derechos, y no de festejo. Desde la consultora, proponemos actividades inclusivas, en las que se discutan temáticas más amplias”, sostiene Villanueva.  

De acuerdo a la directora de Grow, las empresas buscan alternativas que lleven a sus colaboradores a reflexionar y que los ayude a ir modificando hábitos culturales fuertemente arraigados o que nunca habían sido cuestionados. Por caso, la consultora suele trabajar con una competencia de preguntas y respuestas.  

“En un accidente de auto, ¿el varón y la mujer tienen la misma probabilidad de morirse? La idea detrás tiene que ver con conciencia de género, con pensar por qué la mujer tiene más posibilidades si el accidente sucede a la misma velocidad en el mismo vehículo, con el cinturón de seguridad. Entonces, explicamos que los testeos y las cuestiones vinculadas con accidentes de autos están probadas con muñecos con ergonometría, peso y altura masculinos. El cinturón está a una altura que a la mujer no le corresponde. Con ese tipo de ejercicios los vamos llevando a un espacio de introspección”, ejemplifica.  

Instalar, transitar, dialogar, sensibilizar, provocar y difundir son algunos de los ejes que señalan desde Grow para promover la reflexión sobre las problemáticas de género. Por caso, también proponen a las empresas adaptar un espacio físico en el que, durante un día, semana o mes, los empleados puedan ver imágenes de mujeres destacadas en la lucha por sus derechos, así como los estereotipos de género en los medios de comunicación. Los contenidos pueden ser creados por los empleados en una jornada de trabajo colectivo. 

También, recomiendan generar espacios de discusión abierta para que los participantes puedan hacer preguntas de actualidad sobre el cambio de paradigma que se atraviesa. Para sensibilizar, Grow sugiere armar un árbol genealógico de las trayectorias laborales de los empleados, en los que se resalte qué hicieron las mujeres y los varones de la familia; qué historia tienen; cómo fueron cambiando sus actividades a lo largo de las generaciones; en qué contextos se produjeron esas modificaciones.  

Oportunidad para hacer un balance

No menos importante es recordar que, si bien el 8M debe ser una jornada de reflexión en torno a las asignaturas pendientes a nivel social, destaca el Toolkit de la UTDT, la ocasión sirve para compartir contenidos orientados a los desafíos particulares que pueden enfrentar las empresas. Esto implica: balance de género en la organización, deconstrucción de estereotipos y roles de género, baja participación de mujeres en áreas de negocio u operativas y desarrollo de carrera de mujeres, entre otros.  

Desde hace tres años, para cada 8M se lleva a cabo el Paro Internacional de Mujeres. En este aspecto, las empresas deberán tener en cuenta que quizá algunas o varias de sus colaboradoras quieran participar de la movilización, que se realizará el lunes 9 de marzo. En tal caso, desde RED y UTDT recomiendan a las empresas analizar cómo brindarles la posibilidad de tener el día libre de reuniones y visitas a clientes o proveedores, salir antes de sus horarios laborales y coordinar con sus colegas para que brinden respaldo en ciertas tareas. “El objetivo es que cada colaboradora tenga la libertad de participar o no de la marcha, sin presiones”, indican.   

En línea, Villanueva comparte: “Siempre proponemos que se les habilite un espacio para ir al paro, si no puede ser el día entero, entendemos que hay turnos, en turnos de dos horas que les habiliten ir a para participar de la marcha". 

Está probado que aquellas empresas en las que se fomenta la diversidad de género, y, sobre todo, a nivel directivo y de toma de decisiones, obtienen mejores resultados financieros, sostiene un informe reciente publicado por la Organización Internacional del Trabajo. Sin ir más lejos, más del 50% de las empresas, a nivel global, que implementaron iniciativas en diversidad e igualdad de género afirmaron que a partir de ellas su rentabilidad creció más de 15%. 

La agenda de género está cambiando para bien, pero todavía falta un largo camino por recorrer.