El Cronista Comercial

Después de Nissan, estalla escándalo en Renault

Según un informe de Reuters, la vicepresidente ejecutiva de la automotriz habría recibido una compensación no divulgada de u$s 572.000, aprobada por Carlos Ghosn.

Mientras la Fiscalía japonesa presenta nuevas acusaciones contra el expresidente de Nissan, Carlos Ghosn, surge el nombre de un nuevo directivo implicado en compensaciones polémicas. Según un informe de Reuters, Mouna Sepehri, vicepresidente ejecutiva de Renault y a cargo del gobierno corporativo de la misma, habría recibido un pago de 500.000 euros – u$s 572.000 – no informado al directorio por parte del joint venture entre las automotrices. “Es parte de una campaña desestabilizadora orquestada a propósito”, señalaron en un comunicado oficial desde la compañía francesa.

Los pagos realizados a la ejecutiva habrían sido aprobados por el propio Ghosn y Greg Kelly, director senior de Nissan, de acuerdo a lo consignado por el medio. Si bien esta compensación no marca un delito en sí mismo, los especialistas señalaron que esto representaría un conflicto de intereses. “Es importante, como una regla general, que los secretarios de los Directorios (cargo que ocupa Sepehri) eviten dejarse influenciar por un CEO que pudiera prometerle una remuneración a través de una subsidiaria”, afirmó Loic Dessaint, jefe de Proxinvest, compañía de consultoría para accionistas.

La compensación adicional fue realizada a través de RNBV, la sociedad creada en 2002 a partir de la alianza entre Renault y Nissan. Si bien todos los directores de este joint venture reciben un salario por parte de alguna de las automotrices por sus cargos ejecutivos, Sepehri fue la única que percibió estos pagos extra. A su vez, de acuerdo al informe de Reuters, aunque Ghosn y Kelly informaron al Directorio sobre esta compensación, no especificaron quién lo había recibido.

El primero de los desembolsos, de 125.000 euros,  fue acordado en marzo de 2013. El resto del total fue realizado en cuotas mensuales redondeando unos 100.000 euros por año. Esto fue decidido en el Comité de Gobernabilidad, Designaciones y Remuneraciones integrado por Ghosn, Kelly y Sepheri, quien se recusó, de acuerdo a la minuta de la reunión a la que tuvo acceso el medio.

Tras la publicación del reporte, Renault salió a responder. El grupo francés aseguró que no encontró ningún tipo de fraude en las remuneraciones otorgadas a los miembros de su comité ejecutivo durante 2017 y 2018, según la investigación interna, que continúa realizándose. Además, calificó a la información divulgada sobre Sepehri como “errónea” y “deliberadamente parcial”.

Sepehri es abogada y comenzó su carrera en Renault en 1996 como consejera general adjunta de la automotriz. En 2010, la ejecutiva estuvo involucrada en un proyecto para crear una fuente adicional de compensaciones para los CEOs a través de RNBV, pero luego el plan no prosperó; luego, siempre según Reuters, formó parte de un grupo de directivos en 2017 que intentó pagar millones de euros en bonos confidenciales por medio de una firma de servicios holandesa. 

Los principales ejecutivos implicados de la alianza automotriz son Carlos Ghosn y Greg Kelly, acusados por los fiscales japoneses de haber declarado una gran parte de sus compensaciones, su vez, sobre el empresario francobrasileño también pesa una denuncia por haber utilizado a Nissan para cubrir pérdidas financieras personales. Hoy, la Fiscalía de Tokio presentó nuevas acusaciones formales contra Ghosn por el período 2015-2018, que se suma a la de 2011-2015.  
 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo