El Cronista Comercial

Denuncian que las cadenas de comida rápida pagaron la mitad de los sueldos

Trabajadores y el sindicato aseguran que las empresas se valen de una cláusula del Convenio Colectivo de Trabajo en situaciones excepcionales. Las firmas dicen que la quita fue del 20%.

Denuncian que las cadenas de comida rápida pagaron la mitad de los sueldos

En medio de la cuarentena por el coronavirus, denuncian que las cadenas de comida rápida que operan en la Argentina abonaron solo el 50% de los sueldos correspondientes al mes de marzo, bajo el argumento del respaldo que les otorga una cláusula del Convenio Colectivo de Trabajo: el artículo 6, inciso B, que se refiere a una “situación excepcional”.

La denuncia la realizó la Federación de Trabajadores Pasteleros, Servicios Rápidos, Confiteros, Heladeros, Pizzeros y Alfajoreros, que nuclea a los empleados de cadenas de fast food (alrededor de 25.000 en todo el país), en relación a las empresas que integran la Cámara Argentina de Establecimientos de Servicio Rápido de Expendio de Emparedados y Afines. Entre ellas, se encuentran los jugadores más importantes del rubro, como McDonald’s, Burguer King, Wendys y Starbucks, por ejemplo.

El sindiato solicitó la intervención del Ministerio de Trabajo para exigirles a las empresas el pago total de los salarios. “Se descontaron el presentismo y las horas que no se trabajaron en el mes por el aislamiento obligatorio que decretó el Gobierno”, señaló Luis Hlebowicz, secretario general del gremio.

Por la cuarentena, el consumidor ya se comporta como un comprador mayorista a través del canal online

Como la mayoría de los hábitos de los argentinos, la forma de comportamiento del consumidor también se vio afectada por las medidas de restricción implementadas desde el Gobierno nacional para hacer frente a la pandemia del coronavirus, que se prolongarán, en principio, hasta el 12 de abril.

"Nos descontaron el presentismo, nos pagaron 17 horas y eso es injusto", alertó Tamara Soledad Ruiz Díaz, una empleada de McDonald’s, quien, en diálogo con Inforegion, admitió: "La estamos pasando muy mal. Todos estamos en una mala situación como para que ellos se aprovechen de todo lo que estamos pasando".

Según contó la trabajadora, la empresa le notificó que iban a “abonar un mínimo de 48 horas”, basándose en el accionar previsto para casos de incendio u otras contingencias. Además de esas horas, el salario tenía previsto el pago de antigüedad. “Pero esto no es lo que firmamos por contrato. Tenemos un mínimo de 60 horas mensuales, que se niegan a pagar”, explicó.

Los trabajadores de Burger King también le contaron a ese mismo medio que están cobrando salarios "ínfimos" y que no se les está pagando el presentismo, lo que reduce "notablemente" las remuneraciones.

Sin embargo, las empresas aseguran que se pagaron los sueldos con una disminución cercana al 20%, y no del 50%, y que la decisión la tomó la Cámara y fue adoptada por sus miembros luego. 

"Las acusaciones de que se pagó un 50% menos son falsas. Se les comunicó el sábado a los gerentes de negocios, que son los jefes del personal de los locales, que el sueldo se iba a depositar el lunes. Cuando efectivamente se cobró, la disminución fue, en promedio, del 20%", indicó una fuente del sector, y aclaró que el recorte tuvo que ver con los 11 últimos días de marzo, en los que las sucursales cerraron por la cuarentena. "En cuanto a los días anteriores, se hizo la liquidación de forma normal. Ahora no hay nadie trabajando", aseguró.

"La industria se vio fuertemente golpeada por esta situación sin precedentes. Sin embargo, se ha puesto a la gente y su fuente laboral como prioridad en este momento difícil y se cumplió con el compromiso de pago a cada uno de sus empleados, a pesar de que en muchos casos no se encuentren prestando tareas por permanecer los locales cerrados", destacó la Cámara en un comunicado que emitió, y agregó que "los salarios fueron abonados en tiempo y forma conforme a la legislación vigente y lo que establece el Convenio Colectivo de Trabajo en el artículo 6, inciso B para este tipo de situación excepcional".

"Este artículo contempla que ante situaciones excepcionales como las que vivimos actualmente debido a la pandemia, las jornadas de horas mínimas descriptas pasan de 60 horas a 48 horas mensuales", alegó la Cámara.

"Apoyando la decisión impulsada por el Gobierno nacional de declarar el aislamiento social preventivo y obligatorio, las empresas, al igual que muchos establecimientos, decidieron cerrar sus puertas, con el objetivo de proteger la salud de sus empleados ante la pandemia", detalló el texto. 

Apenas arrancó la cuarentena, las cadenas decidieron que tampoco realizarían entregas a domicilio. Pero, en los últimos, Wendy's, Mostaza y KFC empezaron a hacer delivery. Burger King y McDonald's no habilitaron aún el servicio.

En este marco, las empresas de comida rápida le solicitaron al Gobierno la semana pasada medidas para paliar la crisis del sector por tener las persianas bajas. El pedido se hizo a través de un comunicado conjunto de representantes de las distintas compañías, donde pidieron que las medidas se adopten “a la brevedad” ante “el riesgo evidente que sufre el sector”.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar