El Cronista Comercial

Del Gener de Deloitte: “No se puede cambiar la modalidad de trabajo sin consenso”

La primera mujer en liderar a una ‘Big Four’ en la Argentina debió mantener funcionando online a un ejército de 2100 profesionales, en cuatro países 

Del Gener de Deloitte: “No se puede cambiar la modalidad de trabajo sin consenso”

A María Inés Del Gener, la pandemia la sorprendió como a todos. Hacía sólo algunos meses –siete, para ser exactos- que estrenaba su puesto como CEO del Marketplace Cono Sur en Deloitte. Hasta la cuarentena, la normalidad era liderar la firma de manera presencial. A cargo también de Uruguay, Paraguay y Bolivia, había visitado estos países en diciembre a modo de presentación como nueva responsable de esas operaciones, aunque Del Gener, de 52 años, ya era figurita conocida en la compañía: con toda una carrera dentro de la firma, es la responsable de la creación de su departamento legal, pese a no ser abogada sino contadora. Con este hito, además de otros, se convirtió en la primera mujer en liderar la oficina local de una de las Big Four.

Gabriela Bardin de P&G: "La eficacia de la comunicación es algo que quedará"

A sólo seis meses de ser la primera mujer en ocupar el cargo de gerente general de P&G en la Argentina, Gabriela Bardin (45) tuvo que enfrentar otra situación inédita: la pandemia de coronavirus. Pero esa no era la única variable a tener en cuenta.

Hoy, con su gente –casi 2100 personas en los cuatro países; 1300 sólo en Buenos Aires- operando desde sus casas, algo diferente al virtual office –trabajar fuera de la oficina mientras se mantenga la confidencialidad–, la responsable de la firma asegura que las empresas –o sea sus clientes– siguen adelante, no sólo las de servicios esenciales. “No se nos cayeron proyectos”, asegura. En Auditoría, una de las unidades de negocios más grande de la firma, se sigue trabajando aunque de manera virtual. 

Las empresas siguen sacando los balances y auditando procesos y sistemas. En Tax & Legal –el área que mejor conoce la CEO–, además de atender los vencimientos (como el de declaraciones juradas), por ejemplo, les cambió un poco la dinámica porque están acompañando a los clientes a evaluar cuáles son las asistencias que dio al Gobierno a las que pueden aplicar. “Quizá, algunos clientes se demoraron una o dos semanas en estar listos para trabajar online. Pero enseguida se ajustaron”, repasa Del Gener.

En Consultoría, asegura que los proyectos muy grandes de implementación no se detienen. “Se trabaja de otra manera pero se lo sigue haciendo”. Además, aparecen proyectos nuevos, relacionados con la situación actual. “Compañías que empiezan a imaginarse su nueva normalidad y comienzan a ver si están preparadas”. A lo sumo, una implementación que estaba por empezar se demora un tiempo. Y el área de Financial Advisory se está encargando de un tema que hoy es central en las empresas: la liquidez. “La verdad, seguimos trabajando a full”, concluye el repaso sector por sector.

Puertas adentro, la empresa de servicios estaba tecnológicamente preparada para trabajar en esta nueva modalidad “perfectamente”, enfatiza Del Gener. Sin embargo, cree que la nueva normalidad, un concepto que ya está empezando a tomar forma, necesitará de un proceso interior de cada uno y habrá personas que, después de esta experiencia, no querrán volver a la oficina.

Lo importante, asegura, es estar cerca de la gente aunque no necesariamente de forma física. “Después de esto, el metro cuadrado en la ciudad de Buenos Aires va a desplomarse. Podemos trabajar de modo virtual, reunirnos de modo virtual y no tenemos la necesidad de viajar como lo hacíamos antes”, dispara la ejecutiva, quien, en la semana previa a la cuarenta, tuvo que traer de vuelta a muchos de sus ejecutivos que estaban en otros países.

Del Gener ya sabe que algunas de las empresas con las que trabaja podrán hacer el cambio a la nueva normalidad solas y otras necesitarán ayuda. De ahí que, en esta situación, día a día este pendiente para reconvertir sus oferta de servicios. Una de las áreas que más necesitará ayuda será, según la ejecutiva, Recursos Humanos.

“No se puede, de la noche, a la mañana cambiarle la modalidad de trabajo a la gente. Hay que hacerlo de manera consensuada”, señala. Sin embargo, también pone en la lista otros cambios como, en el caso del consumo masivo, el rol que está adquiriendo en e-commerce. “Una persona que compró por Internet y recibió el producto en tiempo y forma y, además, sabe que cuenta con un servicio de posventa, yo no sé si el fin de semana entra a un shopping”, ejemplifica.

También, habrá muchas compañías que tengan que reestructurar deuda. O sus propios negocios, desde el lay out de sus oficinas si están pensando en achicarse. “En la pospandemia, vamos a estar muy cerca del cliente y estamos preparados para eso”, concluye la nueva líder de Deloitte en el país. 


Este artículo es parte de la edición especial Mujeres que Hacen de mayo 2020