El Cronista Comercial

Cuarentena: la recaudación de los colegios bajó un 50% y piden a los padres que paguen las cuotas

Las instituciones educativas privadas sufrieron una merma de sus ingresos con la cuarentena. Les solicitan a las familias un esfuerzo para abonar y así hacerle frente a los sueldos de docentes y más gastos. Los maternales y los jardines, los más perjudicados

Cuarentena: la recaudación de los colegios bajó un 50% y piden a los padres que paguen las cuotas

Pese a que las cámaras que agrupan a los colegios privados acordaron con el Gobierno que no se realizarán rebajas en las cuotas durante la suspensión de las clases por el avance del Covid-19 en el país, muchos padres incumplieron con los pagos correspondientes a los meses de marzo y abril y la recaudación de los establecimientos educativos se redujo hasta un 50%.

"El panorama es complejo. Hay dos caras de la moneda. Por un lado, la imposibilidad de pago por parte de muchas familias, que por el freno de la actividad económica debido a la cuarentena sufrieron una disminución de sus ingresos. Y por otro lado, la necesidad de los colegios de cobrar las cuotas para hacerle frente a sus gastos y sobrevivir", describe Rodolfo De Vincenzi, vicepresidente de la Confederación de Asociaciones de Institutos de Educación Privada (Caiep).

Aunque la situación es asimétrica en las más de 17.000 escuelas privadas del país, los salarios de los docentes representan el 80% de la estructura de los costos de los colegios. "Las instituciones educativas necesitan recaudar al menos ese porcentaje para cubrir este gasto fijo mensual y asegurar la continuidad pedagógica. Pero hoy los ingresos se encuentran por debajo de ese nivel. Cayeron hasta un 50%", explica De Vincenzi, y añade que "reina la incertidumbre porque las condiciones macro cambian día a día".

Las empresas de emergencias reforzaron sus servicios, pero esperan bajas de hasta el 70% de la rentabilidad

Por el avance del Covid-19 en la Argentina, las compañías que ofrecen servicios de emergencias registraron un aumento de la demanda. Aunque las autoridades de salud pública instan a la población a llamar a la línea telefónica 107 del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) en caso de presentar síntomas de coronavirus, estas empresas también reciben a diario consultas y brindan atención médica por este y otros cuadros.

En consecuencia, muchos colegios ya les enviaron cartas a las familias pidiéndoles que por favor realicen un esfuerzo y abonen los saldos correspondientes. Tal fue el caso de un establecimiento del sur del Gran Buenos Aires. "Sabemos lo dura que es la situación. A nosotros también nos afecta", comienza la misiva.

"Nuestros docentes continúan trabajando y enviando material a sus hijos. Como institución empleadora tenemos la obligación de abonarle al personal. Con esfuerzo, el último mes pagamos el 85% del sueldo a cada empleado. La masa salarial se abona con el aporte del Estado y el que hacen ustedes con el pago de la cuota", afirma el texto.

Por este motivo, muchos colegios les solicitaron a los gobiernos provinciales un "auxilio". "El problema es que el aporte del Estado no llega a cubrir las necesidades. Entonces, existe preocupación en relación a cómo sostener los proyectos educativos", comentan desde la Asociación de Instituciones Educativas Privadas de la Provincia de Buenos Aires (Aiepba), y destacan que "hay una cadena de pagos que no se puede romper".

El comunicado del colegio del conurbano bonaerense hace alusión a ello: "Los porcentajes que aporta el Estado son un 100% para parte del nivel inicial y un 80% para parte de la primaria. El 46% de los sueldos los cubre el instituto. Los gastos de mantenimiento y administración no reciben subvención. Todos los servicios los pagamos nosotros".

"No hay que abordar la problemática como un enfrentamiento, sino de forma colaborativa. No debe romperse la alianza colegios-familias. Por eso, les reiteramos a los padres que están en condiciones de abonar que por favor lo hagan. Cuantos más sean, los colegios podrán dar más mecanismos de ayuda, congelar aranceles, no cobrar intereses en los retrasos, ofrecer planes de pago, fortalecer el sistema de becas y otorgar ayuda financiera, como recomendó el Ministerio de Educación de la Nación", sostiene el vicepresidente de Caiep.

En marzo, los ingresos de los colegios santafesinos descendieron un 30% y temen que ocurra una baja más pronunciada en las próximas semanas si el aislamiento se prolonga. Alejandro Saba, secretario de la Federación Santafesina de Instituciones Educativas Privadas (Fesaiep), asegura que "es innegable que las medidas preventivas tendrán un impacto negativo". "La rentabilidad entra en picada, con ingresos más bajos y costos más altos, porque hay gastos fijos que persisten", detalla y pide "tomar conciencia y compañar a la comunidad educativa".

La decisión de no realizar descuentos en las cuotas se tomó el pasado 1° de abril, cuando el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, se reunió por videoconferencia con las distintas entidades que nuclean a las escuelas privadas para escuchar sus voces.

Maternales y jardines, los más afectados

En la Argentina, el nivel inicial es el más privatizado del sistema educativoUno de cada tres niños concurre a una guardería o jardín privado, según datos del Observatorio Argentinos por la Educación. A medida que aumenta la edad, crece el volumen de la matrícula estatal.

Apenas arrancó la cuarentena, muchos padres dieron de baja a sus hijos de los kindergarten y maternales. "La escuela nos envió propuestas de actividades. Está bien que sigan de forma remota. Pero sinceramente, en este contexto, no le encuentro sentido a seguir pagando la cuota para que mi nena de tres años cumpla con los ejercicios y juegos que mandan. Hay que entender que no es lo mismo el caso de un niño de una salita y otro que está en primaria o secundaria y tiene que hacer tarea", cuenta María, una profesional de 33 años que sacó a su hija del colegio al que asistía en el barrio porteño de Palermo, aunque no descarta enviarla nuevamente cuando se retomen las clases.

Para evitar bajas y para que los padres no pierdan las vacantes, algunos colegios ya efectuaron descuentos. Así sucedió en un instituto del barrio de Belgrano, que rebajó un 10% el valor de sus cuotas.

"Otorgaremos una bonificación sobre los aranceles de mayo y junio. Los montos serán de $ 600 en las salas de dos, tres y cuatro de media jornada, y $ 1000 en preescolar. No se cobrarán además intereses por mora. La realidad económica complica a todos y solo poniendo voluntad podremos atravesar de la mejor manera este desafío", sostiene el texto del colegio, que, temporalmente, realizó un recorte en el cobro de servicios no prestados, como transporte y merienda.

"El pago de cuotas es imprescindible para hacerle frente a nuestros compromisos. Apelamos entonces a la buena disposición y el esfuerzo de cada familia. El aporte estatal del 70% que recibimos representa un 24% de nuestra masa salarial", concluye.

Shopping