El Cronista Comercial

Crisis y mal clima: para las heladerías aún no comenzó el verano

Las bajas temperaturas y los días lluviosos de diciembre retrasaron el inicio de la temporada alta. La tendencia continúa los primeros días de 2019 y ya se siente la merma

Los 'lockers' inteligentes prevén hasta un 50% más de demanda por el Hot Sale

El helado argentino tiene una legión de fanáticos que lo elige todo el año. Sin embargo, la época estival registra el pico máximo de demanda, pese a que la industria trabaja para romper con la estacionalidad y lograr un crecimiento sostenido del consumo. Según la Asociación de Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (Afadhya), el 80% de la población toma helado en verano.

Tras finalizar un año signado por la recesión, los comerciantes pusieron la mira en los meses calientes para compensar la caída, que, de acuerdo a fuentes del sector, se ubicó en un 10% interanual.

Pero el inicio del verano no cumplió las expectativas. Diciembre arrancó con un frío récord –las temperaturas mínimas de los primeros días fueron las más bajas para el mes en casi 20 años– y un exceso de precipitaciones, lo que se tradujo en un retraso del comienzo de la temporada y una descenso en las ventas.

“En diciembre de 2018, sufrimos una merma de entre el 5% y el 10% interanual. Y persiste la tendencia. El 2019 empezó con una contracción que ronda el 5%, en contraste a enero de 2017. Los heladeros vivimos en el invierno de la cosecha del verano. Nos preocupa el futuro”, alerta Gabriel Famá, presidente de Afadhya.

Las variaciones climáticas influyen fuertemente en las operaciones. Cuanto más calor hace, sube la demanda, ya que los consumidores se ven más tentados de comprar”, explica Maximiliano Maccarrone, director de Heladerías Podio-Helado Genuino.

Para la firma, que tiene 11 sucursales en la Ciudad de Buenos Aires, “diciembre fue un mes malo”. “Abundaron las lluvias y los días frescos. Por estas fechas, suele hacer mucho calor. Sin embargo, el panorama se mantuvo de forma similar en los últimos días, exceptuando las jornadas soleadas que alcanzaron temperaturas altas”, comenta Macarrone, cuya familia posee una trayectoria de más de 50 años en el mercado. Su padre, Francisco Maccarrone, es dueño de Heladerías El Ciervo y vicepresidente de AFADHY. Ante esta coyuntura, Podio-Helado Genuino estima una baja en las ventas de alrededor del 10% vs. el verano pasado.

Para Daniel Paradiso, mentor de Helados Daniel, la primera semana del año empieza siempre en picada. “El hígado acusa recibo de las fiestas y la gente se cuida. El escenario suele repetirse, pero esta vez el parate se sintió más”, describe.

La empresa, con 35 heladerías propias y 29 franquicias en el corredor norte de la provincia de Buenos Aires, alcanzó en noviembre de 2018 un crecimiento interanual del 30% en las ventas. “Pero en diciembre la subida se frenó”, analiza Paradiso, mientras agrega que aggiornarse y optar por no trasladar los costos a la inflación son decisiones que conllevan pérdidas: “Los márgenes se achicaron y no tenemos la misma rentabilidad”.

Para darle batalla al contexto adverso, Heladerías Daniel brinda promociones. “El 30% de las ventas se originan gracias a ellas. Los clientes están ávidos de ofertas. En los locales, hacen cuentas para evaluar qué conviene comprar. De esta manera, les damos la posibilidad de elegir y abaratar”, afirma el dueño del negocio.

La diversificación de la oferta a través de la incorporación de formatos más económicos fue otra estrategia que puso en marcha Ice Cream para atender la compra racional que predomina actualmente. Daniel Frascarelli, socio gerente de la cadena con 18.000 puntos de venta entre quioscos y supermercados (el expendio más fuerte para la firma) y locales, asegura que “se observa un traslado a precios más bajos”.

La industria es sensible tanto al clima como al poder adquisitivo del consumidor. En diciembre de 2018, alcanzamos los mismos niveles que en el mismo período de 2017. Y lo mismo ocurrió los primeros días de 2019: no se modificaron con respecto a enero de 2018”, señala en relación al estancamiento del segmento.

Pese a la inversión y los costos que implican la apertura de nuevas tiendas, Frascarelli destaca que su inauguración en la Costa Atlántica fomenta el aumento del consumo. Christian Otero, director de Lucciano’s, coincide con su par: “Mantuvimos volúmenes similares en los mismos locales entre 2017 y 2018. Pero crecimos en ventas gracias a las nueve sucursales que abrimos recientemente”. El ejecutivo de la marca; con stores en Buenos Aires, La Plata, Mar del Plata, Santa Fe, Córdoba y Chaco; reconoce que "el arranque de 2019 es parejo”.

Para Guapaletas, ni siquiera bastó la explosión en los principales centros turísticos del país. “Pensábamos que iba a darse un repunte a raíz del mayor turismo interno por la crisis cambiaria, pero eso no sucedió. La gente cuida el bolsillo”, comenta Santiago Moy, gerente financiero de la compañía. “No fue lo que esperábamos. Personalmente, no consumí en diciembre al igual que en 2017. Y eso se traduce en las ventas. Tuvimos una caída del 25% en diciembre último, con respecto al mismo mes del año anterior”, aclara el vocero de la empresa que comercializa paletas.

En el caso de Chungo, el tícket promedio descendió entre un 5% y un 6% en el último mes de 2018. “En enero, continúa la baja”, dice Ariel Davalli, director de la firma, que opera en Capital, Gran Buenos Aires, Rosario y Pinamar.

Comentarios1
Rene Carlos Ayala
Rene Carlos Ayala 17/01/2019 12:25:55

Miren los precios y la calidad,algunos el nivel es pauperrimo , Freddo,bajo a niveles exasperantes,los precios hacen que tres helados,valen $ 500.si crean,y no lo valen

Recomendado para tí


Seguí leyendo