Coronavirus: ya cerraron 25.000 comercios porteños y hay preocupación

El 18% de los locales de la Ciudad de Buenos AIres bajaron sus persianas, indicó un informe de FECOBA. Los empresarios pedirán alivios impositivos al gobierno porteño para paliar los efectos de la crisis.

Al menos 25.000 locales porteños bajaron sus persianas desde que se implementó la cuarentena estricta, aseguró la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad de Buenos Aires (FECOBA) tras un relevamiento que realizó en más de 60 centros comerciales de proximidad.

De esta manera, cerró el 18% de los comercios de toda la Capital Federal de un total de 140.000.

"Esta situación es letal para la comercialización", aseguró Fabián Castillo, presidente de FECOBA, a El Cronista. Según sus estimaciones, los comercios abiertos facturan apenas el 25% del año pasado para mantener la estructura del local.

El cierre de locales en la Ciudad no es homogéneo. Los sectores más golpeados fueron el gastronómico y la indumentaria, que recién abrió la semana pasada después de 80 días sin atención al público.

Por otro lado, el informe identificó además las zonas más afectadas. En primer lugar, el micro y macrocentro, zona de alta circulación por las oficinas, turismo y altos alquileres, acusó el impacto de la pandemia y se ubicó como el lugar con la tasa más alta de cierres de la Ciudad, con una merma del 27%, mientras que los barrios de Caballito y Flores fue del 25%.

"La pandemia causó un desastre. Veníamos de años recesivos con tasas de interés muy altas y un año electoral, en el que históricamente se gasta menos ante la incertidumbre , lamentó Castillo.

El titular de FECOBA adelantó que este jueves tendrá una reunión con el ministro de Desarrollo Económico porteño, José Luis Giusti, donde le pedirá medidas de alivio impositivo para paliar la grave situación que atraviesa el sector. "Necesitamos una moratoria con AGIP y facilidades de pago para el ABL, patentes y SIRCREB", dijo.

Por su parte, Gustavo Luraschi, titular de la Asociación Amigos de Calle Corrientes, señaló a El Cronista, explicó por qué la situación en el microcentro es peor. "Estamos muy mal y estamos reclamando porque nos incluyeron dentro de las zonas de alta congestión de gente, pero no circula el turismo, los empleados públicos, ni el teatro", soltó.

Tras la cantidad de días que atravesaron los comercios sin abrir, Luraschi lanzó una fuerte crítica contra el Gobierno porteño: "Ellos nos reconocen que se equivocaron, pero tienen  presión de Provincia y Nación y no nos permiten abrir", cerró.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios