El Cronista Comercial

Coronavirus: por la cuarentena, Ribeiro no pagará deuda financiera

La empresa informó que el cese de ventas que le produce la crisis del coronavirus le impide cumplir con sus vencimientos de obligaciones negociables. La empresa planeaba anunciar la semana próxima su acuerdo de reestructuración

Coronavirus: por la cuarentena, Ribeiro no pagará deuda financiera

La cadena de electrodomésticos Ribeiro anunció que, como consecuencia de la cuarentena que decretó el Gobierno Nacional, incumplirá el pago de los intereses correspondientes a sus obligaciones negociables Clase K (Serie 1) y Clase K2 (Serie 1), que vencían esta semana.

La empresa, además, está en plena cuenta regresiva: según la propia compañía había informado hace dos meses, el martes próximo, 31 de marzo, planeaba presentar la oferta definitiva para reestructurar su deuda, de $ 940,2 millones.

En una nota enviada hoy a la Comisión Nacional de Valores (CNV), el presidente de la empresa, Manuel Ribeiro, explicó que, por el efecto que la pandemia de coronavirus está provocando en el país, "se ha producido una sustancial reducción de las ventas y, consecuentemente, de los ingresos de la compañía".

Aclaró que, ya antes del decreto del Poder Ejecutivo Nacional, las cuarentenas que decidieron distintas provincias llevó al cierre de 10 sucursales de la cadena, "cesando totalmente las ventas obtenidas en ellas", situación que, luego del anuncio de Alberto Fernández, llevó a la totalidad de su red.

"De igual manera, y amparados en la excepción prevista en el inciso 19 del artículo 6 del Decreto de Necesidad y urgencia 297/2000, hemos iniciado hace varios días un proceso de intensificación de la venta e-commerce, adoptando los debidos recaudos sanitarios para que la entrega se encuadre en las previsiones de esa norma", agregó.

"La operación plena de esta modalidad padece aún restricciones, por la escasa oferta de los implementos de seguridad e higiene que debe proveerse al personal afectado", advirtió.

"Como consecuencia de lo enunciado, no ha podido realizarse el pago de los intereses correspondientes a las obligaciones negociables Clase K Serie 1 y Clase K2 Serie 1", informó Ribeiro, conocida en el mercado por sus facilidades de pago de "mini-cuotas".

La primera es una emisión de $ 15 millones, a tasa Badlar más 5%, con pago mensual los días 23 de cada mes. El último debe relizarse en junio de 2021.

La segunda, en tanto, fue por u$s 659.500, a una tasa del 7%. Con pago trimestral, el próximo debería ser en abril. También vencerá en junio del año que viene.

A valor actual del dólar MEP (Bolsa), son más de $ 50 millones.

Ambas series fueron emitidas en 2015.

Al 31 de diciembre último, la mitad de su año fiscal, Ribeiro perdió $ 810,35 millones. Un año antes, el rojo había sido de $ 351,9 millones. Aun con inflación, sus ingresos cayeron: $ 2196,86 millones para el primer semestre de su ejercicio en curso, contra $ 3919,3 millones de un año antes.

"Es de señalar que aún no nos es posible estimar el impacto que la presente situación de emergencia puede generar en la situación de caja y los resultados de la empresa, lo que dependerá de su duración y los efectos adicionales que puede tener sobre nuestras operaciones diarias", pronosticó el presidente de la empresa, en su nota a la CNV.

"Pero a pesar de ello, estamos constantemente monitoreando nuestras actividades e intensificando la política de ventas, como adoptando medidas adicionales para minimizar las potenciales pérdidas y mitigar potenciales contingencias", completó.

Antes de esta crisis sanitaria, Ribeiro tenía diversos acuerdos de espera (stand-still) con sus principales bancos acreedores, que representan el 65% de su deuda bancaria, según había informado la empresa al mercado hace dos meses.

Todavía, le quedaba cerrar la negociación con los bancos públicos.

Hasta fin de mes, Ribeiro está bajo el paraguas del procedimiento preventivo de crisis, base sobre la cual había encarado un plan de ajuste, con el cierre de 20 sucursales, entre otros recortes de gastos.