Coronavirus: los emblemáticos edificios que quedan vacíos por el home office

El teletrabajo se extiende entre las grandes empresas y amenaza con desplomar los precios de las oficinas en las capitales más importantes del mundo. Los flamantes rascacielos del Hudson Yards llevan meses apurando sus ofertas para acoger las sedes corporativas.

Por la comodidad del home office, muchas compañías prolongaron la vuelta a la oficina tras la pandemia del coronavirus, al menos, hasta 2021, abriendo una nueva era que amenaza con desplomar los precios de las oficinas en grandes ciudades como Nueva York.

Los flamantes rascacielos del Hudson Yards llevan meses apurando sus ofertas para acoger las sedes corporativas de empresas atraídas por un barrio que aspira a ser el nuevo punto estratégico de los negocios en Manhattan. Despachos de abogados y otras firmas como L'Oreal se trasladaron ya al nuevo enclave neoyorquino, pero todavía queda lugar por llenar.

Las avenidas desbordadas de personal con maletín saliendo de la línea 7 del metro serán visibles en un futuro indeterminado y Nueva York volverá a ser la misma ciudad efervescente que siempre fue, pero no todavía. La pandemia del coronavirus no sólo paralizó la actividad en las oficinas, sino que dio paso a una nueva era en la que el teletrabajo se está extendiendo más allá de la necesidad de hacer frente a una emergencia sanitaria de dimensiones globales.

Por fases

Algunas grandes firmas como Citigroup contemplan el regreso paulatino a la oficina de Nueva York entre julio y agosto, pero otras, como American Express (Amex), no parecen tener ninguna prisa. El consejero delegado de la empresa de tarjetas, Stephen Squeri, aseguró que los empleados podrán seguir trabajando desde casa durante todo 2020. Aquellos que necesiten acudir a la oficina regresarán por fases y no se espera una ocupación superior al 50% este año.

También JPMorgan, uno de los mayores arrendatarios de oficinas en Nueva York y que está inmerso en la construcción de una nueva sede en Park Avenue, se plantea cambios que pasarían por seguir potenciando el teletrabajo, especialmente entre los banqueros de inversión. La nueva era en el concepto de oficina la resume bien Jes Staley, consejero delegado de Barclays: "La idea de tener a 7.000 personas en un edificio puede ser cosa del pasado"

La tendencia no es única en el universo de las finanzas y alcanza también a Silicon Valley, donde las grandes tecnológicas están explotando al máximo las ventajas del teletrabajo, en forma de ahorro de costes o de flexibilidad para atraer nuevo talento de todas partes del mundo sin necesidad de hacer mudanza.

La red social Twitter llegó al extremo al asegurar a sus empleados que podrán seguir trabajando desde casa de manera indefinida. La tecnológica llevaba desarrollando esta operativa desde hace tiempo y el coronavirus sólo contribuyó a acelerar el proceso. "Los últimos meses demostraron que podemos hacer que eso funcione. Si nuestros empleados tienen un rol y una situación que les permite trabajar desde casa y desean continuar haciéndolo para siempre, haremos que eso suceda", ha asegurado Jack Dorsey, consejero delegado de Twitter.

Por su parte, Facebook y Google pidieron a los empleados que puedan hacerlo que mantengan el teletrabajo todo el año, mientras Amazon y Microsoft no tienen planes de reabrir la oficina, al menos, hasta octubre.

En general, la mayoría de las empresas se guiará por sus propias reglas de reapertura al margen de las decisiones de las autoridades. La extensión del trabajo en remoto tendrá consecuencias directas en el mercado de oficinas, que se verá afectado en el corto plazo y "deberá adaptarse a las nuevas necesidades del consumidor", tal y como asegura el bróker inmobiliario Luis Suárez.

Este proceso de adaptación podría traducirse en espacios más pequeños y, como consecuencia, en una caída de los precios derivada del aumento de la oferta. Los expertos inmobiliarios predicen que los precios no se recuperarán hasta 2022.

Los traders de Morgan Stanley y la Bolsa

Aunque el trabajo en remoto está funcionando entre las grandes empresas, algunas firmas consideran clave el factor humano en el desarrollo de los negocios. El parqué de la Bolsa de Nueva York, por ejemplo, se ha apresurado a abrir sus puertas después de dos meses cerrado tras detectarse casos de coronavirus. La actividad comenzó a restablecerse la semana pasada de manera paulatina y con medidas de seguridad como el uso de mascarillas y los controles de temperatura. Por su parte, Morgan Stanley planea que los tráders comiencen a regresar de manera paulatina a la sede de Nueva York a mediados o finales de junio, según adelanta la CNBC.

Justo en esas fechas se espera que el gobernador del estado, Andrew Cuomo, comience a dar luz verde a la reactivación de los negocios tras la caída de los contagios en la ciudad que un día fue el epicentro de la pandemia.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios