El Cronista Comercial

Automotrices retoman hoy producción: testeos diarios, transporte propio y sanitización

Volkswagen y Toyota arrancaron en sus plantas. Renault fabricará vehículos desde el 1 de junio y PSA reabre el 26 de mayo

Coronavirus: empresas ultiman permisos para retomar producción de autos a un turno y con protocolos estrictos

Las automotrices comenzaron a retomar las actividades este lunes con estrictos protocolos de higiene y de manera gradual tras dos meses de paralización debido a la pandemia del coronavirus, aunque aseguran que el proceso será gradual.

Tanto Volkswagen como Toyota confirmaron que reabren luego de que el municipio de Tigre y Zárate aprobaron los protocolos sanitarios presentados. General Motors, todavía no tiene fecha de regreso para su planta ubicada en Alvear, Santa Fe, pero sí está trabajando en la obtención de los permisos gubernamentales. 

En el caso de Renault, el CEO Pablo Sibila, dijo a este diario que la planta ubicada en Córdoba reabre este lunes, pero solamente para la fabricación de piezas que están destinadas a Brasil para la fabricación del Logan y el Sandero. Además, aseguró que desde la semana pasada ya estuvieron instalando la señalética necesaria para los protocolos sanitarios, mientras que la producción de vehículos empezará el 1 de junio.

Por su parte, la planta de PSA en El Palomar, para Peugeuot y Citroën, en principio, volvería a las actividades el 26 de mayo. "Estamos finalizando las habilitaciones para la puesta en marcha y revisando que los proveedores estén en condiciones. La vuelta será progresivo porque inclusive los protocolos de seguridad obligan a una distribución diferente en las líneas de producción", aseguraron desde la empresa.

"En mayo seguro que no. No encontramos las condiciones en el mercado para empezar a producir. Las ventas cayeron muchísimo y las exportaciones también. Estamos evaluando el momento para volver a producir", señalaron desde General Motors a El Cronista, qué detallaron que el sector tiene en promedio stock para seis meses. 

La reapertura no es sencilla porque está atada a la aprobación de los distintos tejidos estatales -provincial y municipal-, el modelo de negocio de cada firma y, además, de la reactivación del conglomerado autopartista. "La puesta en marcha se da con la flexibilización de la cuarentena que anunció el Gobierno, pero también hay que esperar la decisión de cada municipio", confió una fuente del mercado automotor a El Cronista.

Los protocolos sanitarios dependen de cada empresa, pero en términos generales hay un común denominador. Las automotrices se encargarán del traslado de sus operarios, tomarán la temperatura antes del ingreso al transporte y a la planta, mientras que harán foco en la comunicación interna y la señalética, la sanitización de máquinas y el distanciamiento social, situación que implicará el reingreso con menor cantidad de personal.

"El protocolo de Toyota es riguroso. Las personas que suben al micro tendrán un asiento de distancia con la otra y la vuelta deberán usar el mismo asiento. Además, el micro tiene un lector de DNI para saber dónde subió el individuo y de qué localidad es. Después de este proceso, en la planta hay una carpa con cámaras térmicas que te miden la temperatura y, si tenés fiebre, se activa el protocolo sanitario", detallaron desde la empresa japonesa.

En esa línea, el director de Asuntos Corporativos de la compañía, Diego Prado, sostuvo en declaraciones radiales que se duplicará la cantidad de micros que llevarán a los empleados hasta la fábrica y también habrá un camión instalado en la planta, que realizará cien testeos diarios.

Las plantas retomarán la producción fabril con un sólo turno de trabajo, mientras que los grupos de riesgo y las personas mayores de 60 años no reiniciará actividades. En tanto, las partes administrativas no tienen directivas de vuelta y continuarán desarrollándose de manera remota.

El Grupo Volkswagen estima que volverá el 50% de sus operarios a su planta en General Pacheco. A finales de abril, cuando reabrió la fábrica de cajas de cambio de Scania ubicada en Tucumán, esa cifra fue del 65% aproximadamente.Por efecto coronavirus, en abril las exportaciones de autos cayeron 82,9% en la variación intermensual, mientras que comparando los primeros cuatro meses del 2020 con respecto al 2019 se registró una baja del 37,0%. En esa línea, la reactivación de cada planta dependerá, en gran parte, del modelo de negocio de cada empresa y del nivel de demanda externa de mercado, que significa el 70% de la producción de vehículos en el país. 

Toyota, por ejemplo, no trabaja con stock y exporta a 22 países, mientras que en el caso de General Motors, el principal destino de su producción es Brasil, que sufrió una brutal caída en sus ventas mensuales de 200.00 vehículos a 40.000. Es decir, las exportaciones están prácticamente paradas.

El sábado pasado, el Gobierno nacional anunció la extensión del aislamiento obligatorio hasta el 26 de mayo, pero exceptuó a la industria automotriz y autopartes, siempre y cuando, garanticen el traslado a sus trabajadores. Golpeadas por la situación económica que profundizó el Covid-19, las empresas del sector, que no produjeron un sólo auto en abril, esperan ansiosas volver a encender las máquinas "gradualmente" y con un sólo turno de trabajo debido a que el nivel de actividad dependerá en gran parte de la demanda interna y externa.

Por último, el proceso de la reactivación industrial también depende de los proveedores y autopartistas, que deberán someterse a aprobaciones municipales y provinciales en cuanto a sus protocolos sanitarios.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar