El Cronista Comercial

Coronavirus: el 25% de los gimnasios del país corre riesgo de cierre

Si siguen sin levantarse las prohibiciones para abrir, un 25 % de estos establecimientos bajaría sus persianas

Coronavirus: el 25% de los gimnasios del país corre riesgo de cierre

En muchos casos, las clases por zoom, los descuentos y el alquiler de equipos no alcanzaron para hacer frente a la complicada situación que atraviesan los gimnasios. Según una encuesta realizada por Mercado Fitness, el 25% de los centros de entrenamiento y fitness corren riesgo de cerrar en forma definitiva si se extiende la prohibición de apertura debido a la pandemia del coronavirus.

De esta manera, el informe asegura que peligra una cuarta parte de los gimnasios del país. Según los datos que acercó la consultora a El Cronista, en abril cerraron 240 gimnasios y en mayo 160 sobre un total de 8.000 en todo el país. Sin embargo, el escenario más grave ocurriría en junio, donde 1.600 centros de acondicionamiento físico desaparecerían si no les permiten abrir sus puertas.

Guillermo Vélez, director de Mercado Fitness, lanzó una crítica a las autoridades gubernamentales ante la complicada situación que atraviesa el sector. "Recibo a diario noticias de cierres de gimnasio en todo el país, con nombres y apellidos, no con números. Y eso me entristece y me enoja, porque veo cómo decenas de pequeños emprendimientos agonizan mientras su trabajo de años termina en un tacho de basura junto a los protocolos de seguridad que nuestro sector presentó en vano en la mayoría de los municipios del país", expresó Vélez.

En términos generales, un total de 2160 pymes del sector bajarán sus persianas entre marzo y junio si siguen sin levantarse las restricciones. Además, unos 560 gimnasios más aseguran que consideraron cerrar de manera definitiva, aunque todavía no lo decidieron.

El cierre en primera persona

Karina Morales de Ciclis Gym, ubicado en Chivilcoy, tuvo su gimnasio durante siete años. En abril, previó la situación que se venía y decidió cerrar definitivamente. "No vamos a abrir ni estamos en agenda de reapertura porque es un gasto que no podemos mantener. Hoy subsisto porque me adelanté al cierre y tengo la posibilidad de guardar las máquinas, pero sabemos que si volvemos, será con menor cantidad de gente y no voy a poder pagar el alquile", manifestó Morales a El Cronista.

En esa línea, la ex propietaria de Ciclis Gym confirmó que se trató de una decisión "medianamente sencilla" y quejó del accionar de las empresas de servicios públicos. "Hace dos meses apagué la térmica de la electricidad y me siguen cobrando. Queremos dar la baja del medidor EDEN y no nos dejan porque no hay operadores. Es una falta de respeto, más en la situación que estamos", disparó.

Con un alquiler mensual de $ 24.000 pesos, José Luis Campana, titular de Fitness by Angie, un gimnasio ubicado en Pilar, Córdoba, también cerró a principios de abril. "Me puse de acuerdo con el locatario, quien tuvo mucha predisposición", dijo Campana, quien aseguró que tuvo espalda para tomar la decisión porque posee un trabajo en relación de dependencia. 

"Cada semana que pasa estoy más conforme con la decisión que tomé. Al principio, me encontré sin saber cómo encarar la decisión. Pero después me fui tranquilizando y vendiendo cosas del gimnasio para acomodarme financieramente", cerró


 

Shopping