El Cronista Comercial

Una aerolínea abandona la Argentina por la crisis del coronavirus

Operaba entre Ezeiza y Auckland desde hace cinco años, había suspendido la ruta hasta el 30 de junio por el cierre de fronteras. Ahora, decidió cerrar las oficinas locales, ya que dejará de volar al país

Coronavirus: Aerolínea Air New Zealand deja de operar en la Argentina

La pandemia del coronavirus puso en jaque a las compañías aéreas a nivel global. Con la mayoría de sus aviones en tierra y la incertidumbre de cómo operarán una vez que pase esta crisis, las empresas están suspendiendo y despidiendo personal, recortando salarios y costos para sobrevivir hasta que puedan volver a levantar vuelo.

En este difícil contexto, Air New Zealand, la compañía aérea neozelandesa, informó a sus proveedores locales que cerrará sus oficinas en la Argentina y dejará de operar en el país “en forma definitiva”.  

El 18 de marzo pasado, la aérea había suspendido los vuelos entre Auckland y Ezeiza hasta el 30 de junio, cuando comenzaban a cerrarse las fronteras y el virus ya se estaba expandiendo por todo el mundo.

Sin embargo, lo que comenzó como una medida temporal se convirtió ahora en definitiva,  según aseguraron fuentes del sector a El Cronista. La oficina local estará activa hasta el 30 de junio para dejar todos los temas pendientes en orden, antes de su salida. 

Recién este jueves a última hora, la compañía confirmó oficialmente, a través de un comunicado, el cierre de su operación local, que había anticipado El Cronista.

La empresa, que había empezado a conectar Auckland con Ezeiza en diciembre de 2015, registraba buena ocupación en la ruta; incluso, pese a la fuerte devaluación de 2018 que hizo mermar el número de viajeros argentinos, sus proyecciones eran alentadoras de cara al futuro. Cubría la ruta tres veces por semana y, en verano, ampliaba su frecuencia a cinco vuelos semanales.

Pero la crisis por la pandemia la llevó a dejar gran parte de sus aviones en tierra y a cancelar varias rutas de largo alcance, entre ellas la única que unía a la Argentina en forma directa con Oceanía, para reducir gastos.

A nivel global, Air New Zealand anunció que en los próximos meses despedirá a unos 3500 empleados, casi un tercio de su fuerza laboral de 12.500 personas, ya que la pandemia la obligó a cancelar casi todos los vuelos. De ese total, 1500 son tripulantes de cabina, 1000 de ellos de vuelos de media y larga distancia.

El virus "nos hizo pasar de tener ingresos por 5.800 millones de dólares neozelandeses a lo que se perfila por menos de 500 millones anuales", dijo el CEO de la compañía aérea, Greg Foran, al personal en un correo electrónico, según medios de ese país. "Esperamos que, incluso dentro de un año, seamos al menos un 30% más pequeños que en la actualidad", agregó Foran. 

Air New Zealand había vuelto a unir la Argentina con Oceanía en forma directa el 2 de diciembre de 2015, luego de que Aerolíneas Argentinas dejara de volar a Sidney en 2014. La australiana Qantas ya había dejado de conectar con Buenos Aires en 2012, para volar desde Santiago de Chile, en alianza con LAN (Latam).

Confirmación oficial

Este jueves a última hora de la tarde, Air New Zealand anunció oficialmente el cierre definitivo de sus operaciones en la Argentina, a través de un comunicado.

"Air New Zealand no reanudará la operación de las rutas suspendidas previamente: Auckland-Buenos Aires y Los Ángeles-Londres debido al profundo impacto del COVID-19 en la demanda de viajes futuros", informó la aérea. "También ha tomado la decisión de posergar el inicio de su servicio sin escalas Auckland-Nueva York desde octubre de 2020 hasta finales de 2021 como mínimo", aclaró.

Junto con el 95% de los vuelos internacionales de Air New Zealand, las rutas de Buenos Aires y Los Ángeles-Londres se encontraban actualmente suspendidas hasta el 30 de junio, por las prohibiciones de viaje de los gobiernos y la baja demanda. 

Nick Judd, jefe de Alianzas, Estrategia y Network de Air New Zealand, comentó que la demanda de viajes internacionales se ha mantenido en alrededor de un 5% de los niveles anteriores al covid-19 hasta junio, precisó el comunicado.

"La Argentina ha sido un desafío antes de la pandemia y no esperamos que este mercado se recupere rápidamente", destacó Judd.

"Es profundamente decepcionante estar en esta posición. Nuestro personal ha trabajado tenazmente a lo largo de todos estos años para construir estos mercados, y el entusiasmo crecía por nuestro vuelo sin escalas a Nueva York", dijo Judd. "Sin embargo, los efectos de covid-19 siguen apareciendo; esperamos que la mayoría de los países adopten un enfoque cauteloso respecto a los viajes internacionales en el próximo año, y deberemos ser pragmáticos", agregó.

La empresa informó además que el equipo de atención al cliente y el centro de contacto de la aerolínea están apoyando a los afectados por estos cambios y se contactará con los clientes con las opciones en los próximos días. Los clientes con reservas realizadas a través de un agente de viajes, incluyendo sitios web de terceros, deberán consultar a su agente de viajes. 

Antes de la pandemia, Air New Zealand operaba un servicio diario entre Los Ángeles y Londres y hasta cinco veces por semana desde Auckland a Buenos Aires.