El Cronista Comercial

Control de precios: los súper del interior advierten a proveedores que no aceptarán subas

Los instaron a respetar los valores fijados, en concordancia con la Resolución 100 de la Secretaría de Comercio. En caso contrario, aseguraron que realizarán denuncias públicas.

Las entidades que nuclean a los supermercadistas pequeños y regionales aseguraron este jueves que no aceptarán subas en los precios de lista por parte de los proveedores y productores o cambios en las condiciones de venta, en medio de un contexto que tensiona el precio fijado en las góndolas. Además, denunciaron una gran cantidad de "violaciones a lo establecido" en la política de Precios Máximos.

"Esta decisión que no resulta sencilla para los comerciantes nacionales se fundamenta en el hecho de que, de no proceder de esta forma, no podrían cumplir con la Resolución 100 de la Secretaría de Comercio, que los obliga a mantener los precios vigentes al 6 de marzo", señalaron los supermercadistas, agrupados en la Cámara Argentina de Supermercados (CAS) y la Federación Argentina de Supermercados y Autoservicios (FASA).

La normativa, dispuesta por el Gobierno para controlar el valor de los alimentos, obliga no sólo a los supermercados a respetar los precios, sino también a los productores, fabricantes y distribuidores. El problema, principalmente, se canaliza por la mayor exposición a quién fija el valor de los productos en las góndolas. "Nuestra posición es muy compleja, dado que somos el principal punto de control, tanto por parte de las autoridades, como de nuestros clientes, a pesar de no ser los formadores de los precios", señalaron las entidades.

En una carta enviada a los proveedores, que lleva las firmas de los presidentes de CAS, Ricardo Zorzón, y de FASA, Víctor Palpacelli, alertaron que "se verifica una gran cantidad de violaciones a lo establecido" en la política de Precios Máximos. "Hemos resuelto tomar una decisión conjunta: no aceptar listas de precios que no respeten lo establecido en la resolución de referencia, ya sea a través de cambios directos en los precios de venta o por modificaciones que alteren nuestros costos reales, como es el caso de la eliminación de descuentos y bonificaciones", indicaron.

Los supermercadistas amenazaron además con denunciar públicamente cualquier modificación en los precios. "En caso de no proceder conforme a la normativa vigente, nos veremos obligados a notificar dicha conducta ante el órgano de control correspondiente y a dar a conocer la situación a nuestros clientes a través de los medios que consideremos aptos para ese fin", advirtieron.

No sólo las cadenas pequeñas y regionales se encuentran en esta situación, sino también los grandes jugadores del mercado. En diálogo con El Cronista, fuentes de Walmart explicaron que se vienen dando intentos de valores por parte de los proveedores, en línea con una actualización de sus costos. "No estamos aceptando ninguna corrección porque no podemos hacer ningún tipo de aumento en 2.400 productos. Trabajamos en línea con los precios que estableció el Gobierno y el compromiso que asumimos con nuestros clientes", aseguraron.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar