El Cronista Comercial

Cómo piensa la mano derecha de Warren Buffett

Cómo piensa la mano derecha de Warren Buffett

Y Charlie Munger no defraudó. Como cada año, en la junta general de accionistas del Daily Journal Corporation centenares de inversores venidos de todo el mundo se congregaron en Los Ángeles.

Daily Journal es un negocio en declive (periódicos y publicaciones jurídicas), que Munger utiliza como hólding de forma similar a lo que hace su socio Warren Buffett en Berkshire Hathaway: utilizar el excedente de capital para comprar buenos negocios y acciones. En cartera en estos momentos hay apenas cuatro compañías (Bank of America, US Bancorp, Wells Fargo y la coreana Posco), y es que Munger es un inversor value concentrado. Estas posiciones las tomó en 2009, cuando decidió invertir cerca de u$s 20 millones en un momento que parecía el fin del capitalismo. Once años después, esa cartera vale más de u$s 175 millones.

Pero los inversores congregados el miércoles en Los Ángeles no fueron a hablar de dinero sino a absorber toda la sabiduría de Munger que les sea posible. Y es que Munger es deliciosamente irreverente, original en cuanto a ideas, virtuoso, polímata y sobre todo, claro. Todo ello mezclado con su habitual sentido del humor: "Este consejo se parece un asilo".

Su claridad mental es pasmosa para tener la friolera de 96 años. El público no desaprovechó la ocasión y bombardeó al nonagenario durante horas. Con respecto a si estamos viendo una burbuja en las compañías tecnológicas, recordaba que en la época de las Nifty Fifty (los 50 valores más grandes en los años 60 y 70) una simple empresa de máquinas de coser cotizaba a PER 50. No estamos ante algo parecido. Ante la pregunta de si se pondría corto en Tesla, afirmó que no lo haría, a pesar de que cree que nunca hay que infravalorar a alguien que se sobrevalora tanto como Musk.

El público también quería saber qué pensaba sobre la inversión en China y Estados Unidos. Munger afirmó taxativo que las empresas más sólidas se encuentran en China, no en Estados Unidos.

Los tipos de interés negativos son una cuestión que preocupa a muchos inversores. Munger considera que si Estados Unidos ha creado la reserva de valor mundial ha sido por mero accidente y que los norteamericanos no tratan esa realidad con la debida atención. Los considera como un arma para generar estímulos, pero advierte de que nadie sabe si funcionará puesto que es peligroso. Por tanto, hay razones para estar preocupados. Como voraz lector que es, un asistente le preguntó si releía algún texto: "Sí, el poema de George Sand sobre pobreza."

Sobre la gestión pasiva, afirmó que "es extraño que el poder de votación empresarial en Estados Unidos vaya a un puñado de empresas de ETF's, desconocemos las consecuencias que esto tendrá." Tampoco tuvo buenas palabras para bitcoin, que considera anti-social.

Para Munger, la clase política le recuerda a lo que decía un actor: "He sido tantos años un gran actor que he dejado de saber lo que realmente pienso sobre cualquier cuestión". Cree que tener políticos que no entienden a Adam Smith es como tener diseñadores de aviones que no creen en la gravedad. Y es que el referente de Munger a nivel político es el legado de Lee Kuan Yew en Singapur, que logró convertir un simple arrozal en el país más rico del mundo en menos de 50 años. Asia es una región que admira profundamente por su cultura y sus buenos hábitos.

Remató la charla con un consejo generalizado: "lo mejor que puede hacer un padre es ser un buen ejemplo. Predicar no vale para nada." Amén, Charlie.

Shopping