El Cronista Comercial

Cómo manejar el estrés tecnológico en las vacaciones sin morir en el intento

Aunque las vacaciones deberían ser sinónimo de descanso, la proliferación de smartphones las convirtieron en una continuidad de la rutina cotidiana y laboral. Cada vez cuesta más desconectarse, y por eso en el mundo surgen los primeros hoteles y paquetes turísticos de “desintoxicación digital”, donde la consigna es vivir sin wifi

Cómo manejar el estrés tecnológico en las vacaciones sin morir en el intento

La imagen es toda una postal de los tiempos modernos: gente sentada en la playa que mira el celular de espaldas al mar; y turistas que en lugar de apreciar los paisajes con sus propios ojos, lo hacen a través de la filmación que están haciendo con sus teléfonos.

Lo cierto es que hoy, cada vez más personas sienten que les cuesta desconectarse o padecen ansiedad si no tienen acceso al celular o la computadora. De acuerdo a una encuesta de la Universidad Siglo XXI entre más de 1000 casos, el 37% de los usuarios consultados siente agotamiento luego de usar activamente la tecnología, y el 23% dijo que tienen dificultades para concentrarse por el constante multitasking.

Pero es no es todo. El 20% de los entrevistados dijo que se siente tenso y teme cometer errores a la hora de manejar las tecnologías, aunque la sensación de ineficacia es mayor entre las mujeres (11%) que entre los varones (8%).

“Cada vez más, la tecnología está generando trastornos de ansiedad”, comenta el psiquiatra Harry Campos, docente de la Universidad Favaloro y miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA) . “Hay una sensación de omnipotencia porque el usuario cree que a través del celular puede estar en todos lados: en la playa y en las conversaciones del grupo de whatsapp de la oficina; pero al mismo tiempo no puede estar presente en el momento y lugar donde está”, señala.

Para la psicoanalista Diana Litvinoff, autora del libro “El sujeto escondido en la realidad virtual”, ocurre que “las vacaciones solían ser un espacio de corte con la rutina, para estar abierto a nuevas experiencias. Es un corte necesario, pero al mismo tiempo tememos a lo desconocido y utilizamos el celular para conectarnos con las personas de nuestro entorno habitual, ya que eso nos brinda sensación de seguridad”.

“Hoy, la tecnología impacta no sólo en la mente, sino en el cuerpo, generando nuevas patologías”, destaca por su parte el terapeuta corporal Matías Etcheverry. “Su uso requiere habilidades y límites, porque sino, quedamos a merced de los dispositivos y plataformas, que nos generan dificultades de atención, fatiga, ansiedad y pérdida de la capacidad vincular”, advierte.

“Las vacaciones, deberían ser una oportunidad de desconectarse de los dispositivos externos y reconectarnos con nuestro propio sistema. Sin irse al extremo de dejar el celular en casa, se pueden estipular horarios para usarlo, o hacerlo sólo para contestar llamados en lugar de estar todo el tiempo si entran mensajes”, recomienda el terapeuta.

Habilitar en vacaciones actividades sin tecnología, aprovechar para comunicarse cara a cara o simplemente echarse a descansar son opciones que permiten trabajar el hemisferio derecho del cerebro, responsable del pensamiento creativo.

De cara a la problemática creciente del “estrés tecnológico” y las dificultades para desconectarse, están surgiendo en el mundo hoteles y centros turísticos que ofrecen propuestas de “digital detox” (desintoxicación digital). La ausencia de wi-fi, o su uso restringido a ciertos horarios, es la premisa de estos lugares donde prevalece la conexión con el paisaje, con otras personas y, fundamentalmente, con uno mismo.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo