El Cronista Comercial

Cómo es el plan de las automotrices locales para conseguir u$s 12.000 millones en inversiones

Se llama 'Visión 2030' y lo elaboró la consultora Abeceb. Describe qué puede hacer la industria nacional para subirse a las nuevas tendencias globales del negocio. "Es un programa de supervivencia", reconocen los ejecutivos del sector

Cómo es el plan de las automotrices locales para conseguir u$s 12.000 M en inversiones

Productos con calidad y escala global. Industria 4.0. Reconversión del canal comercial. Nuevos negocios de movilidad. Clusters de investigación y desarrollo. Regulación de comercio internacional que garantice una inserción inteligente con el resto del mundo. Son los pilares de Visión 2030, el plan sectorial encargado a la consultora Abeceb por la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa) y con la que las terminales locales sueñan con captar inversiones que podrían alcanzar los u$s 12.000 millones. Según enfatizaron los ejecutivos del sector que asistieron a la presentación, el plan de supervivencia para la industria automotriz.

El objetivo es ambicioso. Las proyecciones indican que, en algún punto entre 2030 y 2040, la industria automotriz argentina podría saltar de las actuales 540.000 a 1,5 millón de unidades de producción. La escala, de 45.000 a 90.000 por terminal. El empleo del sector –directo e indirecto– crecería de 240.000 a 260.000 puestos. El valor medio del auto se incrementaría de u$s 22.000 a u$s 25.000; la inversión total, de u$s 5000 millones –cifra de los desembolsos ejecutados entre 2017 y 2019– a u$s 12.000 millones. El sector pasaría de representar el 0,8% al 2% del PBI. Y el atraso normativo de la industria con el resto del mundo, de los actuales 5 a 10 años, a no más de 3.

Pero esos son números esperados. Antes, hay muchos deberes por hacer.

Ley de supervivencia

“El auto, hoy, es una computadora a ruedas. Esto es la disrupción más grande que tuvo la industria automotriz en su historia”, explicó Juan Ronderos, director de Abeceb.

“El auto será conectado, eléctrico y autónomo”, agregó. Esto, amplió, implicará (ya lo hace) cambios en el negocio. En 2030, el 22% de los ingresos de las automotrices a escala global provendrá de servicios de movilidad; en 2017, fueron menos del 3 por ciento.

Pero la celeridad de ese cambio, advirtió Ronderos, será diferente en función de las regiones. Principalmente, por las condiciones de regulación e infraestructura; el perfil de la demanda; y la estrategia que ejecuten los distintos jugadores del sector. “Se estima que, en 2030, el 80% por ciento de los autos que se vendan en los mercados emergentes (salvo China) sigan siendo de combustión interna”, indicó.

“Además, jugamos en una región en la que los cambios serán más lentos”, señaló.

El trabajo de Abeceb –consultora que fundó el actual Ministro de Producción, Dante Sica– marca las tendencias hacia las que evoluciona la industria automotriz global y cómo se pueden acoplar los fabricantes locales a ellas. “No refleja ninguna agenda actual. Lo que hace es plantear para qué se gana competitividad”, aclaró el especialista.

Lo que guía esto es el sentido de supervivencia. Discutir esta visión para poder seguir teniendo industria”, subrayó.

Una de las primeras condiciones para llegar a ese futuro es que el país produzca vehículos de estándares y competitividad internacional. “No podemos seguir siendo un sector que ve sólo hacia la Argentina o, en el mejor de los casos, la Argentina y Brasil. Tenemos que ser parte del mundo. Es un cambio de visión del negocio”, señaló Ronceros. La Argentina, hoy, exporta el 60% de su producción. Brasil compra el 90 por ciento.

“Hoy, no sé si tenemos un producto para competir en cualquier mercado. Son productos muy Mercosur”, advirtió Ronceros. La persistencia de la demanda de vehículos de combustión interna en mercados emergentes aparece como la primera oportunidad.

“Debemos tener un producto que se pueda vender y competir en cualquier mercado del mundo. El objetivo es ser capaces de captar la demanda de combustión interna de los mercados emergentes. Brasil está en un juego propio (el etanol). Tenemos menos competencia por esos vehículos”, describió.

Más mercados significan mayor escala. “No podemos seguir produciendo con un promedio de 30.000 autos por fábrica. Necesitamos ir a 70.000/90.000 unidades (más de 100.000, en el caso de los autos)”, indicó. Este incremento de escalas significará mejoras de costos de 8% a 12% por vehículo. Equivale a u$s 1300 por unidad. Hoy, el precio de salida de fábrica promedio de un auto producido en el país es de u$s 22.000.

Nuevos nichos

Descartada la opción de los autos eléctricos –la infraestructura de la región atenta contra su desarrollo–, el exceso de gas que promete la expansión de Vaca Muerta abre posibilidades. “El gas para vehículos pesados es una oportunidad. En 2030, entre 20% y 30% de las ventas de vehículos pesados en la Argentina puede ser a GNL”, precisó Ronderos.

La cercanía con yacimientos de litio habilita, también, a la producción de baterías para este tipo de vehículos. Esto, según Abeceb, podría generar u$s 300 millones a u$s 500 millones de inversiones.

“También, podemos aprovechar la competitividad en la producción de pick-ups para explorar la fabricación de híbridos”, agregó. Según sus números, hacia 2030, el país producirá entre 450.000 y 600.000 camionetas anuales. De ellas, 45.000 podrían ser con motorización híbrida.

“La infraestructura en América latina es una restricción para el vehículo eléctrico. Más, en los lugares donde se le da uso a las pick-ups”, razonó.

Otro driver de transformación es la conectividad y seguridad de los coches. “Si no producís un auto conectado, te quedás afuera del negocio”, sentenció. Esto podría generar desembolsos, greenfield, de u$s 800 millones a u$s 1000 millones.

El futuro llegó

Los servicios, en general, son la llave del futuro del negocio. “Esa es una carrera que recién empieza. Y la Argentina tiene una gran capacidad para captar estos potenciales negocios”, dijo Ronceros.

La incorporación de la Industria 4.0  –es decir, tecnificar la producción, con automatización y sistemas con base en Internet de las Cosas–, además de potenciar escala, implicaría reducciones de costos de producción de entre 15% y 40%. “La Argentina tiene todo para ser leading case de Industria 4.0”, ponderó Ronderos. Sin embargo, hoy, existe un eslabón débil, al que hay que reforzar: el autopartismo.

También será la que más sufrirá en términos de mano de obra. Incluso triplicando sus volúmenes de producción, la industria automotriz elevaría menos del 10% su cantidad de empleos directos e indirectos, a 260.000 puestos.

“Es una tendencia. Las terminales, incluso, podrían tener menos trabajos que hoy. Crecerá mucho más por servicios. Pero quienes más sufrirán serán los autopartistas”, el vaticinio.

No es el único eslabón bajo tensión. Las nuevas tendencias también transforman los canales de comercialización. El 15% de las ventas serán online y entre 10% y 12%, ya no a clientes individuales, sino a empresas de movilidad. Requerirá la reconversión de una red comercial que, actualmente, ya no es tan eficiente, en el benchmark internacional. A 2017, la Argentina tenía 1070 concesionarios, contra 16.700 de los Estados Unidos. El ratio ventas/agencias local fue de 842 ese año. El del país del norte, 1032. “Habrá más concentración, en grupos con capacidad financiera y operativa para lo que se viene”, vislumbra el especialista.

Otra oportunidad de negocio que el futuro ofrece a las terminales es el Big Data: toda la información que se puede recopilar a partir del uso de un automóvil. “La región tiene sólo dos productores de vehículos. Y, hoy, Brasil no está mirando hacia ese lado”, resaltó Ronderos.

Los desafíos

Un factor clave para que todo esto se concrete es que la Argentina redefina su relación comercial con el mundo. “El país debe tener las mismas reglas de juego en materia de importación y exportación de bienes y servicios. Si no, no pasará ninguna de estas cosas”, dijo Ronderos.

“Para entrar a nuevos mercados, hay que abrir el propio. Eso es inserción inteligente”, agregó.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo