El Cronista Comercial

Cómo es AstraZeneca, el laboratorio que producirá la vacuna contra el coronavirus

La Argentina fabricará el insumo que realizó la Universidad de Oxford, el ensayo clínico más avanzado por el momento. En 2019, la empresa invirtió u$s 80 millones en un hub de innovación en América latina, liderado por el país

Cómo es AstraZeneca, el laboratorio que producirá la vacuna contra el coronavirus

Hasta hace unas horas, AstraZeneca no era una empresa de renombre en el país, pese a ser uno de los grandes jugadores de su industria. Pero ahora está en boca de todos. AZ, como se lo conoce en el sector, será el laboratorio que estará a cargo de la fabricación local de una vacuna contra el coronavirus, desarrollada por equipos científicos de la Universidad de Oxford, anuncio que el presidente Alberto Fernández, y Ginés González García, Ministro de Salud de la Nación, realizaron hace instantes en la Quinta de Olivos.

Tras un acuerdo con Jair Bolsonaro, el laboratorio ya testea en Brasil la vacuna y acordó la producción de 100 millones de dosis en ese país. A nivel local, producirá entre 150 y 250 millones de dosis. La fabricación para abastecer a América latina estará a cargo de la Argentina y México. En el país, se llevará a cabo su desarrollo clínico, mientras que en México, su empaque y su distribución.

Con sede principal en el Reino Unido, la empresa surgió en 1999 de la fusión de la compañía sueca Astra AB y la inglesa Zeneca Group PLC, y el año pasado creó un hub de innovación en América latina, en el que la Argentina asumió el liderazgo de los países del Cono Sur donde AstraZeneca está presente.

A partir de una reestructuración a nivel global, invirtió cerca de u$s 80 millones en la creación de este centro, el sexto de la compañía en el mundo, que ya emplea a más de 400 personas. 

El Hub Argentina y Cono Sur busca ampliar su línea de productos y lograr un mejor posicionamiento en el mercado, de la mano del desarrollo de soluciones de medicina de precisión, con la creación de drogas para necesidades específicas de grupos reducidos de pacientes. Así aspira a convertirse en líder nacional de este campo. 

El año pasado, firmó un acuerdo con la Secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovacion de la Nación (Secyt) y el Consejo Nacional Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) para potenciar sus actividades en el país. La llegada se relacionó al programa Idream, que busca conectar a empresas con organismos líderes en investigación científica de todo el planeta en un escenario de agenda abierta.

AstraZeneca, que posee 70.600 trabajadores en todo el mundo, es una de las principales firmas internacionales dedicada a la investigación, el desarrollo y la comercialización de productos farmacéuticos por prescripción y el abastecimiento de servicios de cuidados médicos. Se especializa en productos cardiometabólicos, gastrointestinales, oncológicos, neurológicos y psiquiátricos, respiratorios y para enfermedades infecciosas.

Según su último informe de resultados financieros, en 2019 obtuvo ingresos a nivel global por u$s 24.400 millones, un 10,38% más que en 2018. Pero su ganancia operativa bajó un 13,66% interanual, a u$s 2900 millones. En los países emergentes, sus ventas anuales alcanzaron los u$s 8165 millones, un 18% por encima que en 2018 y representaron el 35% del total. De ellas, los productos vinculados a nuevas drogas significaron el 23%.

Su crecimiento es promisorio. En su balance anual, el laboratorio pronostica un crecimiento promedio del 5,7% anual de sus ventas para 2023 y del 10,5% para América latina. Además, de acuerdo al informe Evaluate Pharma World Preview 2019, Outlook to 2024, publicado a comienzos de año en base a estimaciones de ventas de las compañías líderes del sector, AstraZeneca se sitúa en primera posición, con una previsión de u$s 3000 millones en ventas de nuevos productos para 2020. Por detrás se encuentran otros gigantes de la industria como Bristol-Myers Squibb, MSD y Janssen.

En la Argentina, AstraZeneca empezó sus operaciones en la planta que originalmente pertenecía a Astra AB en la localidad bonaerense de Haedo. Según pudo saber Pharmabiz, en julio la fábrica pasó a ser propiedad de la empresa de logística Dalban, en asociación con dos históricos del sector y conocedores del palo industrial, Carlos Fechino y Héctor Lembeye. Ahora, la compañía opera con oficinas en el edificio del DOT.

La planta estaba inoperativa desde hacía más de un año, cuando desde Gran Bretaña decidieron bajar las persianas de la unidad de manufactura local y desvincular a cerca de un centenar de operarios y técnicos. Allí se fabricaban formas líquidas generales, líquidos estériles y semisólidos, entre ellos los famosos anestésicos Xylocaína y Xyloprocto, de los que la compañía se desprendió en 2016. De esta manera, la producción de la vacuna recaerá en la firma de biotecnología mAbxience del Grupo Insud.

Con el objetivo de ampliar la elaboración y la manufactura de productos, AstraZeneca adquirió en 2010 el porftfolio de Laboratorios Rontag, una firma con más de 60 años de trayectoria en el país. Así empezó a comercializar productos genéricos con marca. Pero más tarde vendió también esta unidad.

Pese a su buena performance de ventas, la empresa se enfrenta a un mercado golpeado por la pandemia. Según la firma IQVIA (IMS Health y Quintiles), no se revierte la tendencia negativa pese a la leve recuperación de las últimas semanas. Tanto las ventas de medicamentos como de consumer health bajaron en promedio un 5,4% en el mundo en comparación a la pre-cuarentena.

La vacuna que se fabricará en el país contempla un esquema de una sola dosis. Es el ensayo clínico más avanzado por el momento y ya se encuentra en fase tres, junto con otros cinco desarrollos se estudian actualmente. De acuerdo a la publicación británica especializada en salud The Lancet, "parece segura para el sistema inmunitario y puede producir anticuerpos". Tendrá un costo de entre u$s 3 y u$s 4 millones y estará disponible en el primer semestre de 2021.

Fernández había expresado su voluntad de garantizar el acceso rápido a la vacuna. Lo mismo sucedió cuando Pfizer anunció que realizaría pruebas en la Argentina. El jefe de Estado indicó que el objetivo era colaborar para así contar con las dosis en el corto plazo.

Los rumores del anuncio empezaron a correr este mediodía, cuando González García vistió La Matanza y reveló la noticia que se conoció más tarde. “Hoy podría haber un anuncio fuerte del Presidente. Espérenlo con ansiedad porque va a ser una muy bueno”, sostuvo.

En la conferencia, Fernández aseguró que es un proyecto sin fines de lucro que no generará rentabilidad para la compañía, que recibió apoyo financiero de la asociación mexicana Fundación Carlos Slim. "No es una solución para el presente, pero sí un alivio para el futuro", concluyó el mandatario, que hoy se reunió con los directivos de la empresa. 

Shopping