El Cronista Comercial

Coberturas por uso: qué ofrece el mercado

La visión de consultoras y especialistas sobre el futuro del servicio en el ramo automotor. Entre dificultades, desafíos y cambios de paradigma, las aseguradoras innovan a merced de la demanda. Hacia dónde se proyectan.

Coberturas por uso: qué ofrece el mercado

Entre experimentos, pruebas piloto e iniciativas incipientes, el mercado asegurador automovilístico comienza a adentrarse en la experiencia de seguros por uso. El concepto no solo apunta a ofrecer un servicio que se ajuste a la demanda de los usuarios, también boga por generar mejores prácticas al volante. Premiar al conductor por sus buenos hábitos se verá reflejado en los precios. En otras palabras, los mejores conductores terminarán pagando menos. Sin embargo, el mercado asegurador intenta ir más allá.

Una experiencia telemática

El que lidera la oferta de seguro de autos por uso es Sancor Seguros, que en 2018 comenzó a experimentar en seguros telemáticos. La iniciativa busca imitar las corrientes que tienen lugar en los países de mayor desarrollo, donde se recurre a la Inteligencia Artificial (IA) para saber cómo, cuándo y dónde maneja el usuario para, a partir de eso, definir cuánto se le cobrará al cliente. 

Por su parte, SnapCar es otra de las startups que ofrece coberturas mediante su app de celular. El valor de la prima está supeditado a la información que se recolecte sobre cómo y cuánto maneja el cliente. 

Es que el mercado asegurador -a nivel mundial- también debe adaptarse a las demandas generadas por las nuevas tendencias y posibilidades. Una de las consecuencias de la inteligencia artificial y el Internet de las cosas (loT) es generar servicios cada vez más personalizados. Lo que sucede en diversos rubros e industrias, también se replica en los seguros.

Sin embargo, la tarea de adaptarse y lograr el objetivo -brindar servicios a medida de cada usuario particular- implica sobreponerse y resolver obstáculos que complican la expansión de esta clase de oferta.  Luciano Triolo, director de Líneas Personales de Allianz, sostiene que el desarrollo irá acompañado de la disminución de los costos e inversión necesaria para contar con esta tecnología. "Adicionalmente, se necesita un departamento, software y capacidad de almacenamiento de una gran cantidad de datos para analizar y extraer conclusiones", explica Triolo.

Cuestión cultural

En este camino que han comenzado a transitar las compañías de seguro argentinas, Seguros SURA decidió dar un paso más. En el afán por cumplir con las demandas del cliente -pagar de acuerdo al uso que haga del vehículo-, la compañía aseguradora impulsó una plataforma denominada Tranqui (ver recuadro) que permite suspender el servicio mientras no se utiliza el vehículo. Esto genera que el usuario no pague más de lo que corresponde ni abone por un servicio que no necesita.

Desde Sierra Consultores, sostienen que la penetración de este tipo de seguros en el mercado argentino ha sido insignificante por ahora debido a que la tecnología es escasa para el mercado automotor. "No hay regulaciones fuertes sobre obligatoriedad de dispositivos tecnológicos y de seguridad para los vehículos. A su vez, la idiosincrasia argentina es un factor que juega en contra. En tanto y en cuanto los vehículos no adopten tecnología, estos seguros serán inviables", afirman desde la consultora. 

Por su parte, Juan Pablo Cuel, gerente Comercial de Consultoría Integral, explica: "Entiendo que es un cambio de paradigma que va a tener su proceso para insertarse en el mercado. Esta clase de seguros no han terminado de despegar por una cuestión de análisis de las empresas aseguradoras y porque, probablemente, el mercado y los consumidores no estemos preparados", sugiere el especialista. Cuel asegura que "recomendaría esta clase de seguro porque se ajusta a las necesidades de una parte del consumidor pagando el precio justo por su uso". 

Juan Leiva, de JL Consultores, comprende que "La Argentina se encuentra en una etapa de análisis de este tipo de seguros". Leiva puntualiza que hay una cantidad considerable de vehículos no asegurados que, por más que se les ofrezca seguros temporales, tampoco los asegurarían. "En otros países como México, por ejemplo, hay seguros temporales para autos, motos y demás", informa el especialista. 

Por otro lado, Leiva expresa que la costumbre en la Argentina es asegurar la unidad en forma anual. "El seguro temporal requiere una administración minuciosa de la vigencia de la póliza. En el país, los clientes buscan una cobertura que ampare los daños a la unidad y no solo la responsabilidad civil. Creo que este producto debería contemplar los daños a la unidad propia. Ahí se complica con las inspecciones previas y franquicias", profundiza.

Al corto y mediano plazo

Cuel no percibe que el mercado dé señales de que en el corto y mediano plazo se expandan seguros con estas características. Desde su óptica, hay cambios que se están dando en otras ramas, como los microseguros. "El cambio se dará a largo plazo, cuando se terminen de entender las necesidades del consumidor. En el interior, generalmente, los cambios llegan más tarde que en las capitales. Me parece que pueden convivir los dos modelos de contratación y que el consumidor analice cuál alternativa le da mayor tranquilidad", sintetiza Cuel.

Por su parte, desde Sierra Consultores consideran que los vehículos todavía no incorporaron tecnología que pueda linkearse con estos sistemas. Además, aseguran que el mercado está más preocupado en sostener los seguros tradicionales, aplicando la tecnología a la contratación y gestión, pero no así al seguimiento del riesgo.

Luciano Contreras, gerente Comercial de Autos canal productores y Venta directa en Provincia Seguros, sentencia: "Si bien la Argentina no es un caso de éxito, cada vez más estamos intentando a nivel mercado y, en nuestro caso, comenzando con pruebas concretas que permitan sacar conclusiones para animarnos a apostar más fuerte a este aliado, que es la tecnología al servicio de la calidad y mejora continua".

Cómo funciona Tranqui

Los primeros datos que el cliente debe ingresar son la fecha de nacimiento, dónde vive y la información pertinente del vehículo. Luego, se le pregunta al usuario qué tipo de seguro está buscando. A través de un slider, el sistema permite sumar coberturas de acuerdo a lo que desee contratar, es decir, desde un seguro básico de responsabilidad civil hasta uno contra todo riesgo.

En la plataforma se explica la implicancia de cada cobertura junto con el precio correspondiente. De esta manera, el usuario puede comprender qué es lo que está contratando y lo que no.  Una vez que el usuario realiza la compra, recibirá un link en su correo electrónico para que realice la inspección online del vehículo. La misma se hará a través de cinco fotos que el usuario puede mandar desde su celular. Las fotos terminan de ser validadas por inspectores digitales. 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo