Clases virtuales, venta y alquiler de equipos y bonificaciones "de por vida", la nueva rutina de los gimnasios para poder pagar sueldos

Por el cierre temporal de los establecimientos, el foco está puesto en no perder clientes y encontrar opciones para sostener la facturación

"Esta es la peor crisis de nuestra historia", se escucha en las administraciones de los gimnasios, sin importar si se trata de un emprendimiento familiar o una gran cadena de clubes.

El sector es uno de los más perjudicados por la cuarentena y el aislamiento social impulsado por el Gobierno. La imprevisibilidad agrava la frágil situación que atraviesan los gimnasios, que aún no saben cuándo se realizará la reapertura de las actividades, pero que tienen claro que serán uno de los últimos rubros en volver a la normalidad.

Sin embargo, el tiempo apremia y la crisis exige una reinvención ante la elevada estructura de costos fijos. Pese a que presenta dificultades de "fidelización", la coyuntura impulsó una fuerte apuesta al canal digital de parte de los centros de entrenamiento, aunque también están optando por alquilar o vender elementos como colchonetas, mancuernas, bicicletas e inclusive barras olímpicas.Los grandes jugadores del mercado también se encuentran en un proceso de transformación, aunque afirman que no sufrieron importantes bajas en las suscripciones de los usuarios debido a su estructura y modelo de negocios más moderno.

"Durante esta crisis, nos enfocamos en la retención del socio y seguir dándole el servicio como se puede", detallaron desde SportClub, que posee más de 90 sucursales y 150.000 socios en todo el país. 

En esa línea, la firma anunció la reducción del 40% de la cuota por cuatro meses para los socios que cuenten con los planes Vip Total y Vip Plus, mientras que dispuso del "Plan Life", es decir, aquel que se anota ahora o no se da de baja, se le hace un 30% de descuento de por vida.

La cadena de gimnasios impulsó además su estrategia digital a través de redes sociales ofreciendo clases completamente gratuitas y sumó a actores y celebrities para motivar a sus seguidores, como Facundo Manes, Pepe Cibrián y Verónica Varano, además de nutricionistas y deportistas, con charlas vía streaming desde la cuenta de Instagram. Cada transmisión es vista en vivo, aproximadamente, por unas 5000 personas.

"En época de aislamiento, muchos buscan el espacio de encuentro que se sigue otorgando de manera digital. Con esta medida, buscamos beneficiar a los socios que nos han sido fieles pero también promover que cualquiera que desee realizar actividad física pueda acceder gratuitamente a hacerlo. Es muy importante porque se sabe que ayuda a mantener altas las defensas", afirmó Dardo De Marchi, socio fundador de SportClub

Por su parte, Megatlon acudió a la venta de bicicletas de spinning a un tercio de su valor, pero no necesariamente para generar más caja. "Hemos alquilado y vendido bicicletas para aprovechar un programa digital con nuestros profesores. Tuvimos más demanda de la que esperábamos y continuaremos con la venta de equipamiento porque cuando regresemos a las actividades, las máquinas va a estar más distanciadas y es probable que algunas queden ociosas", señaló Fernando Storchi, CEO de Megatlon.

La compañía lanzó "Entrenador Virtual", es decir, entrenamientos personalizados de musculación de 45 minutos que ya superan una demanda de casi 1000 turnos diarios, actividad que podría empezar a ser parte de la rutina en la "nueva normalidad". "Lo que hizo el coronavirus por la transformación digital no lo hizo nadie, en todos los ámbitos. Creo que hay un cambio de paradigma y en el futuro vamos a un esquema mixto porque la gente se dio cuenta que puede entrenar tranquilamente desde su casa", confió el empresario.

Por su parte, Salvador Giovagnoli, socio gerente de BAST.ARG, un gimnasio de entrenamiento deportivo con más de 400 socios ubicado en Vicente López, aseguró que el foco está puesto en generar clientes a través de clases virtuales.

"Estamos apostando a lo online a través de algunas clases gratis vía Instagram y otras, más personalizadas, por Zoom para aquellos socios que no se dieron de baja", dijo. Aseguró que, aún, mantiene el 50% de los clientes adheridos al débito automático, pero que la tendencia continúa a la baja.

En línea con el desarrollo digital, el gimnasio lanzó BAST.FIT, una plataforma para los nuevos clientes, donde pueden acceder a clases en vivo y grabadas, bibliotecas de ejercicios, cursos y seminarios e, inclusive, tips y sesiones de kinesiología y nutrición.

Más allá de que 80% de los afiliados participan de las clases virtuales, destacan las dificultades para captar nuevos clientes bajo esta modalidad.

En muchos otros gimnasios, más barriales, que no cuentan con tecnología o paquetes de pago vía débito, la facturación se fue directamente a cero. Esta situación obligó a algunos comercios a alquilar sus equipos entre los socios.

"Vimos que lo estaban haciendo otros establecimientos y decidimos ver si con esto aunque sea podíamos pagar algunos servicios, que nos siguen llegando como cualquier comercio", aseguraron desde una empresa del sector, que está temerosa del atento ojo de la AFIP por lo anormal de la práctica.

Este gimnasio, ubicado en Martínez, lanzó una serie de promociones que incluyen desde bicicletas de spinning a $ 2500 por mes hasta diversos combos como, por ejemplo, una barra olímpica más un banco plano y 100 kilogramos en discos por $ 3500 mensuales o tres pares de mancuernas y un banco plano por $ 2000.

"Intentamos con esta metodología porque somos 12 personas las que trabajan acá. Muchas familias comen de acá y nadie da una mano. La incertidumbre es lo peor", confió la directora del establecimiento, quien afirmó que la tarifa de los servicios públicos sigue al mismo valor que al mes pasado, pese a estar cerrados hace más de 45 días.

Según una encuesta online realizada el 27 de abril por Mercado Fitness, el porcentaje de gimnasios que alquila su equipamiento en el interior del país es del 44,5%, mientras que en CABA/GBA ese porcentaje es de apenas el 13%. Por su parte, un 38,5% de los gimnasios decidió no alquilar su equipamiento, mientras que un 3% dijo que "aunque quiera alquilar su equipamiento, no puede hacerlo".

Los créditos a tasa cero se asoman como una importante ayuda para los monotributistas y autónomos que, a partir de esta semana, podrán acceder a esta ayuda estatal de $ 150.000 en 12 cuotas sin interés a devolver a partir de octubre. Sin embargo, la imprevisibilidad vuelve a jugar en contra del sector privado, no sólo en este rubro. "Ninguno sabe a dónde apuntar. La incertidumbre es el principal problema porque no sé hasta dónde me puedo seguir endeudando", aseguran.

La situación de las grandes cadenas

Tags relacionados

Compartí tus comentarios