El Cronista Comercial
SÁBADO 25/05/2019

Cipriani: "Vamos a poner un hotel de una calidad que hoy no hay"

El empresario italiano Giuseppe Cipriani habla del proyecto de la empresa para revivir el mítico hotel San Rafael, de Punta del Este. "Uruguay es muy pro inversión", destaca.

Cipriani:

Elegancia y tradición parecen ser parte del ADN de Cipriani. La firma comenzó su camino en 1931 en Venecia con la apertura de "Harry´s Bar" en un pequeño callejón frente al Gran Canal, donde en 1948 nació el emblemático trago Bellini. Hoy, con Giuseppe Cipriani -nieto del mítico fundador- y sus hijos Maggio e Ignazio al frente de la marca, Cipriani opera hoteles de lujo, residencias, restaurantes y clubes privados. 

El empresario italiano adelanta que se viene un año movido, en el que pasará sus días entre Estados Unidos, los Países Árabes y Punta del Este, uno de sus lugares predilectos, donde trabaja en la reconstrucción del histórico Hotel San Rafael, que incluirá nuevos edificios, casino, teatro, spa, centro de convenciones y mirador.

- ¿Qué lo atrae de Punta del Este?

Siempre es difícil saber qué es lo que te atrapa en un lugar. Me gusta todo de Punta del Este: la simplicidad, la gente. Me siento protegido ahí, es un lugar mágico para mí. Tiene ese campo, con su vegetación particular, que llega hasta el mar, y que no se encuentra en muchos lugares del mundo. El hotel además está en el mejor lugar que tiene Punta del Este, la Playa Brava, que es fantástica.

- ¿Cómo surgió el proyecto de San Rafael?

Cuando vimos que estaba San Rafael a la venta y que se podía hacer un proyecto inmobiliario de gran tamaño nos llamó la atención enseguida, así que ahí empezamos. La altura que nos dieron en esta obra y la posibilidad de hacer 120.000 metros de edificaciones fue clave. La intendencia de Maldonado tenía la intención de recuperar San Rafael. Desde el principio estuvo claro que necesitaban que San Rafael fuera como antes. En realidad, mejor, por la originalidad del proyecto, lo que vamos a reconstruir. Después llegó la idea de ponerle estas dos torres que salen una atrás y otra al lado, y es como si terminaran de completar una pintura, como si fuera un cuadro.

- Este es un hotel con mucha historia. ¿Encuentra desafíos a la hora de conjugar tradición y modernidad?

Creo que conjugar tradición y novedad es algo que estamos haciendo siempre en Cipriani. San Rafael no estaba al nivel de las exigencias de los clientes de hoy, había que remodelarlo. Hay que renovarse siempre sin perder los puntos fundamentales que son la atención al cliente, el servicio, la simplicidad y la calidad. El tamaño de los cuartos, la calidad a la cual estamos acostumbrados ahora en los hoteles 5 estrellas son totalmente distintos de lo que eran antes. San Rafael va a conservar su estilo, más moderno, pero con su espíritu. El secreto es mejorar la construcción y brindar más servicio.

- ¿Cómo eligió al equipo para este emprendimiento?

Estamos trabajando con los mejores arquitectos que hay en el mundo y la mejor empresa constructora para hacer esto. Con Rafael Viñoly nos conocemos desde hace muchos años, nos encontramos por primera vez en el año 1987 en Nueva York. El arquitecto Michelle Bönam, que es el que se va a ocupar de la parte interior del hotel es un arquitecto con el cual trabajamos en los últimos 10 años, hizo muchísimos de los restaurantes que tenemos en el mundo: Miami, Abu Dabi, Las Vegas, Londres. Con él estamos bastante acostumbrados a trabajar y trabajamos muy bien juntos. Y con los arquitectos que van a diseñar el spa y casino también nos conocemos hace muchos años.

- ¿Cómo fue la reacción de la gente ante este proyecto?

Cuando hay novedades siempre pasa algo. Hay gente que le gusta y hay otros que no. Creo que al final cuando terminemos la obra van a ser muchos más los que están contentos que los que no. Las mejores gratificaciones que tuvimos son un apoyo muy grande desde las autoridades, empezando por la intendencia hasta el gobierno nacional. No es fácil encontrar tanto apoyo en un país. Yo trabajo mucho en países muy distintos del mundo y lo que hemos encontrado en Uruguay es muy particular, muy pro inversión. Creo que es un proyecto buenísimo que le va a dar otra fisionomía a Punta del Este y va a atraer gente distinta.

- ¿Cuál cree que es el principal diferencial que aporta este emprendimiento?

Lo más importante es que finalmente vamos a poner en Punta del Este un hotel de extrema calidad, que hoy no hay. Esto va a ser un hotel de lujo. El spa creo que va a ser el mejor de América Latina. El casino ayuda a que la temporada sea mucho más larga, y da la posibilidad de brindar servicio durante todo el año. Vamos a poner atención particular a cada detalle de servicios, desde el cuarto de hotel, el spa, la comida, el casino, todo. Además, queremos traer de nuevo a las mejores marcas de lujo que se fueron de Punta del Este. Tenemos un lugar asignado que me parece que es muy interesante para las marcas de lujo, entre el casino y el hotel.

- ¿Qué características tienen las torres?

Son todos departamentos con grandes vistas: a la Brava, a la Mansa, a la Barra, al sur. Creo que las vistas son las más impactantes de Punta del Este. No sólo por la altura, sino por cómo están puestos los edificios. Apuntamos a un público que entiende de calidad. Los materiales que estamos usando para la construcción no existen ahora en Punta del Este. Estamos trayendo mármoles y pisos italianos, materiales de una calidad que hoy no hay allí. Las griferías son de Alemania. Me gustan las cosas bien hechas. No me gustan las cosas hechas sin pensar.

- ¿Está pensando algún otro proyecto en América del Sur?

Por ahora en América del Sur estamos con este proyecto solamente, que es muy importante para nuestra compañía y le estamos poniendo 100% de nuestra atención. Hay otros proyectos en Estados Unidos, acabamos de abrir un hotel en Miami y estamos construyendo el primer proyecto de Club Privado en Nueva York que se llama Casa Cipriani, una mezcla de hotel y restaurante en el downtown de Nueva York. Esto se va a abrir a fin de año. En este momento estamos trabajando mucho en Uruguay, en los países árabes y en Nueva York. Esos son los focos que tengo ahora, y este año va a ser un año de muchos viajes. Estoy viajando semanalmente entre Uruguay, los países árabes y Nueva York.

- Usted tiene una carrera como piloto también, un mundo distinto a este ¿Qué le aporta esta experiencia a su carrera como desarrollador?

La experiencia de piloto de carrera de coches es algo que me encanta y me da mucha tranquilidad. Las carreras me enseñan que no se puede ganar siempre, que se necesita mucho trabajo para salir primero y nadie te regala nada. Uno aprende que es muy difícil y que hay que ponerle mucho esfuerzo y mucha atención a todo lo que se hace.

-¿Cuáles son las claves para el éxito de un hotel?

El servicio es el centro de todo. Esto se está perdiendo mucho, la importancia de las personas. Hay que ser auténtico. Se pueden cometer errores, pero es importante que siempre sea hecho con pasión, con sentimiento y bien.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo