El Cronista Comercial

Camioneros protesta contra Femsa

Brasil le aprobó a Natura la adquisición de su competidor Avon

El conflicto por los despidos en Coca-Cola Femsa despertó una protesta del Sindicato de Camioneros, que teme que los despidos se trasladen a la planta que la compañía tiene en Tapiales, donde todos sus empleados están encuadrados en ese gremio. El viernes pasado la empresa acordó con el Sindicato Único de Trabajadores de la Industria de Aguas Gaseosas y Afines (Sutiaga) que se despediría a 32 empleados de la planta embotelladora del barrio porteño de Pompeya, en vez de los cerca de 75 que tenía previsto en un primer momento.

El gremio liderado por Pablo Moyano convocó a una concentración en la planta de Carrillo y General Paz para manifestarse “en contra de los despidos masivos” en la principal embotelladora del país. Los organizadores prometen una concentración masiva frente a las puertas de la planta situada en Ramón Carrillo y General Paz, a metros del puente de la Noria. “Mas de 10.000 trabajadores camioneros dirán basta al ajuste y no cederán los derechos laborales como otros gremios”, indicaron mediante un comunicado de prensa.

El miércoles de la semana pasada, Coca-Cola Femsa había solicitado a la Secretaría de Trabajo iniciar un procedimiento preventivo de crisis (PPC) para la planta de Nueva Pompeya, donde trabajan 600 personas y se embotellan las gaseosas de la línea. En total, en la Argentina, la compañía –un joint venture regional conformado por The Coca-Cola Company y el gigante industrial de bebidas mexicano Femsa– emplea a más de 3000 personas y tiene ingresos por cerca de $ 10.000 millones.

En el escrito presentado a la cartera laboral, la empresa detallaba que la medida se había pedido a raíz de la “compleja situación” en que se encuentra, a raíz de la desaceleración del consumo. Por ello buscaba readecuar su estructura de trabajo al contexto actual.
El viernes, tras una reunión con las partes, la Secretaría de Trabajo decidió no abrir el PPC, porque las partes habían llegado a un acuerdo. Además, de reducir el número de despidos, Coca-Cola Femsa se comprometió a pagar el 100% de indemnización que les correspondía a los empleados.

Aunque desde Coca-Cola Femsa insistieron en que la medida solo afectaría a esa embotelladora y no la extenderían ni a Monte Grande ni a los cuatro centros de distribución, Camioneros encendió las alertas de inmediato y se declaró “en estado de alerta y movilización”.

“La empresa multimillonaria Coca Cola Femsa pide a las empresas que la distribuyen, de manera cobarde y desleal, presentar un estado preventivo de crisis falso. El sindicato de camioneros ya venia reclamando insistentemente en contra del trabajo informal en negro, lo que generaba la disminución de 650 puestos laborales para compañeros de nuestro gremio”, había manifestado Camioneros el día que estalló el conflicto.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo