CEO de Syngenta: "El campo siente que a veces no es valorado sino utilizado como caja registradora"

Antonio Aracre, adelantó que recibirá el jueves una visita oficial que espera encabece Alberto Fernández, donde anunciará una inversión de u$s 20 millones. Dijo que el cannabis abre un mercado legal que deberá abordarse y que "ser de derecha o izquierda no puede ser cuestionable"

En un año que califica como muy difícil para la Argentina que "bancó la pandemia en un proceso de crisis económica profunda", Antonio Aracre, CEO de Syngenta, asegura también que la compañía creció 30% en ventas y ganó un punto de participación de mercado. Adelantó que el jueves recibirá una visita oficial que espera encabece Alberto Fernández, y anunciará una inversión de u$s 20 millones como parte de un nuevo negocio con el que Syngenta actuará como trader.

¿Qué balance hace del año?

Fue un año muy difícil para el mundo y en particular para Argentina, que bancó toda la pandemia en un proceso de crisis económica profunda. Pero nuestro sector es bendecido porque frente a las condiciones más críticas siempre parece que puede resucitar. Las personas siempre comen, así que los alimentos parecen no estar tan expuestos. De hecho, la soja aumentó en estos ocho meses alrededor de 40%. Para un productor promedio de cultivos extensivos en la Argentina es un año interesante en recomposición de precios aun con una presión tributaria muy alta.

¿Cómo cierra el año para Syngenta entonces?

Muy bien. Nuestra participación de mercado creció un punto, mantenemos holgadamente el liderazgo en la industria y las ventas crecieron en el orden del 30% con una rentabilidad razonable. El último balance muestra ganancias aunque las operativas obviamente este año quedan diluidas por los altos costos financieros que hay que absorber cuando hay activos expuestos a la devaluación. Pero es un buen año: crecimos mucho, cumplimos 20 años y esta semana viene a nuestra plante una comitiva que esperamos que encabece el presidente donde anunciaremos un proyecto por el cual nos vamos a integrar en la cadena de valor y exportar directamente.

¿Cómo funcionará?

Los productores usan mucho el grano como moneda de pago. Las empresas le venden esos granos a un trader y en ese proceso se diluye mucha energía y dinero. Dado que ahora somos chinos (Chemchina compró la firma en 2017) y fuimos aceptados como proveedores oficiales por la compañía que compra todos los granos para los chinos en el mundo vamos a conectar a nuestros clientes con los compradores allá, directamente.

¿Se convierten en traders?

Nuestro propósito sigue siendo la tecnología y la investigación y desarrollo pero en el modelo de gestión cambia algo. Hacemos una integración vertical directa. Hay una inversión de u$s 20 millones en la planta. Nosotros ya movemos 2,5 millones de toneladas de granos por esos canjes que hacemos con nuestros clientes. Es una cifra similar a la que movía Vicentin.

¿Por qué no compraron Vicentin?

Nos hubiese gustado trabajar en un concepto de joint venture, para rescatar una compañía que tenía la fuerza de movilidad y de activos para trabajar. Pero cuando vimos que se había enrarecido tanto el clima, sobre todo desde lo político, vimos que el directorio no se quería desprender y era inviable trabajar con ellos. A pesar de que evaluamos que podía ser una alternativa para resolver nuestro nuevo proyecto pensamos en otra forma de hacerlo sin generar tanto revuelo.

¿Cómo es la relación entre el campo y el gobierno hoy?

La relación entre el campo y un gobierno peronista sufrió distintos momentos no espléndidos así que es una buena noticia que esta semana se convine una visita oficial con campo, industria y funcionarios muy importantes, no desde la queja y el reclamo -que también son validos y justificados- sino de las oportunidades es importante.

¿Cuál es el reclamo que no se puede obviar?

Hoy el uso de tecnología está muy cuestionada. La sociedad tiene sus reparos y el gobierno se siente en el medio de algunos sectores que son hostiles al campo mientras el campo se siente utilizado como caja registradora pero nunca valorado y apoyado por el resto de la comunidad. En eso hay que trabajar. No puede ser que los productores que a veces no son ni dueños de la tierra, queden en el medio de un tironeo que no se justifica cuando el 30% del PBI, el 60% de las exportaciones y el ingreso de divisas dependen del campo. Divisas necesarias en el medio de la crisis cambiaria en la que estamos. No puede ser que el único diálogo entre el gobierno y el campo sean las retenciones. No pueden llegar a un nivel que desincentiven la inversión. Pero hay muchas cosas tan importantes como esas que no se hablan.

¿Critica al Impuesto a la riqueza?

No creo que exista en los modelos capitalistas otras herramientas que los impuestos para gestionar la redistribución de la riqueza. Pero gravar el stock de capital, es fácil y poco eficiente. Las grandes fortunas tienen mecanismos sofisticados para eludir esos impuestos. Por eso para mí hay que trabajar en la reforma tributaria más amplia que discuta cuál es el tamaño del Estado que queremos.

¿Syngenta tiene en vista la industria del cannabis?

Todavía no evaluamos cuánto puede valer el mercado de producción de cannabis medicinal o en un futuro más amplio. No se si es todavía falta de un marco claro o es por tabú. Seguramente se generará un mercado legal que habrá que abordar.

Usted es un CEO que ya desterró tabúes al hablar de su vida personal ¿Tuvo repercusión en el management de la compañía?

Yo salí del closet hace ocho años. El efecto de mayor autenticidad tiene un tiempo y gastamos menos energía en inventar vidas que no tenemos. Veo la evolución que hay en las entrevistas laborales no solo en cuanto a la orientación sexual sino en discapacidades y en pensamientos. Ser de derecha o de izquierda no puede ser algo cuestionable.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios