El Cronista Comercial
VIERNES 19/07/2019

Buscan que gobernadores intervengan en la ‘grieta bodeguera’

Zuccardi y Fecovita, junto a Coviar, tienen el apoyo de San Juan y buscan sumar a Mendoza. Quieren un acuerdo con condiciones, por asimetrías con la UE. En frente están las mayores firmas de Bodegas de Argentina

Buscan que gobernadores intervengan en la ‘grieta bodeguera’

La incipiente firma de un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) abrió una grieta dentro del sector vitivinícola, reavivando antiguas rivalidades y resquemores.

Por un lado, están las mayores empresas de Bodegas de Argentina (BA); por el otro, Familia Zuccardi, Acovi (Asociación de Cooperativas Vitivinícolas), con Fecovita al frente, y la Corporación Vitivinícola (Coviar), que nuclea a toda cadena y cuentan, además, con el apoyo de San Juan. Quieren reunirse la semana próxima con el gobierno de Mendoza para que, junto a San Juan, intercedan ante el Gobierno nacional para alargar plazo al acuerdo y/o lograr compensaciones por las asimetrías con la UE.

El acuerdo prevé que los vinos argentinos ingresen a Europa con arancel 0%, frente al promedio de 4% actual; los europeos entrarían con 0%, frente al 20% que pagan hoy en la Argentina y el 27% en Brasil.

En Bodegas de Argentina abogan por firmar el acuerdo, sin restricciones. “Es fundamental; el futuro del vino argentino es la exportación. Somos el 5º productor, pero el que menos se internacionalizó. Nuestros competidores ya acceden a Europa sin arancel o negocian hacerlo. Exportamos sólo el 20% de la producción; tenemos que lograr un arancel cero lo antes posible, y la vitivinicultura debe seguir trasformándose parar lograr mayor competitividad, con apoyo del Estado. Esperamos que en 2020 se eliminen retenciones y que los reintegros vuelvan al menos al nivel que estaban”, dijo Juan Carlos Pina, gerente de BA.

En cambio, José Alberto Zuccardi (Familia Zuccardi, 3º exportadora); Eduardo Sancho (Fecovita y de Acovi), y Carlos Fiochetta, gerente de Coviar, se mostraron muy disconformes por la forma en la que se negoció, “a espaldas” de parte del sector; opinan además que, de firmarse sin condiciones, afectaría no sólo a las ventas a Brasil, por la mayor competencia, sino también al mercado local por el posible ingreso de vinos a 1 euro. Por eso, buscan el apoyo de Mendoza.

“El Observatorio analizó las asimetrías entre los bloques; la Argentina no recibe los subsidios millonarios que perciben Francia, España e Italia, los mayores productores de la UE. Sería ideal un acuerdo progresivo, con medidas para corregir esas asimetrías”, explicó Fiochetta.

Zuccardi fue más categórico. “Sólo consultaron a algunos dirigentes de Bodegas de Argentina, al resto nos dejaron al margen. Le planteamos a Marisa Bircher (secretaria de Comercio Exterior) que no puede firmarse sin un estudio sobre su posible impacto, porque no es un tema ideológico, sino comercial. Nos quieren rotular en que no estamos de acuerdo con el libre comercio; sí lo estamos, pero sin asimetrías. No es River vs. Boca, queremos libre comercio, pero sin destruir la vitivinicultura local. Si se quita el arancel sin compensar asimetrías, corremos el riesgo de que ingresen vinos baratos; en España se venden a 0,50 o 1 euro, por los subsidios. Francia, Italia y España reciben 300 millones de euros cada uno en subsidios”, destacó Zuccardi. “Se empezó a negociar antes de la salida del Reino Unido de la UE, y a ese país se destina más del 50% de las ventas; y les damos todo: nos bajan de 4% a 0% y a ellos, de 27% y 20% a 0%”, agregó.

Al respecto, Sancho destacó: “No fuimos consultados; y una apertura debe ser inteligente, porque hay fuertes asimetrías; pagamos para poder exportar, a ellos les dan subsidios para hacerlo. Deben haber reglas claras, ver pros y contras. El Gobierno de San Juan está preocupado y nos apoya”, destacó Sancho.

Al ser consultado, Alberto Arizu, presidente de Wines of Argentina (ente de promoción en el exterior), y de Luigi Bosca, comentó: “Para equipararnos con competidores, necesitamos ingresar sin arancel. Si quieren ver luego cómo implementarlo, se ve; hablar de impactos antes de firmar es hacer futurología. Me sorprende la discusión en esta instancia”.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo