El Cronista Comercial

Bares y restaurantes prevén multiplicar mesas en las veredas por eliminación de canon

Luego de que la Legislatura quitó el pago por poner mesas y sillas en la vía pública, vaticinan que aumentará el pedido de permisos. Solo una mesa con dos sillas costaba unos $ 2500 por mes.

Bares y restaurantes prevén multiplicar mesas en las veredas por eliminación de  canon

Bares y restaurantes empezarán a ahorrar un costo que hasta ahora tenían que asumir si querían utilizar espacio en las veredas porteñas. Es que la semana pasada la Legislatura eliminó el canon que debían pagar y que suponía hasta $10.000 por semestre por tener solo una mesa con dos sillas en el frente de su local.

“Para nosotros era un costo extra no menor. En las principales zonas de la ciudad se abonaba cerca de $2400 por metro cuadrado de vereda utilizado y una mesa con dos sillas ocupa cerca de 4 metros cuadrados. Y había que pagar incluso para los meses de invierno, cuando casi no se usa el espacio público”, señaló Ariel Amoroso, presidente de la  Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Cafés (Arhcc).

En un frente de 8,66 metros –la medida estándar en Buenos Aires– se pueden colocar hasta cuatro mesas y ocho sillas, lo que suma una ocupación de 16 metros cuadrados de vereda. Sin embargo, en las veredas más anchas se permite un número mayor. 

Con esta medida, la Ahrcc espera que se incremente el pedido permisos de utilización del espacio público, especialmente a partir de septiembre.

Los delivery salvan la crisis de las bicicleterías

Las repartidores pedaleando con mochilas y camperas de color amarillo, naranja o rojo se convirtieron en parte del paisaje de Buenos Aires, también abundan las famosas bicicletas anaranjadas con mejores resultados para unos que otros. Esto, sumado a la reducción en las tasas de interés para el Ahora 12, impulsó, en cierta manera, el negocio de las bicicleterías.

“Todos los empresarios que no estaban usando el espacio público porque el costo era muy elevado lo van a empezar a pedir. Al gobierno porteño le conviene que así sea, porque así la ciudad queda más hermosa”, vaticinó Amoroso.

Amoroso indicó que es difícil calcular cuánto pesaba el pago del canon en las finanzas de bares y restaurantes. Sin embargo, destacó que en los locales más pequeños se trataba de un costo no menor.

“Si un restaurante tiene mucho espacio y muchas mesas adentro, el pequeño número que pueda tener afuera no va a afectarla de manera sustancial. Pero en el caso de los más chicos, la diferencia puede ser importante”, agregó.

Para el gobierno porteño, la recaudación por este canon era marginal. Se estima que en 2018 ingresaron por este concepto $6 millones, en una ciudad con un presupuesto que supera los $357.000 millones.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo