El Cronista Comercial
SÁBADO 20/07/2019

Argentina podría ser uno de los primeros cinco exportadores de carne en 2019

Según un informe de CREA, los envíos al exterior desde el país podrían crecer 16%. China y los Estados Unidos serán clave. 

Según CREA, que presentó sus proyecciones para 2019, la Argentina podría ser uno de los cinco primeros países exportadores de carne a nivel mundial, dado que se espera una faena similar a la 2018, un buen año climático y exportaciones crecientes. Aunque, no obstante, se indicó en el informe, “se espera que el rodeo nacional deje de crecer y una reducción en la oferta para el consumo interno, con una recuperación de precios en términos reales”.

A pesar de que, dijeron desde la institución, se visualiza un estancamiento global de carne, las exportaciones argentinas podrían crecer 16%, al ubicarse en las 600.000 toneladas. “El incremento estaría explicado en gran medida por ventas hacia el mercado chino, que podría concentrar hasta un 60% del volumen exportado. A su vez, la apertura del mercado estadounidense también define una tendencia y genera grandes expectativas”, citó el comunicado.

A pesar de que las 20.000 toneladas que se envían a los Estados Unidos, que solo representa el 3% del volumen exportado total, el impacto de esas operaciones será grande, indicó CREA, “por ser el país del norte un referente mundial en términos de estatus sanitario, lo que podría facilitar las negociaciones para el ingreso a otros países con carne de alto valor”.

 

Lo que ocurra con el maíz tendrá relación lo que ocurre con la carne. “A raíz del buen contexto climático y de la mayor superficie cultivada se estima un incremento del 33% en la producción local de maíz respecto al año anterior. Esta mayor oferta promovería la baja del precio del grano forrajero por excelencia”, se explicó.

En cuanto a la composición del rodeo nacional, se espera que el próximo año la faena se mantenga niveles similares a los de 2018, de aproximadamente 3,05 millones de toneladas equivalente a res con hueso. “Este nivel se considera elevado; en términos relativos es un 6% superior al de 2017. Como consecuencia, se espera que el stock de vacas decrezca un 0,9%, lo que no implica ingresar en una fase de liquidación, sino que es producto de la tendencia creciente de participación de hembras en la faena que comenzó en septiembre de 2015”, se informó.

La oferta de carne para el mercado interno podría llegar a rondar los 53,6 kilos por habitante. “Este valor es reducido y representa un mínimo histórico, aunque se sostiene un consumo de 117 kilos por habitante y por año de carnes totales, que incluyen al pollo y al cerdo, lo que nos ubica entre los primeros consumidores mundiales de carne”.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo