El Cronista Comercial

A días de la Vendimia, la grieta bodeguera no da tregua 

Bodegas de Argentina y el Centro de Viñateros de Este reclaman un cambio en la conducción de la Coviar. Del otro lado, denuncian que son difamaciones. Acusaciones cruzadas de una pelea que se verá con creces el sábado próximo, cuando se realicen los tradicionales festejos en Mendoza

A días de la Vendimia, la grieta bodeguera no da tregua 

A una semana de un nuevo festejo de la Vendimia, la grieta en el sector vitivinícola está más viva que nunca. La división, que cobró notoriedad públicamente en junio, cuando se negociaba el acuerdo con la UE, quedará aún más evidente durante los festejos que todos los años reúne a la industria vitivinícola en Mendoza. 

El próximo sábado, asumirán las nuevas autoridades de la Corporación Vitivinícola (Coviar), la entidad mixta creada en 2004 para instrumentar el Plan Estratégico 2020 (PEVI 2020), que nuclea a toda la cadena del sector a nivel nacional, y a los gobiernos provinciales y al nacional, a través del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA)

Pero, al tradicional desayuno de la Coviar, donde José Alberto Zuccardi asumirá como su presidente, tras el voto de las entidades que la integran, no asistirá prácticamente ninguno de los referentes de Bodegas de Argentina. Esta cámara, que nuclea a la mayoría de las bodegas, cuestiona, junto al Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, la legitimidad de las acciones de la Coviar y los destinos en la asignación de los recursos.

Bodegas de Argentina dejó ya hace unos meses de participar en las reuniones de la entidad y reclama un cambio en quienes la conducen. De hecho, hace una semana, lanzó un comunicado para objetar la elección de Zuccardi al frente de la Coviar, reclamando “cambios en la conducción” y destacando que no participará de sus reuniones. Por ley, Bodegas de Argentina integra la entidad y no puede dejarla. 

Del otro lado, desde la Coviar, aseguran que los cuestionamientos de Bodegas son infundados; que las puertas están abiertas para que la cámara participe y que la cuestión de fondo de subyace es que “unas pocas grandes bodegas quieren concentrar todo el poder de la vitivinicultura, mientras que en la Coviar tienen representación todos los actores, sin mayor peso de uno sobre otro”.

Desde la Coviar, aseguran que los cuestionamientos de Bodegas son infundados; que las puertas están abiertas para que la cámara participe y que la cuestión de fondo de subyace es que “unas pocas grandes bodegas quieren concentrar todo el poder de la vitivinicultura, mientras que en la Coviar tienen representación todos los actores, sin mayor peso de uno sobre otro”.

La asunción de las nuevas autoridades de la Coviar, el sábado 7, por la mañana, con presencia de funcionarios provinciales y nacionales, no contará con la asistencia de las principales empresas que integran Bodegas de Argentina. Además, al mediodía, esta cámara organiza su tradicional almuerzo, que años atrás se realizaba en la Bodega Los Toneles y, este año, será en Trapiche, al que no asistirán representantes de Coviar, pero sí, aseguran, funcionarios provinciales.  

Desde Bodegas de Argentina, la entidad que comenzó públicamente en junio a cuestionar a la Coviar, junto a otra entidad de menor representación, pero con mayor fuerza desde septiembre, destacaron que buscan un cambio interno en la entidad, donde cada asociación o cámara tiene un voto.

“Por ley no podemos irnos, pero decidimos no participar. Como ya lo estamos haciendo, hasta que no logremos que se modifique la ley. El presupuesto no está bien asignado y no tenemos participación en esas decisiones. Es algo histórico. Se maneja según el criterio de algunas personas. Por ejemplo, hicieron una publicidad para el mercado interno sin dejar participar a los gerentes de Marketing de varias bodegas que habíamos convocado”, explicó Patricia Ortiz, presidenta de Bodegas de Argentina y dueña de Bodegas Tapiz, en diálogo con El Cronista

Desde Coviar, Zuccardi, su nuevo presidente electo que asume el sábado y dueño de Familia Zuccardi, destacó a este diario que, “en realidad, lo que se discute son dos modelos diferentes de vitivinicultura. Hay una nueva conducción en Bodegas de Argentina que representa a las grandes bodegas, con sede en Buenos Aires. A diferencia de las bebidas industriales, concentradas en pocas manos, la vitivinicultura tiene una gran diversidad acá y en el mundo y el consumidor busca identidad en el vino. Ellos quieren aplicar un modelo de representación diferente que no contempla esa diversidad. Coviar articula lo público y privado, las distintas regiones y modelos de empresas. Llevar adelante un plan en esta diversidad es más complejo que juntarse cuatro empresas y tomar decisiones, pero permite logros”, argumentó. 

“El problema es que las acusaciones están basadas en mentiras; cuando se miente es muy difícil ponerse de acuerdo, se parte de datos no veraces. Hasta junio de 2019, Bressia, que era el presidente de Bodegas y vice de Coviar, respaldó toda la accion de la Coviar y todos los cheques fueron firmados por (Juan Carlos) Pina (gerente de la cámara), que era el tesorero. No pueden decir que no acompañaban el presupuesto”, dijo Zuccardi. 

La referencia es a Walter Bressia, anterior presidente de Bodegas de Argentina.

Al respecto, Ortíz replicó que “dicen que los cheques los firmaba Bodegas, que es lo que corresponde con el presupuesto aprobado, pero yo no acepté firmar el nuevo presupuesto porque no tenía su apertura. La industria está en crisis, no hay dinero para promoción y se gasta en cosas en que no hay que gastar. No participamos en el programa para el mercado interno, que no tiene éxito. Las ventas cayeron, la publicidad no impactó, aunque hayan ganado un Martín Fierro”, destacó la actual presidenta de Bodegas de Argentina. 

Ortiz fue más allá y subrayó: “El plan estratégico de la Coviar fracasó. Quieren comenzar con un nuevo plan estratégico a 2030 cuando fracasó el que era a 2020; queremos una revisión independiente y crítica del PEVI 2020, para después poder hacer otro plan. Como la Coviar se creó por el Congreso, el diputado nacional (Alejandro) Bermejo (de Mendoza) impulsa un proyecto de ley para crear una mesa que evalúe el PEVI. Queremos que el Congreso intervenga, ya que no se cumplió casi ninguno de los objetivos del plan. No se puede culpar a la macroeconomía de eso, cuando vivimos en un país con vaivenes y los planes sirven para intentar regularizarlos”, explicó Ortíz. 

Sin embargo, Zuccardi comentó que Bermejo ya les confirmó que, por el momento, no presentará ese proyecto de ley y agregó, sobre el PEVI 2030, que “recién se están haciendo los primeros talleres, con una metodología del INTA. Ellos dicen que no van a participar, pero las puertas están abiertas”, destacó. “El PEVI no fracasó, la Argentina logró posicionarse en el mundo, pero los problemas en la macroeconomía argentina claramente no ayudaron”, agregó Zuccardi. 

Quienes integran la Coviar y participan activamente son: la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), la Asociación de Viñateros de Mendoza; la Cámara Vitivinícola de San Juan, La Cámara de Productores Vitícolas de San Juan, la Federación de Cámaras Vitícolas de la República Argentina, la Unión Vitivinícola Argentina (UVA) y el Consorcio de Productores y Bodegas de Catamarca.

Del otro lado, en tanto, reclama un cambio en la Coviar Bodegas de Argentina junto al Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, de Mendoza. 

Los enfrentamientos se dan, además, en un contexto de crisis del consumo, en el que los despachos de las bodegas para la venta de vinos, según datos oficiales del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) cerraron 2019 con un alza de 5,1%, tras vivir en 2018 el peor año de su historia. La cosecha, se estima, será más baja que en 2019, algo que en el sector estiman  que puede servir para equilibrar el sobrestock, ya que se estiman existencias de ocho meses, cuando lo ideal son cuatro.

Shopping