El Cronista Comercial

A casi medio siglo del Apolo 11, los chinos llegaron al lado oscuro de la Luna

La nave Chang’e-4, del gigante asiático, fue el primer artefacto humano que se posó en la cara oculta del satélite natural de la tierra. La sonda fue lanzada el 8 de diciembre y entró en la órbita lunar cuatro días después. En julio, se cumplirán 50 años de la misión estadounidense que llegó a su superficie

Fondo de inversión invertirá hasta u$s 30 millones en 10 start-ups argentinas

En los primeros días del año, ya aconteció un hecho histórico: ayer, la nave china Chang’e-4 fue el primer artefacto humano que se posó en la cara oculta de la Luna. El objetivo de la misión es realizar tareas de observación astronómica y detección de composición mineral y estructura de la superficie poco profunda. A su vez, la intención fue estudiar el medio ambiente de esta parte del satélite natural terrestre, a la que, hasta ahora, jamás se había llegado.

Al llegar, la nave, bautizada con el nombre mitológico de una diosa que habita en la Luna, desplegó los paneles solares y las antenas, y tomó sus primeras fotografías. También, echó a rodar un vehículo explorador que tiene programados distintos experimentos. Además, está previsto que cultive verduras y flores en un recipiente hermético, como parte de una serie de investigaciones diseñadas por 28 universidades de China.

La sonda fue lanzada el 8 de diciembre desde la provincia suroccidental de Sichuan y entró en la órbita lunar cuatro días después. Todos los alunizajes precedentes tuvieron lugar en la cara visible de la Luna, la más cercana a la Tierra, que está siempre orientada hacia el planeta.

La cara oculta de la Luna también recibe el nombre de lado oscuro. De todas formas, la denominación es inapropiada porque la luz solar baña toda la superficie del satélite. Esta parte es montañosa y accidentada, salpicada de cráteres, mientras que la faz visible dispone de numerosas superficies planas para posarse. China llevaba años preparando esta operación, especialmente difícil desde el punto de vista tecnológico.

Los expertos chinos eligieron el cráter de Von Karman, en la cuenca de Aitken del polo sur, como el lugar de llegada de la sonda lunar. El área disponible para el aterrizaje es sólo una octava parte de la designada para la Chang’e-3, la misión china de 2013, que había aterrizado en Sinus Iridum, en la parte visible del satélite.

Según explicó el jefe de diseño del programa de exploración lunar de China, Wu Weiren, a diferencia de la curva parabólica de la trayectoria de descenso de la Chang’e-3, la Chang’e-4 realizó un aterrizaje casi vertical. “Esto fue un gran reto por el escaso tiempo, alta dificultad y riesgos”, agregó el diseñador. En esta oportunidad, se optó por este modo de descenso para evitar la influencia de las montañas sobre la trayectoria de vuelo. Después del cálculo, la sonda halló el sitio más seguro y continuó con su descenso. Cuando estaba a 2 metros de la superficie, el motor se apagó y la nave aterrizó con cuatro patas amortiguando el impacto.

Este es el acontecimiento más destacado de un renacimiento de la exploración lunar, que se está ejecutando en las seis agencias espaciales de todo el mundo (China, Europa, la India, Japón, los Estados Unidos y Rusia). De este modo, el gigante asiático quedó un paso adelante en la carrera espacial. A través de su cuenta de Twitter, el director de la NASA, Jim Bridenstine, felicitó a China por su exitoso aterrizaje en la lado oculto. “Es la primera vez para la humanidad y un logro impresionante”, enfatizó.

Hace ya casi 50 años que tuvieron lugar las misiones Apollo. La nave que se envió al espacio el 16 de julio de 1969, llegó a la superficie de la Luna el 20 de julio de ese mismo año. Al día siguiente, logró que dos astronautas (Neil Armstrong y Edwin Aldrin) caminaran sobre la superficie lunar.

El 13 de diciembre, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) de Argentina recibió la visita de la delegación china presidida por el Consejero Superior de la China Launch and Tracking Control General (CLTC), Sr. Huang Quisheng. Los delegados visitantes expresaron el agradecimiento por el apoyo brindado a la estación CLTC-CONAE-Neuquén, fruto de la colaboración entre esa institución china y la CONAE. La Estación se encuentra operando para seguimiento, comando y adquisición de datos de la Misión Chang’e- 4. En el marco de la visita, se analizaron los avances del proyecto de la estación CLTC-CONAE-Neuquén, en operación desde el mes de abril de 2018, y los futuros pasos para ampliar la cooperación entre ambas instituciones.

Comentarios1
Paul Preti
Paul Preti 04/01/2019 03:22:57

por favor dar informaci�n correcta, la luna no tiene un lado oscuro, es el lado opuesto a la tierra, siempre no da la misma cara

Recomendado para tí


Seguí leyendo