Efecto coronavirus

Cerraron 500 jardines maternales y peligra la continuidad de otros 100

Con una morosidad que supera el 60% y una ayuda estatal que les resulta insuficiente, se multiplica el número de los establecimientos destinados al cuidado de niños de entre 45 días y 3 años que no volverán a abrir

A un año del comienzo de la cuarentena, los establecimientos educativos siguen pagando las consecuencias de la pandemia. Pero la situación es todavía más crítica en el caso de los jardines maternales, el nivel más comprometido.

Pese a que recibieron la autorización para retomar la presencialidad, a la par del inicio del ciclo lectivo 2021, solo unos pocos reabrieron. Aunque no existen datos oficiales, en el sector calculan que en 2020 cerraron de forma definitiva alrededor de 500 en todo el país y peligra la continuidad de otros 100. Temen que una nueva cuarentena estricta derive en un cierre masivo.

Apenas arrancó la cuarentena, muchos padres dieron de baja a sus hijos de los kindergarten. Las familias que atraviesan una situación económica delicada prescindieron de inscribir a los niños, de entre 45 días hasta tres años, ya que no es un nivel de enseñanza obligatorio. 

Cae el atractivo de la Argentina en el ranking de países para trabajar

Otras, que pueden costear el pago de una cuota, consideran que no tiene sentido hacerlo. Cabe aclarar que no es lo mismo el caso de un niño pequeño y el de un alumno de primaria o secundaria, que puede perder la escolaridad.

En el peor momento del aislamiento, la recaudación cayó hasta un 90%. Hoy, se encuentra aproximadamente un 60% abajo. A la alta morosidad se suma una ayuda estatal que el sector considera que resulta "insuficiente" y "llegó tarde".

En un principio, los maternales quedaron exentos del Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP). Ante el reclamo que originó reiteradas movilizaciones, el Gobierno los incorporó al sistema. El ATP estuvo vigente hasta diciembre y actualmente rige el Repro. 

La recaudación de los maternales cayó hasta un 90%

La prioridad es abonar los salarios de los docentes, pero se les hace difícil solventar otros costos asociados a la infraestructura que ocupan, como el alquiler y los servicios, gastos que en la cuarentena no se suspendieron.

"La carga laboral es muy fuerte y el nivel de endeudamiento se está sintiendo ahora porque la AFIP les está enviando intimaciones a las empresas que no pagaron las cargas sociales correspondientes. Las próximas semanas serán clave", anticipa María Teresa Rosendo, presidenta de la Asociación Coherencia, entidad que forma parte de la Junta Coordinadora de Asociaciones de la Enseñanza Privada de la República Argentina (Coordiep).

Los maternales solo cuentan con una habilitación municipal para su funcionamiento. Al no tener relación directa con el Ministerio de Educación ni estar bajo órbita estatal, muchas instituciones reportaron problemas para acceder a los subsidios, con trabas burocráticas y retrasos en la aprobación de los protocolos.

"En Buenos Aires, la mayoría logró obtener el ATP y el Repro. En algunos distritos, otros consiguieron ayudas municipales, pero la situación es dispar, según la provincia", describe Rosendo.

En la Ciudad de Buenos Aires, cerraron institutos reconocidos

En los barrios porteños, cerraron institutos reconocidos con décadas de trayectoria y cientos de alumnos, como Jardín La Casa Del Bosque, en Caballito, y La Pata Cata, en San Nicolás. Como ellos, Asociación Coherencia estima que otros 45 bajaron sus persianas.

Salta es otro de los distritos más afectados. Apenas quedaron en pie 40 de los 150 que existían en la ciudad antes de la llegada del coronavirus. Según un relevamiento de la Junta Nacional de Educación Privado (Junep), le siguen Córdoba (32), Santa Fe (16), Entre Ríos (8), Mendoza (7) y Río Negro (5) entre las provincias más afectadas.

"Nos dio mucho trabajo volver a la presencialidad. Estamos preparados para seguir adelante con las medidas sanitarias, pero tenemos miedo de volver para atrás. La demanda está muy planchada porque los padres están expectantes, a ver si ocurre lo mismo que el año pasado", admite Rosendo.

Desde el punto de vista educativo, el escenario se agrava si se tiene en cuenta que, la oferta estatal es baja. Si el cierre de establecimientos privados avanza, ¿el sistema público está en condiciones de resistir la migración? 

El nivel inicial es el más privatizado del sistema educativo. Uno de cada tres niños concurre a una guardería o jardín privado.

En la Argentina, el nivel inicial es el más privatizado del sistema educativo. Uno de cada tres niños concurre a una guardería o jardín privado, según datos del Observatorio Argentinos por la Educación. A medida que aumenta la edad, crece el volumen de la matrícula estatal.

De acuerdo al Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec), mientras que el 70% de las escuelas privadas cuentan con salas para niños de tres años, en el caso de las de gestión estatal la cifra baja al 47%.

En el nivel inferior, la diferencia es incluso mayor: el 35% de las entidades privadas ofrece alguna sala para alumnos de entre 45 días y dos años, mientras que solo el 10% de las públicas tienen espacios para alojarlos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios