Plan de salvataje

Todo listo para que Nación y Mendoza sean accionistas de Impsa

Los asambleístas de la empresa aprobaron la ampliación de capital por u$s 20 millones, para que ambos gobiernos suscriban esos títulos

La asamblea general de accionistas de Impsa aprobó la ampliación de capital por el equivalente a u$s 20 millones y, en consecuencia, la oferta de esos nuevos títulos para que sean suscriptos por parte del Estado Nacional y de la Provincia de Mendoza. De esta forma, la compañía, que supo ser el buque insignia del grupo Pescarmona, dará sus últimos pasos hacia su salvataje.

Según resolvió la asamblea celebrada este martes, los accionistas -es decir, los ex acreedores de Pescarmona- aprobaron, por unanimidad, el aumento de capital de hasta $ 1817,2 millones, es decir, el equivalente a u$s 20 millones, al tipo de cambio comprador divisa publicado por el Banco Nación el lunes 15.

Las acciones a emitir serán de una nueva clase (C), "a fin de posibilitar la oferta de las mismas para su suscripción total por el Gobierno Nacional y/o por el Gobierno de la Provincia de Mendoza, a través de los organismos que los mismos designen", según se lee en la nota informativa enviada por Impsa a la Comisión Nacional de Valores (CNV).

"En consecuencia, la sociedad remitirá en los próximos días al Ministerio de Desarrollo Productivo y al Gobierno de la Provincia de Mendoza sendas 'Ofertas de Suscripción de Acciones'", añadió.

"Este aumento de capital constituye el tercer hito previsto en el 'Plan de Recomposición de la Estructura de Capital' lanzado el año pasado por Impsa, luego de cumplidas exitosamente las primeras dos etapas del mismo: la aprobación del Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE) por los acreedores de la sociedad, obtenida en noviembre de 2020; y el ingreso de Impsa, en diciembre de 2020, como beneficiaria del programa PAEERP, de asistencia a empresas estratégicas que exportan alta tecnología", agregó.

El APE, todavía, espera homologación judicial, aclaró la empresa.

El plan de reestructuruación, agregó, prevé un cuarto hito, a implementarse de 18 a 24 meses después de la capitalización: la cotización y listado de las acciones Impsa, para que los actuales beneficiarios de los fideicomisos de acciones de la sociedad -principalmente, el Banco Nación- puedan vender esas tenencias en el mercado.

"La capitalizacióin prevista le permitirá a Impsa recomponser su capital de trabajo y, de esta forma, consolidar su operación en la Argentina y volver a competir en los mercados que la sociedad lideró por décadas, exportando el 85% de sus productos a Asia, Europa, África y las Américas", explicó la empresa en su documento regulatorio.

"Además, esta esperada recomposicióin de la estructura de capital permitirá preservar años de inversión en tecnología y sostener las operaciones de un referente internacional en materia de energía para la exportación de productos industriales de alto valor agregado", añadió.

"A nivel local, además, Impsa es fuente de ingresos para la Argentina, genera empleo de altísima calificación, ahorra divisas y colabora con el entramado Pyme, trabajando día a día con más de 100 empresas de menor envergadura y produciendo en el territorio nacional todos sus productos", finalizó.

Impsa nació en 1907, cuando Enrique Epaminondas Pescarmona, un turinés que había llegado a Mendoza un año antes, fundó los Talleres Metalúrgicos Pescarmona. Un siglo después, Impsa tenía 3000 empleados y era sinónimo de grandes proyectos de infraestructura, como referente, además, en la fabricación de turbinas. Su nieto, Enrique Menotti Pescarmona, lideró gran parte de ese crecimiento, que incluyó su expansión internacional. 

Pero, en 2014, el gigante cayó y lo hizo fuerte: entró en default, arrastrado por un pasivo de más de u$s 1000 millones. Uno de los principales lastres fue la deuda que contrajo para la frustrada adquisición de la estadounidense GE Hydro. Sus principales acreedores eran el Banco Nación, el BICE, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Export Development Canada (la agencia de inversiones de ese país), la Corporación Andina de Fomento y sus tenedores de obligaciones negociables.

En 2018, la empresa celebró un APE. Desde entonces, la tenencia accionaria de Impsa está en manos de dos fideicomisos. Uno, con el 65% de las acciones, que tiene como beneficiarios a los acreedores de la compañía. El otro, con el 35% cuyos beneficiaron son empresas de la familia Pescarmona. Como parte del acuerdo, el Banco Nación es quien nombra al presidente del directorio.

También hubo cambio de CEO. El actual, Juan Carlos Fernández, fue designado por el nuevo board. 

El año pasado, empezó a tomar forma la idea de una ampliación de capital, para que Nación y Mendoza avanzaran con el salvataje.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios