El Cronista Comercial

Ajuste mata cuarentena: Arcor ganó $ 1129,3 millones en el primer semestre

La compañía de la familia Pagani atravesó un fuerte proceso de reestructuración en 2019

Ajuste mata cuarentena: Arcor ganó $ 1129,3 millones en el primer semestre

La alimentaria cordobesa Grupo Arcor tuvo una ganancia de $ 1129,3 millones en la primera mitad de un año, atravesada por la cuarentena. En el período, la compañía tuvo ventas por $ 72.102 millones. Así el resultado de los seis meses representó el 1,6% de las ventas consolidadas.

En el segundo trimestre, la holding de la familia Pagani obtuvo un saldo positivo de $ 624,7 millones. El número representa una importante recuperación frente a la pérdida de $ 144 millones registrada en el ejercicio anual cerrado el 31 de diciembre de 2019.

"La performance alcanzada refleja una mejora en relación al mismo período del año anterior, gracias a diferentes acciones llevadas a cabo durante el 2019, cuando el grupo aplicó fuertes políticas de contención de costos fijos y un estricto control de los niveles de stock, logrando capturar eficiencias operativas desde inicios del 2020, con un adecuado manejo del capital de trabajo", explicó la empresa mediante un comunicado. 

El año pasado, Arcor realizó un fuerte ajuste que incluyó el cierre de su planta en la ciudad de San Martín, en Mendoza, y mudó la producción a Villa Mercedes, San Luis. Además, la empresa se vio obligada a paralizar producción por acumulación de stock en varias de sus fábricas.

Mirá también

La petrolera de Galuccio consolida su recuperación

La petrolera anunció sus resultados al 30 de septiembre. Su producción de petróleo creció 12% y sus costos operativos mejoraron un 19%. Todavía sigue con resultado neto en rojo, pese a que mejoró su situación financiera. Anticipó que, en diciembre, espera poner en producción pozos de su quinto pad en Vaca Muerta

En el período, la compañía comandada por Luis Pagani había realizado un aporte de capital de $ 1800 millones en su controlada La Campagnola, para saldar sus pasivos. Tras esta medida, Arcor terminó por absorber a la fabricante de conservas de frutas y pescados. El objetivo final era alcanzar una mayor eficiencia y mejor utilización de los recursos, se explicó en ese momento.

La compañía agregó que continúa aplicando políticas tendientes a mantener niveles adecuados de liquidez, con el objetivo de asegurar el cumplimiento de sus obligaciones y financiamiento de las operaciones. En marzo pasado, el grupo cordobés consiguió colocar $ 2600 millones en obligaciones negociables. La cifra era cinco veces superior a la que buscaba y se utilizó para refinanciar deudas y capital de trabajo.

Las operaciones de Arcor en la Argentina, que incluyen las exportaciones a terceros, representaron el 73,3% de las ventas consolidadas. El 26,7% restante corresponde a las sociedades del exterior

"Es relevante mencionar que el escenario para el desarrollo de los negocios del grupo cambió en virtud de la situación epidemiológica relacionada al brote del Covid-19, viéndose afectados los volúmenes de ventas de algunos de sus negocios, principalmente en el exterior", agregó la empresa.

En marzo, Arcor había decidido inyectar $ 140 millones para que más de 10.000 kioscos pudieran reabrir tras la primera fase de la cuarentena, y así paliar la crisis en uno de sus principales canales de distribución. 

"Como empresa de alimentos de consumo masivo y de insumos para la industria, Grupo Arcor tiene un rol esencial para la sociedad y sus plantas se encuentran operando bajo estrictos protocolos de actuación y dando cumplimiento a las normativas, disposiciones y recomendaciones dispuestas por las distintas autoridades de salud pública y demás organismos competentes", señala el comunicado.

Sin embargo, la compañía no estuvo exenta de problemas a raíz de la pandemia. En junio, la holding tuvo que cerrar durante tres días la planta que posee su controlada Bagley en Salto, provincia de Buenos Aires, tras un caso positivo de Covid-19.

Shopping