Uruguay flexibilizado

Uruguay espera más argentinos: precios y regateos para la segunda quincena

En Punta del Este, muchos de los departamentos estuvieron vacíos y la temporada fue "paupérrima" hasta ahora. Qué se espera en la segunda de enero, donde se esperan más argentinos

"Muy paupérrima". El presidente de la Cámara Inmobiliaria de Punta del Este y Maldonado, Javier Sena, utilizó esas dos palabras para definir la temporada estival 2021. Con las fronteras cerradas, los edificios del balneario han tenido una ocupación del 30% entre semana y de un 40% los fines de semana de la primera quincena de enero, que está llegando a su fin. Pero ¿qué expectativas hay para la segunda?

El panorama tampoco es alentador: está "comprometida" y la ocupación de los alquileres bajaron entre un 20% y un 25% principalmente en los apartamentos, dijo Sena a El Observador. En casas, las caídas de las reservas fueron entre de 10% y un 15%. En general, los precios no tienen grandes cambios en comparación a los primeros días del mes y bajan entre un 5% y 10%.

Los precios para alquilar un apartamento con todos los servicios de un dormitorio se puede encontrar entre US$ 1.200 y US$ 1.800 por quincena. En el caso de las casas, las diferencias de valores son mayores porque varían de las características que tienen, como si tiene piscina o no.

La mayoría de quienes ocupan los edificios, precisó Sena, son los propietarios, lo que genera que los edificios con más uruguayos lleguen a tener una ocupación de entre un 50% y 60%, pero son los menos.

Los operadores inmobiliarios tienen "consultas" para febrero que generan expectativa, pero en en este mes los precios bajan un 20% respecto a enero.

En Piriápolis la temporada es "floja", según dijo la presidenta de la Asociación de Promotores Turísticos (Aprotur), Rocío Mulero, a El Observador. En los hoteles, los complejos turísticos y las cabañas la reservas los fines de semana estuvieron 74%, pero entre semana la ocupación baja a un 40%. En el rubro de las inmobiliarias, las reservas estuvieron en un 60%, comentó.

"Se veía mucho gente y playas llenas. Pero la ocupación era baja", describió Mulero. Sin embargo, la operadora turística cree que las reservas no dependen solo del precio sino de la cantidad de casos de coronavirus que hay y de la "inseguridad" que genera el covid-19.

En general, en la segunda quincena los precios en Piriápolis no tienen grandes cambios, aunque Mulero opinó que los hoteles tendrán que bajar las tarifas. Las cifras suelen descender en diciembre.

En José Ignacio, a 30 kilómetros de Punta del Este, los primeros días de enero fueron críticos y los alquileres están a un 30% y 40% en comparación al año anterior, dijo a El Observador el propietario de la inmobiliaria Location Nelson Blanco.

Este balneario top del este uruguayo tiene el precio más caro por metro cuadrado de Sudamérica, dijo el operador inmobiliario. El público en José Ignacio es mayoritariamente europeo y argentino y, si bien también llegan algunos uruguayos de clase alta, no alcanzan para cubrir la cantidad de turistas que llegaban en otras temporadas, apuntó.

"Nosotros hablamos con los propietarios de que para acceder a ese público tenés que bajar el precio. Y algunos acceden y otros no, o bajan un poco. Después hay gente que prefiere tener la casa cerrada a alquilarla a un valor mucho más bajo de lo que está acostumbrado", comentó.

El operador inmobiliario señaló que el precio mínimo para alquilar una casa José Ignacio está en US$ 500 por día.

Las revelaciones de Rocha

La primera semana del año la ocupación en Rocha estuvo entre un 60% y un 70% dentro de los aforos permitidos, según un relevamiento que realizó la Corporación Rochense de Turismo, informó a El Observador la presidenta de la gremial, Delvair Amarilla.

Los precios de la temporada de Rocha fueron menores a los del verano anterior y no se esperan grandes cambios para la segunda quincena, en la que el público por lo general desciende. "A veces no valle que bajen los precios porque estamos viendo día a día qué pasa con la pandemia", aseguró Amarilla.

"Nos preocupa cómo mantener un ritmo más estacional y (que) no trabajes solo dos días en la semana", afirmó.

A mediados del 2020, la corporación, junto a la Dirección de Turismo del departamento, lanzaron la campaña Conecta con la Naturaleza, que promociona distintas "experiencias" en el departamento. En el sitio se promociona un hotel en La Paloma a US$ 130 (unos $ 5.500) por noche para dos personas, y hoteles en el Chuy: uno a $ 2.120 para dos personas por noche y $ 1.380 por persona. En Punta del Diablo, el hotel Terrazas de la Viuda vale US$ 50 por persona (unos US$ 2.250) y en Aguas Dulces el valor baja a $ 1.300.

Los balnearios que más presencia tuvieron en los primeros días del año fueron La Paloma, Punta del Diablo y Cabo Polonio. Hacia el este, los números bajan. Hacia la zona del Chuy, precisó la empresaria, las ocupaciones fueron más bajas y en la Barra estuvieron en el entorno del 20% y el 30%. Hubo destinos en los que apenas llegaron al 10%, aunque es probable que la extensión de la aduana los beneficie.

Hay algunos balnearios que, según entiende Amarilla, tuvieron mejores niveles de ocupaciones a raíz de la pandemia. Aguas Dulces y La Esmeralda, por ejemplo, son dos destinos relacionados con la tranquilidad y que tuvieron más visitantes, afirmó la presidenta.

Canelones, sin apocalipsis

A diferencia de otros puntos turísticos como Punta del Este y Colonia, en Canelones el 80% del público es uruguayo, por lo que el golpe de la crisis de la pandemia no fue tan grande. "Lo que pensábamos, se está dando", dijo a El Observador el director de Turismo de Canelones, Horacio Yanez.

El jerarca explicó que en la comuna tomaron la decisión de medir la temporada en función de la actividad económica y comercial y no en los porcentajes de los alojamientos, porque muestra resultados "mentirosos" ya que hay varios hoteles cerrados. La temporada es "buena" salvo para el rubro de la hotelería y los organizadores de eventos.

Yanez comentó que para la segunda quincena van a bajar los precios, aunque no hay "mediciones formales" porque los alquileres se realizan con los propietarios directamente. Una de las particularidades que tiene la temporada es las reservas no se dan con tanta anticipación: "La gente va y regatea en el momento", contó el jerarca municipal.

La Intendencia de Canelones está "preocupada" por lo sucede con los jóvenes durante la temporada, un grupo en el que las autoridades ponen el foco para el control de la pandemia. Por esto, Yanez opinó que se deben generar "propuestas alternativas" para la juventud y trabajar en conjunto con los organizadores de eventos y proponer actividades en espacios abiertos.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios