Con franquicias

Trabajaban en un supermercado, los echaron y crearon su propia cadena saludable: ya tienen 19 locales

Los fundadores de Eneldo se quedaron sin trabajo y montaron una red de tiendas orientadas a productos sanos, para vegetarianos, sin Tacc, veganos y naturales, con las lecciones que aprendieron en el mundo del retail.

Se conocieron trabajando en el supermercadismo, los echaron y, en vez de tirarse para atrás, montaron un negocio donde trasladaron todo su conocimiento del mundo retail a una nueva categoría. 

Mariano Díaz, Gastón Juri y Andrés Rexach son los fundadores de Eneldo, una cadena de supermercados naturales que se abre paso en un segmento en auge.

Juri y Rexach compartían escritorio en Walmart. Una noche en un bar se reencontraron con Díaz (que ya estaba fuera de la compañía) y les contó su idea de negocios: una dietética con centro de yoga que finalmente no prosperó. 

Rexach, Díaz y Juri junto a su mostrador de especias y semillas, insignia de los locales. Fotos: Pato Pérez.

Al tiempo los dos también se quedaron sin trabajo y fueron a distintas entrevistas en otras empresas, pero sin que ninguna les convenciera mucho. "Incluso en una empresa me dijeron que por regla no se podía tomar mate", recuerda Rexach sobre la experiencia que cada vez lo frustraba más hasta que recordó el proyecto de la dietética

"El rubro me gustaba y veía que gastaba lo que no gastaba en ningún lugar, pero faltaba una propuesta integral con surtido", explica. Levantó el teléfono y reunió al equipo para arrancar juntos el camino emprendedor en 2017.

Así, pusieron un primer local en Caballito, con la premisa de luego replicar el modelo, que fuera autoservicio y que pudiera ser manejado por terceros. "Tuvimos un montón de errores y un montón de aciertos y cuando estuvimos maduros, salimos con el segundo", rememoran quienes hoy tienen un total de 19 locales (tres de ellos en obra y seis propios). 

El crecimiento al principio fue más orgánico, hasta que al tercer año comenzaron a franquiciar y pusieron el pie en el acelerador.

Por supuesto, su pasado en el supermercadismo ayudó, sobre todo en lo que fue la parte de negociación con proveedores y de acuerdos comerciales, lo que terminó decantando en que, cuando alcanzaron un volumen de venta suficiente, montaron una distribuidora en Boedo para abastecer los locales y venta mayorista.

"Muchas veces pasa con las franquicias que cumplen un tiempo, ya el franquiciado conoce el negocio y ¿por qué va a seguir pagando un royalty? Cuando armamos el modelo pensamos algo que sirviera a largo plazo. Al principio prácticamente no le cobramos nada hasta que el negocio camina. Entonces la distribuidora nace como un servicio a la franquicia: le vendemos más barato y lo que paga a nosotros por royalty se lo ahorra de comprarle a un distribuidor", explica Juri y mencionan que tienen franquiciados todavía buscando locales. 

"Somos flexibles también en el sentido de que no tenemos la vaca atada, porque en la Argentina es imposible saber, y si vienen con propuestas, probamos", agrega Díaz.

Montar un local requiere una inversión de entre US$ 35.000 y 50.000. Fotos: Pato Pérez para Apertura.

En los locales hay amplia variedad de productos: orgánicos, frutas secas, refrigerados y congelados, sin TACC, gourmet, veganos, infusiones y hasta toda una categoría de cosmética natural. Su insignia, igualmente, es su mostrador de especias y semillas.

"Es un rubro muy dinámico en donde tenés que tener siempre la novedad, estar muy atento. Está creciendo un montón y hay muchísima competencia, por eso tenés que tener una propuesta superadora: tenemos más surtido, mejor precio, otra imagen y somos honestos con el cliente", resume Rexach, y agrega: "Cuando ponemos un local lo hacemos a todo trapo, pensando que tiene que ser la opción superadora en el barrio". Hoy la inversión inicial para abrir un local va de US$ 35.000 hasta US$ 50.000.

Pensaron su modelo teniendo muy presente al nuevo consumidor que busca opciones más saludables y está cada vez más informado. Que llega a la tienda con mucho conocimiento sobre los productos y hasta recibió una recomendación de un influencer. 

Por eso, aseguran, dejaron a un lado la venta asistida, lo que también les da margen para bajar los costos. "Por eso necesitamos al menos 50 m2 de piso de venta para hacer de eso una experiencia de compra, donde la persona tenga un recorrido", mencionan.

En cifras
  • Fundación: 2017
  • Inversión inicial por local: US$ 35.000 hasta US$ 50.000
  • Facturación último mes: $ 36,5 millones
  • Facturación 2022 (p): $ 580 millones

Hasta ahora se financiaron con capital propio y créditos. "Nuestro lema siempre fue crecer o perecer, porque en este rubro es así", explican quienes tienen como objetivo fortalecer su presencia en el interior. 

La versión original de esta nota se publicó en el número 334 de revista Apertura.

Tags relacionados

Comentarios

  • MM

    Mónica Molfesi

    Hace 15 días

    ¿Sumaron sus 3 indemnizaciones por despido para arrancar su emprendimiento?
    Si las indemnizaciones

    0
    0
    Responder