Expansión

Rabieta for export: duplicó exportaciones a China y apunta a más mercados

Fundada por ex ejecutivos de Quilmes, CCU y Guiness, enviará seis containers de cuatro variedades al gigante asiático, donde empezó a vender el año pasado, y llegará a más ciudades. Qué otros países tiene en la mira.

La cerveza artesanal Rabieta extendió su acuerdo de exportación a China, donde empezó a vender el año pasado. En 2020, envió tres containers al gigante asiático.

La distribución comenzó en septiembre en Shanghái y Hong Kong, y, ahora, se amplía con seis containers y nuevas ciudades. La marca comercializará más de 250.000 botellas de sus variedades Golden, Red Honey, Red Irish y Red Ipa, y sumará los distritos de Henan y Cantón.

En los últimos meses, Rabieta desarrolló un nuevo envase exclusivo para la venta en ese país, que se realiza a través de un distribuidor con llegada a espacios gastronómicos. 

Alfajores biotecnológicos: qué nuevos productos llegarán tras la alianza de Havanna con Bioceres

Desarrolló un packaging especial de 355 centímetros cúbicos en ese idioma. En la Argentina, en cambio, vende sus cervezas envasadas en los formatos de botella de 710 cc. y lata de 450 cc.

"Esta aventura de llevar nuestra cerveza a todos los rincones del mundo se consolida en China y se extiende a nuevos destinos", aseguró Miguel De Achával, uno de los fundadores de Rabieta.

La empresa, que forma parte del grupo Dagma, prevé llegar antes de fin de año a Uruguay, Perú, los Estados Unidos y España. En 2020, ya planificaba llegar a estos países, pero la pandemia retrasó el plan.

El envase que se enviará a China

Es que el consumo de cerveza artesanal en la Argentina aún es bajo: representa el 3% del mercado total. En cambio, en los Estados Unidos, donde la industria está desarrollada desde hace 20 años, escala al 17%. "El boom de consumo de crafts que vive la Argentina proviene, en gran medida, de los Estados Unidos, país pionero en este segmento", cuenta De Achával.

"Para nosotros, haber crecido en 2020 y cumplir con nuevos objetivos en este contexto vale doble", considera De Achával.

La compañía se creó hace cuatro años, de la mano de ex ejecutivos de Quilmes, CCU y Guiness. Comenzó con una producción de 12.000 litros por mes en su brewhouse, ubicado en la ex confitería La París, en el Hipódromo de Palermo. 

Hoy, cuenta, además, con una cervecería en la localidad bonaerense de Pilar, en un predio frente a la Asociación Argentina de Polo, con capacidad para producir más de 200.000 litros por mes de 11 estilos diferentes

Además, desde 2019, abastece a las principales cadenas de supermercados, almacenes y autoservicios de barrio. Llega a todas las provincias del país, en más de 2000 puntos de venta. El año pasado, vendió 20.000 hectolitros vendidos en la Argentina. Este año, prevé alcanzar los 50.000.

El brewhouse de Palermo

"Nuestra oferta es premium. Al ser artesanal y de alta calidad, cuesta más fabricarla. Pero nuestro proyecto es a largo plazo. El consumidor valora el producto y está dispuesto a pagar un poco más por él. Así y todo, la cuarentena nos obligó a redoblar esfuerzos", concluye De Achával.

El socio fundador dio origen a Rabieta junto a Tomás Fellner, ex director de Trade Marketing en Quilmes; Rubén Diciero, maestro cervecero y ex gerente Industrial en Quilmes; Gustavo Schickendantz, ex vicepresidente de Marketing e Innovación en Heineken para el continente americano; Guido Muhr, ex gerente de Planta en Cervecería Boliviana Nacional; y Sebastián Mackinnon, ex managing director en Diageo Guiness para América latina.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios