Venture capital

Fondo cordobés busca emprendedores en la región: llegó a Perú y Colombia y apunta a México

Alaya Capital abrió oficinas con socios locales. También analiza aterrizar en Miami. El objetivo es invertir en proyectos locales y facilitar la expansión de sus 'start-ups' actuales en esos países. La firma invertirá u$s 16 millones en Perú y un monto similar en Colombia

El fondo de origen cordobés Alaya Capital acaba de abrir oficinas en Perú y Colombia, donde sumó socios locales con experiencia en el ecosistema emprendedor. 

La empresa apunta a impulsar start-ups de esos países y, al mismo tiempo, facilitar el ingreso a esos mercados de los 35 emprendimientos de la región en las que ya lleva invertidos más de u$s 20 millones.

Además, busca el socio adecuado para desembarcar de igual modo en México y evalúa también abrir una filial en Miami.

Desde 2016, Alaya Capital -nacida en 2011 en Córdoba- ya tenía presencia en Chile, también con oficina y socio local.

Para esta expansión regional, la empresa lanzó este año su tercer fondo, por u$s 80 millones.

"Apuntamos a expandirnos en países de habla hispana de la región. México, la Argentina y Chile siempre lideraron el ecosistema emprendedor. Colombia y Perú se vienen acercando, con emprendedores de calidad", explicó Luis Bermejo, fundador y managing partner de Alaya Capital. 

"Ya veníamos invirtiendo a nivel regional. De las 35 start-ups en las que invertimos, un tercio son argentinas; otro tanto, de Chile; y el resto, de Perú, Colombia y México. Ya invertimos en dos start-ups en cada uno de esos tres países", agregó Bermejo.  

"El éxito de Rappi en Colombia impulsó mucho a otras start-ups de ese país. Perú está aún un poco más atrás que Colombia en la generación de emprendimientos de alto impacto. Pero creemos que será el próximo mercado en desarrollarse. El objetivo es invertir en los mejores emprendimientos y, además, que escalen en el resto de la región. Al abrir una filial, con un socio de experiencia local en el ecosistema emprendedor, apuntamos a ambas vías: impulsar start-ups locales de ese país pero, también, facilitar a las demás su llegada a ese mercado. Es decir, buscamos proyectos de origen peruano o colombiano, pero también ayudar a que los argentinos crezcan en esos países. Hasta ahora lo hacíamos sin presencia física local", explicó Bermejo.

En los primeros dos fondos de Alaya Capital -el primero, cuando fue creado y el segundo, cuando llegó a Chile, en 2016-, las inversiones promedio eran de u$s 300.000 a u$s 500.000 por empresa.

"En este tercer fondo, de u$s 80 millones, con estrategia regional, estimamos una inversión de u$s 2 millones promedio por empresaVamos a invertir el 20% de ese tercer fondo a Perú y otro 20% a Colombia en los primeros cinco años, es decir, u$s 16 millones en cada uno. Lo lanzamos a principios de año y estamos terminando el fundraising para empezar a invertirlo", precisó Bermejo.

En Perú, Alaya estará a cargo de Luis Narro, ex director ejecutivo de Asociación de Capital Semilla y Emprendedor en Perú (Pecap), quien además ingresó como venture partner e inversionista. "Alaya tiene a Perú como país prioritario, donde prevé invertir u$s 16 millones en los próximos cinco años, tanto en start-ups peruanas como en las que abran operaciones en Perú", destacó Narro.

En tanto, en Colombia, lidera la filial Carlos Castañeda Olaya, con una larga experiencia en el sector, al frente de Wayra -la incubadora de emprendimientos del grupo Telefónica- y de la consultora Accenture en ese país. 

Pandemia y aceleración de startups

Bermejo comentó, además, que "la pandemia aceleró mucho las transformación digital de las empresas en toda la región; muchas se vieron obligadas a digitalizarse. En B2B, el e-commerce y la logística crecieron mucho, también las Fintech destinadas a pymes. En B2C, la pandemia cambió la forma en la compra de alimentos, pero también en educación y salud, que tuvieron que moverse al mundo digital para poder llegar al cliente. Incluso, para comprar un auto o un inmueble, que antes se resolvía en forma presencial, física. El ejemplo de la mexicana Kavak, que ya vale más de u$s 8000 millones. Tenemos una compañía de alquiler de propiedades que, en un año, se multiplicó por 20", explicó Bermejo.

Alaya cuenta con start-ups que han logrado un crecimiento importante, sobre todo, en el último año, como Betterfly, Houm y Moova, entre otras.

La sede de la empresa continúa estando en Córdoba pero también tiene oficinas en Buenos Aires; desde 2016, en Chile y, desde este año, en Colombia y Perú. 

"Esperamos dar con el socio estratégico adecuado en México, para tener una filial del mismo modo que en Perú y Colombia, y evaluamos abrir otra en Miami", anticipó.

"Tenemos muy buenas expectativas en este tercer fondo. La industria de venture capital maduró mucho y hay capitales de gran magnitud fluyendo a la región", destacó Bermejo.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios