Superalimentos

Eran vecinos de oficina y charlando se les ocurrió una idea ganadora: ya facturan $ 5 M por mes

Mizu es un emprendimiento que usa datos para formular productos nutricionales. En lo que va del año acumularon un crecimiento en usuarios del 340 %.

Juan Lago y Federico Weill eran vecinos de oficina en un edificio de coworking. Llevaban dos años de charlas e intercambio de ideas vidrio de por medio, cada uno dedicado a su propio negocio. Weill trabajaba en la industria del software y Lago en logística y trading Internacional.

Al poco tiempo se sumó Candelaria Nottebohm, amiga de Lago, a sumarse al proyecto para aportar su conocimiento en el mundo digital. Era el año 2019 y los tres emprendedores se plantearon la posibilidad de iniciar un proyecto vinculado a la alimentación saludable basada en ciencia y tecnología teniendo en mente las tendencias en nutrición personalizada, hábitos de consumo, necesidades nutricionales de los consumidores y enfocadas en la sustentabilidad.

Eso dio como resultado Mizu Nutrición, que hace alimentos altamente nutritivos y fáciles de preparar e incorporar a la rutina. "Tras varias reuniones y sesiones de brainstorming decidimos comenzar a formular alimentos inteligentes en polvo basados en superalimentos de origen natural. Surgió de esta forma el primer producto que lanzamos al mercado en julio del 2020 con la línea de Nutricosmética y su Colágeno Hidrolizado Mizu y la línea de Salud y Bienestar con Sopas, Tés y Jugos. Ambas líneas contienen vitaminas, minerales, antioxidantes, fibra y extractos naturales", explica Lago sobre el proyecto que requirió una inversión inicial de los socios de $ 30 millones.

Tienen una cartera de más de 12 productos.

Los emprendedores formulan todos sus alimentos inteligentes empleando algoritmos de datos que les permiten encontrar los ingredientes funcionales de origen natural más adecuados y científicamente probados para cada uno de sus productos. 

Tienen un portfolio de más de 12 productos entre los que se incluyen sopas, tés funcionales, jugos y limonadas con que aportan distintos beneficios y están enfocadas en bienestar, deportes y belleza. Todos son de industria nacional, y los elaboran en una planta de un socio estratégico con extractos naturales importados de Europa, Asia y Estados Unidos, frutos y hongos liofilizados orgánicos de la Patagonia.

Nacidos en pandemia

El proyecto se puso en marcha en plena pandemia, por lo que los emprendedores sumaron una dificultad extra a la ya difícil tarea de comenzar una empresa en Argentina. "Enfrentamos muchos desafíos que pusieron en jaque el proyecto. Los mayores estuvieron en la limitada disponibilidad de vitaminas, antioxidantes y otros ingredientes naturales claves originarios de la Patagonia, Europa y Estados Unidos que nos llevó a reformular varias veces", menciona Lago y agrega que "la falta de recursos claves como el sistema bancario, la logística nacional como aérea internacional, la limitada operación de las oficinas del INAL/ANMAT o de marcas y patentes también dificultaron las cosas".

Dado el confinamiento y la limitada circulación nacieron como una empresa nativa digital, basada en datos, lo que los fortaleció. "Ser una empresa digital nos permitió estar desde el primer momento en contacto con nuestros clientes y recibir feedback sobre nuestros productos. Es clave escucharlos tanto a la hora de lanzar nuevas líneas como en caso de tener que hacer alguna modificación en un producto existente. Esto nos permite ser súper ágiles a la hora de innovar ya que no tenemos intermediarios sino que tenemos canal directo con nuestros consumidores", mencionan.

Se convirtieron en una empresa ágil, cien por ciento digital que tiene una estrategia comercial mixta online (D2C) y offline (B2B) y están cien por ciento basados en datos y métricas. A través de su e-commerce entregan productos directo a los consumidores y a más de 70 de las principales cadenas de farmacias y dietéticas a nivel nacional, con empresas de logística que les permite entregar el 80 por ciento de los productos el mismo día.

"En lo que va del año acumulamos un crecimiento en usuarios del 340 por ciento: más de 5000 personas confían en nuestros productos con una tasa de satisfacción del cliente superior al 99.3 por ciento", menciona Nottebohm.

Lo que viene

Hoy están en proceso de levantar su primera ronda de inversión, con conversaciones con inversores ángeles y fondos corporativos de inversión para conseguir el capital para fortalecer su estructura local operativa y acelerar la certificación a normativas y certificaciones FSSC y FDA para comenzar una rápida expansión internacional a través de la exportación de productos y conocimiento.


EN CIFRAS
  • Inversión inicial: $ 30 millones
  • Facturación mensual: $ 5 millones (julio)
  • Facturación estimada 2021: +$ 65 millones
  • Cantidad de empleados: 10

Por otro lado, tienen un plan de crecimiento con una fuerte impronta tecnológica en el desarrollo y optimización del algoritmo de formulación personalizada de productos, en el que se irá integrando información fenotípica, genética y microbiomica de sus consumidores para brindar productos personalizados de acuerdo a sus necesidades metabólicas.

"Para alcanzar estos objetivos estamos buscando una primera ronda de inversión, en busca que estos potenciales acuerdos puedan aportarnos recursos económicos y ayudar al crecimiento comercial y de distribución local e internacional como así también desde el foco tecnológico", concluyen.


Tags relacionados

Compartí tus comentarios