Descuentos desde 10%

Creó una comunidad de "comida bajonera" y ahora lanzó una app para llenar las hamburgueserías: factura $ 60 millones

Tomás Calvagna fundó El Club del Bajón hace cinco años y a partir de su comunidad en Instagram creó múltiples negocios. El último es una app que funciona como guía gastronómica con promociones para los usuarios.

"Lo que hicieron Rappi y PedidosYa con el delivery, nosotros queremos hacerlo con el salir a comer", resume Tomás Calvagna. Hace cinco años creó El Club del Bajón, una comunidad gastronómica en Instagram que superó el millón de seguidores y se convirtió en una empresa con múltiples patas de negocio vinculadas con el mismo rubro. Ahora busca ocupar el espacio que dejó la salida del país de The Fork a través de Morfy, la app que acaba de lanzar con otros dos socios y con la que ya tiene planes de expansión regional.

A los 16 años Calvagna ya tenía ganas de emprender. Consiguió el contacto de Franco Silvetti, cofundador de Restorando - luego adquirida por The Fork -, y le comentó una idea que tenía. "Básicamente me mandó a estudiar y me recomendó que gane experiencia. Pero me dijo algo que no me olvido: ‘Empezá con algo fácil, que no te requiera mucha inversión'", recuerda el emprendedor. Mientras cursaba su primer año como estudiante de Marketing en la UADE, junto a dos amigos tomó el consejo de Silvetti. A él le gustaba la comida, así que creo una cuenta en Instagram en la cual recomendaba lugares y subía fotos de las opciones del menú.

Pero no se trataba de platos elaborados y distinguidos, sino que Calvagna apuntaba al food porn. Sándwiches exuberantes, cheddar fundido y excesivo y tamaños XXL. "Le vi mucho potencial de negocio a la cuenta y como mis amigos no estaban para tomárselo en serio a los dos años me la quedé", cuenta. La primera asociación con los comercios llegó a través de la creación de líneas propias en los locales. "Apuntaba a comida que llamara la atención y se pudiera hacer viral, como una hamburguesa quíntuple", señala el emprendedor de 23 años.

Luego llegó la pata de negocios que trajo el primer ingreso real al emprendimiento: la agencia de marketing. Empezó a manejar la estrategia de redes sociales de algunas cadenas y la plata que entraba de esos clientes la invertía para seguir haciendo crecer la cuenta de Instagram. A esto se le sumaron las promociones que ofrecían para los miembros de su comunidad. "Ahí empezamos a mover gente y pasamos de ser una cuenta que recomendaba lugares a ser un traccionador de demanda a comercios", asegura Calvagna.

Hoy defina a El Club del Bajón como una "empresa de publicidad gastronómica". En total emplea a 45 personas y el mix de ingresos se reparte entre la agencia de marketing (más de 25 clientes), la cuenta de Instagram como espacio publicitario para marcas, como Wendy's, KFC y McDonald's; y la línea dulce.

Esta última surgió en plena pandemia y se trata de una tienda online con productos de elaboración propia, la cual fundó con otros dos socios, María Ghio y Santiago Méndez. Ahí venden desde tortas y pan dulces hasta huevos de pascua. Todo, por supuesto, con exceso de dulce de leche y chocolate. La compañía cuenta con un centro de producción ubicado en Caballito donde también están las oficinas principales. Hoy el "holding" factura $ 60 millones por año.

La app para salir a comer

Morfy es el nuevo proyecto de la compañía y vio la luz en noviembre pasado tras casi dos años de trabajo. En 2019, Calvagna se asoció con su amigo de la infancia, el economista Juan Ignacio Caffa, para crear una app relacionada con el mundo gastronómico. La pandemia y algunos problemas en el desarrollo llevaron a que el plan quede en stand by hasta que encontraron al tercero socio, Matías Tebele, quien se puso al hombro la parte tecnológica.

Tomás Calvagna, Juan Ignacio Caffa y Matías Tebele, socios de Morfy.

La aplicación contará con una guía de comercios gastronómicos y varios descuentos desde 10% para salir a comer. "Notamos que The Fork y Restorando, en su momento, apuntaban más a restaurantes y nosotros teníamos más experiencia en cervecerías y hamburgueserías. Queríamos escalar nuestro negocio y llevarle gente a esos comercios", cuenta Calvagna, quien se desempeña como chief marketing officer de Morfy. En tanto, Caffa ocupa el puesto de CEO.

Por ahora el emprendimiento no genera ingresos, ya que se encuentra en plena migración de su modelo de negocios. "Al principio lo pensamos con la idea de cobrar una suscripción para los usuarios que quisieran tener acceso a descuentos mayores, pero ahora vamos a cambiarlo para cobrarles a los comercios", detallan. En su primera semana la app tuvo 21.000 descargas y generó 1700 cupones de descuento.

Si bien lleva poco más de una semana activa, sus fundadores ya piensan en la expansión regional de la marca. Incluso, aseguran, están cerca de cerrar su primera ronda de inversión con un fondo aunque, por el momento, prefieren no dar más pistas al respecto.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios