El Cronista Comercial
MARTES 16/07/2019

Una empresa argentina lanza las primeras sopas líquidas en botella

Las fabrica y comercializa una firma de San Pedro. En las próximas semanas, prevén  alcanzar una producción promedio de 10.000 litros mensuales, por lo que proyecta vender 20.0000 unidades al mes.

Una empresa argentina lanza las primeras sopas líquidas en botella

GreenSeed es una empresa familiar de venta de productos frutihortícolas localizada en San Pedro, provincia de Buenos Aires. Desde 2015, cultiva y comercializa distintas variedades de frutas y hortalizas, algunas de ellas de escasa producción en el país, así como también alimentos en conserva y hierbas aromáticas. 

"Nuestro valor agregado se basa en la diferenciación y el nivel de calidad de la oferta. Por ejemplo, producimos y vendemos espárragos blancos, que se suelen importar de Perú, ya que son pocos los productores locales que se dedican a ellos. También, ofrecemos sandías de cáscara negra sin semillas, kale, echalote, radicchio y coliflor graffiti, entre otros", explica Raúl Cheyllada, presidente de la compañía. "Nuestra aspiración es convertirnos en referentes de vanguardia en el sector", añade. 

En línea con su objetivo, hace unas semanas, GreenSeed lanzó al mercado un producto innovador, sin precedentes en el país: se trata de la primera línea de sopas líquidas en botella, listas para consumir. 

"Existe una amplia oferta de jugos y aguas saborizadas que vienen en este formato. No ocurre lo mismo en el caso de las sopas, algo que en Europa y los Estados Unidos es habitual. En América latina, tampoco hay antecedentes. Solo encontramos sobres deshidratados o caldos", describe el presidente del emprendimiento.

Las sopas son elaboradas con ingredientes naturales que realzan el sabor original de las hortalizas y las verduras, y no poseen conservantes. "La materia prima se cultiva en el mismo sitio donde se las prepara. Esto garantiza la calidad del producto final y permite conocer el proceso de elaboración desde su principio a fin. Cada ingrediente es cuidado y supervisado especialmente para su posterior uso, lo que convierte a las sopas en un producto premium", sostiene Cheyllada.

Es que, en su fabricación, intervienen insumos como leche de coco, lentejas ahumadas, quinoa y alga nori. Su presentación es en botella de vidrio de 500cc., equivalente a dos porciones y cuesta $ 120. Viene en ocho sabores: kale, calabaza, tomate, espárragos, remolacha, lentejas, zanahoria y arvejas.

Por su alto contenido nutricional (rica en vitaminas y minerales) es ideal para personas de todas las edades y puede consumirse hasta seis meses después del momento de su elaboración, aunque, una vez abierta, debe ingerirse dentro de los tres días siguientes. "Hay que mantener la refrigeración, por lo que no puede permanecer fuera de la heladera durante mucho tiempo. En este sentido, funciona como un lácteo", detalla el directivo de la empresa, que posee su planta productiva en dos campos (uno de 20 hectáreas y otro de 30 hectáreas).

Pese a que se lanzó al mercado recientemente, el producto ya estaba listo en junio de 2018. "Nos tomamos un margen de tiempo para garantizar su adecuada llegada a góndola y hacer los ajustes necesarios tras varias pruebas", afirma Cheyllada, y cuenta que el proyecto demandó un año y medio de trabajo y planificación: "Atravesó distintas etapas: de la idea pasamos a satisfacer las necesidades técnicas, luego vino la formación de los blends, le siguió el proceso industrial y la estrategia de comercialización junto con el armado de la imagen corporativa y diseño de la presentación, hasta terminar por gestionar las autorizaciones correspondientes".

"Fue difícil dar con el resultado final. Hubo muchas complejidades en el traspaso de la receta original (confeccionada por una chef) a la escala industrial. Nos costó adaptar los sabores al formato envasado", dice Cheyllada.

La empresa prevé que en las próximas semanas alcanzará una producción promedio de 10.000 litros mensuales, por lo que proyecta vender 20.0000 unidades al mes. "Tenemos un volumen de demanda creciente. Esperamos sumar más líneas productivas y trabajar en dos turnos para incrementar el ritmo, aunque nos iremos manejando en función del crecimiento alcanzado", adelanta el número uno de GreenSeed, que también apunta a exportar en el corto plazo. "Estamos negociando para ingresar a Chile, Colombia y México", señala.

Por el momento, las sopas se consiguen en puntos de venta de comida orgánica, dietéticas, casas naturistas y Qüell, la tienda minorista de Farmacity especializada en alimentación saludable. Las ventas se concentran en Capital Federal, pero con el correr de los días ganan terreno en el interior del país, como Santa Fe, Córdoba y Neuquén. "Además, estamos por cerrar un acuerdo con un retailer", aseguran desde la empresa, que ya provee a cadenas de supermercados, entre ellas, Jumbo y Coto.

Esta es tan solo la primera etapa del proyecto. GreenSeed lanzará otros verticales de negocio, como sopas dirigidas a niños y deportistas, y ediciones especiales para el verano.

Asimismo, en un futuro, quiere explorar otras oportunidades, como el desarrollo de una marca de cosmética natural y la fabricación y comercialización de un ingrediente anti-derretimiento de helado, que se utiliza en la industria heladera.

"Todo dependerá de las inversiones que podamos hacer. En un momento como este, no es tan fácil concretar las ideas que tenemos en mente", concluye el presidente de la firma.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo