El Cronista Comercial

Salas de escape: los juegos llegan a las empresas de la mano de estos dos emprendedores

Adrián Estoup y Alejandro Raggio fundaron Escape Buenos Aires. Ya facturan $ 2 millones

Salas de escape: los juegos llegan a las empresas de la mano de estos dos emprendedores

Adrián Estoup y Alejandro Raggio son los socios fundadores de esta empresa de salas de escape, una tendencia que pica fuerte en Europa y los Estados Unidos y que ofrece habitaciones temáticas en las que los participantes deben resolver una serie de pistas para poder huir airosos.

En pleno centro porteño, ofrecen tres salas ambientadas y pensadas desde cero con desafíos que van desde resolver un crimen en la Inglaterra victoriana hasta negociar la paz mundial en un país de la exUnión Soviética. El juego, de una hora de duración, tiene un precio que parte de los $ 350 por persona y pueden jugar entre dos y seis individuos. Los creadores, que antes trabajaban en la industria IT uno y como traductor de inglés otro, eran fanáticos de este tipo de juegos y decidieron crear uno que se centrara en dar una experiencia diferente.

¿Quién es el target?

Desde adolescentes que festejan su cumpleaños hasta familias o grupos de amigos que van de after office. También empresas que lo usan para team building. “Es una buena manera de identificar habilidades de equipo”, afirma Estoup, quien añade que pueden llevar el servicio a las propias oficinas de cada compañía e, incluso, arman actividades a medida para eventos corporativos. 

¿Cómo esperan crecer?

Este mes inauguran una nueva sala: el desafío será combatir un virus. Planean seguir creciendo con su servicio para empresas y abrir una segunda sucursal con más salas. 

En cifras

  • Fundación: 2018
  • Facturación: $ 2 millones
  • Inversión inicial: $ 800.000 (capital propio)
  • Cantidad de empleados: 2
  • www.escapebsas.com

(Publicado en la edición número 305 de la Revista Apertura; mayo de 2019)

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo