El Cronista Comercial

Las amigas que crearon un negocio de $ 11 millones con sus cajas de regalos

Delfina Detry y Belén Martínez Christensen vendieron más de 7000 cajas de regalos y facturaron $ 11 millones el año pasado.   

Las amigas que crearon un negocio de $ 11 millones con sus cajas de regalos

Delfina Detry y Belén Martínez Christensen crearon su emprendimiento casi por casualidad. El dúo tenía que hacer un regalo para uno de sus amigos, pero no daban con el obsequio ideal. Conociendo su fanatismo por el asado, compraron varios elementos como un cuchillo, una tabla de madera y un chimichurri y prepararon un kit parrillero que pusieron en una caja envuelta con un moño. Tan bien recibido fue que sus amigos empezaron a encargarles cajas para regalar. Sin saberlo, habían creado un negocio que en 2017 tomó forma con el nombre de Rabbit Giftbox. Hoy, la caja “Asado box” es su producto más vendido.

La idea era hacer regalos curados por el ojo de estas emprendedoras, envueltos en una caja premium. Despertar la sorpresa y volver a tener esa sensación que tiene un niño cuando desenvuelve un paquete es, explican, la fórmula del éxito de este proyecto que en 2019 facturó más de $ 11 millones.

Martínez Christensen se formó en publicidad en la Universidad Internacional de Florida (EE.UU.) y desarrolló su carrera en marketing, para firmas como Apple y Sony en Miami, y en agencias como Y&R. Al volver a la Argentina, se dedicó al diseño de vidrieras en marcas de ropa. Este perfil se complementa con el de Detry, diseñadora de indumentaria con vocación emprendedora que tuvo su tienda de ropa en San Isidro y se dedicó los últimos 10 años a la decoración y ambientación. Invirtieron US$ 30.000 de ahorros propios e Instagram se convirtió en su principal aliado para los primeros clientes. 

“Nos basamos en tres pilares: nuestra curaduría, porque elegimos objetos estéticamente lindos y personalizados, a medida; la calidad, con la que no negociamos, y tercero, el servicio. Nos ponemos el sombrero de cada persona o empresa para entender cómo habla y qué es lo comunica. Por eso cada regalo tiene un sentido”, explica Martínez Christensen.

 Belén Martínez Christensen y Delfina Detry. Foto: Pato Pérez.

Las verticales de negocio se dividen entre clientes privados, las empresas que las buscan para hacer regalos institucionales, y las organizadoras de eventos, para hacer regalos en casamientos o fiestas. Trabajan con más de 70 empresas que las convocan para armar regalos para sus clientes y empleados o para comunicar productos de sus marcas. También se abrieron nuevos verticales, como el del público adolescente, o el de eventos, que llegó luego de que Bárbara Diez las convocara para armar regalos de invitados en una boda. 

Adentro de las cajas vienen kits con objetos (tienen más de 50 opciones prearmadas) que van desde baberos, escarpines y peluches para un recién nacido, combos con tazas y tés en hebras, mascarillas y velas aromáticas para una sesión de relax, o vinos, cervezas o elementos de coctelería para los fanáticos. Las cajas vienen en diferentes tamaños y los precios rondan entre $ 1500 y $ 10.000.

En el caso de las empresas, pueden personalizarlas con los colores y logos de las firmas. “Podemos poner cualquier cosa en la caja. Incluso hicimos una con un anillo de brillantes que nos encargó un novio”, recuerda Detry. Otro fue, por ejemplo, conseguir que Marcelo Gallardo autografiara una camiseta de River. Con más de 7000 cajas vendidas en 2019, apuestan a seguir profesionalizándose y crecer en el equipo, aunque se animan a soñar con traspasar fronteras y abrir franquicias en el exterior. “Somos muy expeditivas. Nos llaman, resolvemos rápido y siempre les aseguramos que todo va a estar impecable”, resume Detry. 

En cifras

  • Fundación: 2017
  • Inversión inicial: US$ 30.000
  • Facturación 2019: $ 11 millones
  • www.therabbitboxes.com

La versión original de este artículo fue publicada en la edición 313 de Revista Apertura.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar