Fabricante argentino de cápsulas de café invertirá $ 300 M y quiere competir con Nespresso

Los desembolsos se ejecutarán en los próximos dos años. Kapselmaker, proveedor de Café Martínez y El Bohío, planea tener con marca propia el 10% de las ventas en cada mercado al que aterrice. Llegará a Milán en 2021 y, después, buscará ir a Nueva York

Hace cuatro años, Javier Boustani vio que había una posibilidad de meterse en el mercado de cápsulas de café compatibles con Nespresso, un nicho que, en ese momento, empezaba a tomar vuelo en la Argentina. Junto con su padre, Antonio, decidió desarrollar tecnología propia para trabajar desde el grano verde hasta la taza del consumidor. Con la mira puesta en 2020, trabajaron para crear Kapselmaker, un sistema propio que le permitiera competir con el gigante del segmento. La inauguración de la tienda llegó poco después de que se declarara la cuarentena y, en estos meses de quedarse en casa, a fuerza de publicidad en redes sociales, la marca creció y logró posicionarse.

"Hoy, estamos vendiendo aproximadamente el 10% de lo que vende Nespresso", asegura Boustani hijo, CEO de Kapselmaker. Aclara que llega a ese número entre las cápsulas que vende con su propia marca y las que elabora para terceros, como Café Martínez y El Bohío. Planea invertir $ 300 millones en los próximos dos años para expandir el proyecto.

De ese monto, $ 100 millones se ejecutarán en 2021. La empresa proyecta facturar u$s 2,5 millones en ese ejercicio. Un factor clave será la internacionalización: tras presentar el concepto y la tecnología en la feria Host Milano –principal evento del sector–, abrirá su segunda tienda en Milán, con una inversión de u$s 1,1 millón. Para ello, ya hay conversaciones con un posible socio local, que facilite el desembarco en Italia.

Originalmente, la intención de Boustani era llevar la marca a las principales ciudades de América latina. Sin embargo, la experiencia local los animó a aspirar a más. Por eso, después de Milán, el siguiente paso será instalarse en Nueva York.

"Queremos lograr el 10% del mercado que tiene el principal jugador del sector en cada lugar en el que tengamos presencia. Es una pelea de David contra Goliat, un desafío inmenso", reconoce.

 

Tiene envión. En su opinión, la pandemia les dio un impulso que no habrían conseguido en tan poco tiempo. Con la cuarentena , se incrementó de manera considerable el consumo de alimentos y bebidas en el hogar, entre ellos el de café. 

"Desde que empezamos el proyecto, tenemos un cartel que dice '2020', para tener siempre presente el objetivo. Al principio, la pandemia nos hizo replantear qué haríamos. Pero decidimos salir igual. Fue una buena idea, porque tuvimos un empujón que nos hizo crecer en ocho meses lo que esperábamos crecer en dos años", agrega.

En el local de Palermo, la compañía tiene a la vista las máquinas con las que elabora las cápsulas desde el tostado. La propuesta de la marca es tener amplio surtido, con variedades diferentes que se adapten al gusto local

La oferta incluye cafés de especialidad, blends y cafés saborizados naturales y orgánicos, con precios que oscilan entre $ 44 y $ 82 por cápsula. El tostado del grano se hace en el propio local, como una manera de garantizar la frescura del producto. 

Javier, Antuán y Antonio Boustani, las tres generaciones de la compañía

La venta se hace, principalmente, en el propio local y en su propia plataforma de comercio electrónico. Quienes están cerca de la tienda pueden comprar mediante las apps de delivery, con entrega en el momento. Además, tienen el sistema llamado Coffee Dealer, una suscripción de 100 cápsulas mensuales.

"Nosotros podemos garantizar que cualquier cápsula que se vende tiene menos de siete días desde el momento que el café fue tostado. Ese es uno de nuestros diferenciales con el que logramos que 5 de cada 10 clientes vuelvan a comprar", explica Boustani.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios