El Cronista Comercial
LUNES 21/01/2019
Dólar B.Nación
/
Merval
Riesgo País
672 / -2.61

El start-up que busca talento adonde otros ni siquiera miran

Ex empleado de Globant, Juan Umaran dirige Arbusta, tecnológica que emplea a jóvenes de barrios populares con dificultades para conseguir trabajó. Este año, facturará u$s 1,5 millón

Juan Umaran fue el empleado número uno de Globant, compañía que desarrolla software. Durante casi 15 años, Umaran hizo de todo: gerenció proyectos, armó equipos multidisciplinarios, participó de la compra de negocios, viajó por América latina, Estados Unidos, Europa y hasta estuvo en la India. “Fui creciendo con la empresa, entré a los 27 años y me fui a los 42”, relata el administrador de Empresas y MBA de la Universidad Di Tella.

Federico Seineldin, Paula Cardenau y Emiliano Fazio cofundaron, en 2012, Njambre, un espacio en que lograron combinar sus respectivas experiencias en tecnología, emprendedurismo social y responsabilidad social corporativa. A pesar de tener trayectorias consolidadas, a los tres los movía un objetivo común: demostrar que existía otra forma de hacer negocios y generar impacto.

Esa mirada se convirtió en lo que hoy es Arbusta: una compañía que brinda servicios tecnológicos de aseguramiento de calidad de experiencias digitales y cerrará 2018 con una facturación de u$s 1,5 millón, gracias al trabajo de 330 empleados de los cuales, 300 son jóvenes de barrios populares. La firma trabaja sobre tres áreas: software, a través de testing de apps y webs; datos, a partir de la clasificación, moderación y publicación de contenidos digitales; e interacciones. Opera en tres sedes –Buenos Aires, Rosario y Medellín, Colombia– y se encuentra en proceso de expansión con la apertura de Montevideo, Uruguay.

Fue en Globant que Umaran conoció a Seineldin. “Necesitaban a alguien 100 por ciento enfocado en la gestión y ahí nació la necesidad de un CEO. Me consultó por alguien hasta que llegó un día y me dijo ‘¿No querés ser vos?’”, cuenta Umaran, para quien la propuesta encajaba perfectamente con su momento personal y profesional.

Para el segundo semestre de 2017 Arbusta ya era una operación que tenía dos cosas fundamentales: contratos con tiempos más establecidos y un fuerte crecimiento en su nómina de gente y desarrollo de talento. “Esto ya marcaba la necesidad de salir de la etapa que tiene toda startup, la etapa pionera de los fundadores que ‘hacen de todo’, para establecer una organización y una estructura con foco en la gestión”, describe Umaran.

Su primer objetivo como CEO fue cerrar una ronda de inversión que se concretó en junio de 2018, con un fondo estadounidense dedicado a empresas de impacto social. “Arbusta, además, cuenta con personas que invierten en la firma a título individual. Son conocidos de la industria de la tecnología que, por venir de ese palo, podemos convencer de que es un buen lugar para apostar”, señala. El objetivo para 2019 es facturar US$ 2,5 millones. “Es ambicioso pero para eso salimos a buscar inversión y estamos incorporando el equipo necesario”, destaca.

Romper mitos

De 2013 a enero último, la compañía pasó distintas etapas. “Trabajamos tanto dentro de una iglesia, como dentro de los barrios, luego pasamos a armar oficinas afuera y ahora encontramos el modelo de negocio”, comenta Seineldin a Apertura y aclara que los años fundacionales fueron fundamentales para entender y establecer tanto un proceso de selección transparente para los jóvenes, como una estructura de negocio que pudiera competir directamente con otros proveedores de la industria.

Desde Njambre, los hoy miembros del directorio de Arbusta detectaban que la mayoría de los esfuerzos de las organizaciones sociales y los gobiernos para encarar la falta de trabajo entre los jóvenes estaba centrada en la formación y en la capacitación. Pero eso no terminaba de resolver el problema. Muchos jóvenes participaban de los talleres pero, después, seguían sin conseguir trabajo. “Todavía existe un prejuicio muy fuerte de las empresas, y de la sociedad en general, sobre estos jóvenes que en su mayoría viven en barrios populares”, afirman tanto Seineldin como Cardenau. Junto a Fazio, se propusieron dar un paso más: crear una empresa que no solo los capacite, sino, también, los contrate.

Desde Arbusta entrenan a jóvenes en las distintas herramientas que luego van a utilizar para el trabajo. Cardenau, quien tiene a cargo el área de desarrollo de talento, explica que la capacitación fue cambiando a medida que veían resultados. “Al principio organizábamos entrenamientos presenciales de cuatro meses con una frecuencia de dos veces por semana. Eso fue cambiando hasta que digitalizamos todo el contenido”, cuenta. Hoy el entrenamiento es 100 por ciento online. “Eso nos permite garantizar un estándar de calidad entre las personas que ingresan tanto en la Argentina como en Colombia”, agrega la emprendedora y aclara que, para quienes no tienen acceso a una computadora con Internet, la empresa ofrece espacios para hacer los cursos.

Pero los fundadores de la firma no solo lograron integrar a jóvenes que no eran considerados por la industria de la tecnología, sino que consiguieron que la nómina estuviera formada por un 56 por ciento de mujeres, cuando el promedio en tecnología es del 20 por ciento. “Incentivamos que las mujeres participen”, reconoce.

Tras la capacitación, se los contrata en relación de dependencia bajo un contrato de trainee de cuatro horas diarias. Umaran explica que el 80 por ciento de los jóvenes se encuentra bajo ese contrato y que el salario se establece a partir de la escala salarial de la Cámara Argentina del Software (Cessi). “Estamos en los valores de referencia de otras empresas que contratan juniors para trabajos como testing de app. A partir de ahí construimos escalas definiendo posiciones de seniority y respetando las actualizaciones de la industria”, explica el CEO. Según referentes del sector, el monto de un analista tester junior puede rondar los $ 15.000 brutos, según la empresa y la antigüedad.

La otra cara del negocio son los clientes. Actualmente, la empresa brinda servicios para MercadoLibre, Natura y Disney Latinoamérica, entre otras.  “Al principio entrábamos a las empresas por la puerta de RSE. Pero nos dimos cuenta de que daba más credibilidad hacerlo por compras, como cualquier otro proveedor”, afirma Cardenau. Para esa fase, reconoce que fue clave derribar prejuicios y mostrar resultados.

 A tres años, el objetivo es alcanzar los 700 empleados y llegar a más ciudades y países. Los fundadores sueñan con que “no haga falta ser ‘empresa rara’ para contratar a los pibes de barrio”. Cardenau lo resume: “Queremos que las empresas nos miren como pares. Y para los jóvenes, nos gustaría que su aspiracional, tengan el origen que tengan, sea trabajar en Arbusta”. 

Arbusta en números

Facturación 2018: u$s 1,5 millón.

Facturación proyectada 2019: u$s 2,5 millones.

Clientes: MercadoLibre, Disney Latam, Natura, Fox Networks, L’Óreal, Valtech, Navent, OLX, Omint, Randstad, Conexia, GIRE factory (Rapipago).

Empleados: 330.

300 son millennials provenientes de barrios populares.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo