El Cronista Comercial
LUNES 22/04/2019

Jurkowski: “Tierra del Fuego tiene que llegar a 2023 con precios competitivos”

Enrique Jurkowski, presidente de Radio Victoria Fueguina con más de 30 años fabricando artículos electrónicos, cree que la producción de la isla tiene que crecer en volumen para poder bajar los costos. Asegura que el régimen fueguino dio resultados porque aportó al desarrollo de la provincia más austral del país, pero reclamó inversiones para mejorar los problemas logísticos que afronta la industria de electrónica

Jurkowski: “Tierra del Fuego tiene que llegar a 2023 con precios competitivos”

Para que el régimen de Tierra del Fuego sea sustentable en el futuro, tenemos que llegar a 2023 con precios internacionales”, señala sin duda su deadline Enrique Jurkowski, presidente de Radio Victoria, empresa que en la isla fabrica productos electrónicos para marcas como TCL, Hitachi y RCA.

Para ello, explica, la empresa está trabajando desde 2016 en una mayor automatización de sus plantas para mejorar los volúmenes de producción y lograr así mejorar la competitividad.
“Hay que ser más eficiente y vender más barato”, dice y agrega que no solo se debe ganar eficiencia en la planta, sino que hay que bajar el “costo fueguino” que, en gran medida se compone de la logística para llevar la producción de la isla hasta los centro de distribución en el continente.

¿Cómo viene el año para Radio Victoria?

Nosotros cambiamos nuestra estrategia a partir de 2016, porque antes el paradigma pasaba por poder abastecerse. A partir de entonces, previendo que la economía paulatinamente se iba a ir abriendo, nuestro nuevo paradigma se convirtió en la eficiencia y en los aumentos de volúmenes.

Crecimos mucho en volúmenes y en participación de mercado y entramos en una nueva categoría para nosotros, que son los teléfonos celulares. Es claro que en el segundo semestre de 2018 el consumo de productos electrónicos se derrumbó. Por la devaluación, por la pérdida del poder adquisitivo y por la falta de crédito de consumo. Pero esto es un mercado que se ajusta rápidamente por precios. Los nuestros no son productos que se puedan guardar en el inventario y esperar. No es cierto cuando dicen que hay inventario para un año y medio: bajan los precios y eso es lo que pasó. Por eso los chilenos ahora pasan a Mendoza a comprar televisores argentinos.

Para este año, estamos con planes de seguir con volúmenes parecidos a los de 2018. Probablemente sea una participación de mercado más alta que la que veníamos teniendo. Porque el mercado va a ser un poco más chico.

El año pasado tuvieron el Mundial para impulsar las ventas, ¿eso llegó a compensar el efecto de la devaluación?

La devaluación de mayo ya había impactado con fuerza. Siempre para los mundiales se adelanta demanda, pero al final del año no se vendió más, sino que se adelantó al primer semestre. Especialmente en pantallas grandes, más de 40 pulgadas, no se vendió todo lo que se produjo.

Y después, ¿lograron liquidar ese stock?

Sí, a esta altura sí, pero costó. Pasaron siete meses.

Entonces, pese al aumento de producción, 2018 estuvo más complicado...

El segundo semestre sí. Sin dudas. También lo compensamos con crecimiento en teléfonos celulares. Tomamos la distribución de Alcatel a partir del 1 de abril. Ya estábamos de antes con TCL y ZTE. Ahí sí tuvimos un crecimiento importante, porque comenzamos a venderles a los carriers, cosa que antes no hacíamos.

Veníamos de muchos años de ventas impulsadas por el crédito. Hoy con las tasas cercanas al 50%, ¿están pensando que los próximos años el consumo va a ser menor al de la última década?

Estamos en un mercado de productos aspiracionales que se renuevan permanentemente, especialmente los televisores y los teléfonos. Con los acondicionadores de aire es un poco diferente. Probablemente venga una etapa de recambio por equipos más eficientes, porque la tarifa de electricidad, que antes no era un problema para los argentinos, ahora lo es. Ahí hay un motivo de recambio.

¿Y cómo pueden lograr eso?

Es lo que estamos haciendo. Aumentamos los volúmenes de producción, invertimos en la fábrica en muchísima automatización, con lo que mantenemos la fuente de trabajo, pero producimos cada vez más.

El régimen fueguino fue pensado para otra época del mundo, ¿tiene sentido mantenerlo, sobre todo, pensando en la complicación logística que existe?

Bueno, son decisiones geopolíticas. Existe un régimen espejo a este en Manaos. Creo que este régimen dio resultado. Tierra del Fuego no estaba poblada. Cuando nos radicamos, había 20.000 habitantes en todo el territorio. No había infraestructura, teníamos dos turnos de media hora para hablar por radio, porque no había teléfono. Creo que la industria lleva un efecto multiplicador importante. Tenemos que trabajar sobre las debilidades, que hoy en día pasan sobre todo por la logística.

¿Cuáles son las debilidades que tiene la producción en Tierra del Fuego?

El puerto de Ushuaia no sirve. Tienen prioridad el turismo y la campaña antártica. No se puede llevar un barco con containers a Ushuaia, sobre todo de octubre a marzo, porque si está operando y llega un crucero, tiene que salir a la Bahía a esperar, días y días. Se puede hacer un puerto en Río Grande, pero la solución inicial mucho más sencilla es hacer otro muelle en Ushuaia para los barcos con containers.

Comentarios1
Walter Luchetti
Walter Luchetti 18/02/2019 12:34:03

PORQUE NO LO HACEN ELLOS AL MUELLE

Recomendado para tí


Seguí leyendo