El Cronista Comercial

Quiebra Thomas Cook, la agencia de viajes más antigua del mundo, y deja varados a miles de turistas

La compañía informó esta madrugada de su entrada en insolvencia, y del nombramiento de la firma Alix Partners como administradora del grupo durante el proceso de liquidación.

El consejo de administración de Thomas Cook, el grupo turístico más antiguo de Reino Unido, ha decidido iniciar un proceso de administración concursal de la compañía con vistas a su liquidación, al no poder afrontar las demandas de sus acreedores para reforzar su liquidez de manera urgente.

La compañía informó esta madrugada de su entrada en insolvencia, y del nombramiento de la firma Alix Partners como administradora del grupo durante el proceso de liquidación. De manera inmediata, la empresa ha cancelado sus reservas, sus tiendas han sido cerradas y sus aviones han quedado aparcados. "Pese a un esfuerzo considerable", dijo la empresa, "no queda otro remedio que ir a una liquidación voluntaria con efecto inmediato".

La insolvencia de la compañía obligará a los reguladores de Reino Unido, Alemania y otros países a organizar la repatriación de unos 600.000 clientes que Thomas Cook tiene en diferentes destinos turísticos, entre ellos las islas Canarias. Además, salvo que algún inversor decida comprar los activos del grupo durante el concurso, quedan en el aire unos siete millones de viajes que el grupo organiza cada año a España desde el norte de Europa, a través de su agencia de viajes y su aerolínea. Cientos de hoteles españoles en las costas mediterráneas, Canarias y Baleares venden cada año parte de su capacidad a Thomas Cook.

Fuentes del sector indican que la mayoría de los contratos para el verano de 2020 no están firmados, con lo que los hoteleros tendrán tiempo para encontrar otras alternativas. Muchos de los clientes de Thomas Cook optarán por competidores como TUI, o bien por organizar sus viajes a través de Internet. El impacto a más corto plazo, en la temporada invernal, lo pueden notar los alojamientos en Canarias que sí tienen ya reservadas habitaciones para Thomas Cook. La empresa británica también gestiona de forma directa algunos hoteles en España.

La bancarrota se produce después de que la empresa no encontrara los 200 millones de libras (226 millones de euros) de liquidez que le pedían sus acreedores para suscribir un plan de reestructuración del grupo. Esos 200 millones se sumaban a los 900 millones de libras que ya había aceptado aportar Fosun, primer accionista de Thomas Cook, junto a otros acreedores. A cambio, Fosun iba a quedarse con el control del touroperador del grupo y un 25% de la aerolínea, con el resto del capital pasando a manos de los bancos y bonistas.

Se espera que los accionistas de Thomas Cook pierdan toda su inversión.

Fosun, igual que los bancos y algunos fondos de inversión, no han querido poner esos 200 millones adicionales, y tras una reunión celebrada durante la jornada de ayer domingo en Londres, en las oficinas del bufete Latham & Watkins, la empresa ha optado por ir al concurso de acreedores, que hizo oficial en la madrugada del lunes.

El Gobierno británico tampoco quiso rescatar al grupo, al entender que se trata de un negocio privado. En todo caso, el coste de la repatriación de los 150.000 clientes británicos que ahora están de vacaciones puede exceder esos 200 millones de libras, que según algunos medios podría incluir pagos pendientes a hoteles. El regulador aéreo de Reino Unido está en alerta para organizar el regreso de los viajeros, en un plan que ha sido bautizado como Operación Matterhorn.

Se espera que los accionistas de Thomas Cook pierdan toda su inversión. Los acreedores podrán recuperar parte de su deuda con los posibles ingresos por la venta de activos. La aerolínea alemana Condor especialmente podría interesar a algunos competidores.

El Brexit y la depreciación de la libra, el auge de las reservas de viajes por Internet y la fuerte competencia en destinos como España ha hecho tambalearse el negocio tradicional de Thomas Cook, que arrastra 1.700 millones de libras de deuda y tiene 563 agencias en las calles británicas. La empresa fue fundada hace 178 años emplea a unos 22.000 trabajadores.

Entre los principales acreedores figuran los bancos británicos RBS y Lloyds. A principios de este año, CaixaBank acordó prestar 51 millones de euros a Thomas Cook para invertir en hoteles en España.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo