El Cronista Comercial

Liberan en Tokio a un ex directivo de Nissan tras pagar una fianza

Oracle instalará otro data center en la región para ganarle a Amazon

El ejecutivo de Nissan Greg Kelly salió ayer en libertad bajo fianza en Japón, donde está acusado de no informar los ingresos de su jefe, el ex presidente de la compañía, Carlos Ghosn.

El Tribunal de Distrito de Tokio había aprobado la solicitud de Kelly poco antes afirmando que el estadounidense será puesto en libertad bajo fianza de 70 millones de yenes (u$s 635.000) tras haber estado en prisión 37 días .

Kelly y Ghosn fueron detenidos en Tokio el 19 de noviembre pasado, cuado estaban a punto de salir en sus jets privados. Fueron acusados de no haber declarado pagos a Ghosn por unos 5 mil millones de yenes (44 millones de dólares) entre 2011 a 2015.

El abogado japonés de Kelly solicitó la libertad bajo fianza luego de que el tribunal desestimara la solicitud de los fiscales para prolongar la detención con el objetivo de que se investigara su segunda acusación por no informar pagos por 4 mil millones de yenes (36 millones de dólares). Aún siguen pendientes los cargos por una acusación de no haber informado los pagos y no se ha fijado una fecha para el juicio.

Por su parte, Ghosn estaría detenido hasta el 1 de enero, debido a que también enfrenta acusaciones de abuso de confianza. La decisión de la Corte de Distrito no significa que Ghosn sea puesto en libertad el primer día del próximo año, ya que la fiscalía podría requerir que su detención se prolongue 10 días más, si la investigación lo precisa. El ex presidente de Nissan está también bajo arresto por una primera inculpación, lo que significa que no puede ser liberado hasta el final de esta detención y tras la aceptación por un tribunal de una demanda de puesta en libertad bajo fianza. Los fiscales alegan que existe el peligro de que Ghosn y Kelly puedan fugarse.

Ahora, tras ser puesto en libertad, Kelly tendría que seguir las reglas impuestas por la corte, incluida su residencia, viajes y otras condiciones, dijeron los fiscales. Imágenes de televisión mostraron a Kelly con gafas, vestido con un abrigo beige saliendo a pie lentamente del centro de detención y metiéndose a un coche negro. Dentro del vehículo, el ejecutivo se sentó junto a su abogado y se fue mirando de frente mientras los reporteros lo fotografiaban. Se espera que vaya a un hospital para que lo atiendan de su problema crónico de cuello.

Los arrestos de un ícono de la industria y de su mano derecha concentraron la atención internacional y generaron preocupaciones sobre la práctica japonesa de detenciones prolongadas.

Nissan retiró a Kelly como director representativo y a Ghosn como presidente, pero todavía son miembros de la junta de la compañía. La junta de Renault lo mantuvo, aunque nombró un presidente interino. En tanto, Mitsubishi tomó una medida similar a la de Nissan.

Kelly, de 62 años, se incorporó a Nissan Norteamérica en 1988 y trabajó en asistencia jurídica y recursos humanos en la compañía. Fue miembro de la junta de la automotriz desde 2012.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo