El Cronista Comercial

La cosecha superaría las 140 millones de toneladas en la actual campaña

La producción crecería 24,8% contra la temporada anterior, según IES Consultores. Se prevé incrementos en maíz y soja, y mejores precios, por la devaluación

Junio 0km: el Gobierno abre el juego e incluye a importadores de autos

Tras la fuerte sequía que afectó a la última campaña, se espera que la producción 2018/2019 se recupere y supere las 140 millones de toneladas, lo que representaría un aumento del 24,8% con respecto al ciclo previo. De no surgir inconvenientes climáticos, alcanzaría así un nuevo pico histórico. Así lo proyecta un informe de la consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES).

Según el reporte, la cosecha de trigo también se encamina a un récord: 19,7 millones de toneladas. En tanto, la trilla de maíz ascendería un 25% versus el período 2017/2018. El incremento de la cosecha de soja rondaría en torno al 37,6 por ciento.

La producción 2017/2018 cayó un 17,6% en relación al ciclo anterior (112,5 millones de toneladas). Según Alejandro Ovando, director de IES, esto se debió a las escasas precipitaciones y la mala calidad de los cultivos, lo que derivó en un bajo rinde medio: “La sequía impactó en la soja (se obtuvo la menor cosecha desde 2004) y en el maíz, aunque el almacenaje de agua compensó el efecto de la sequía y determinó que la cosecha de este cereal fuera mayor a la de soja por primera vez desde 1997”.

Por esto, en el acumulado de 11 meses, las exportaciones mermaron 15,2% interanual y llegaron a 68 millones de toneladas. En valores, la caída anual fue del 8,9% (u$s 21.211 millones). “Dos mil ocho cerraría con ventas externas cercanas a u$s 23.500 millones, un 6% menos que en 2017. La baja responde al menor volumen cosechado en el ciclo 2017/2018. Las existencias acumuladas de campañas previas y la devaluación hicieron que los productores se desprendieran de stocks y aminoraran el efecto de la sequía, aunque ello no impidió el descenso de los despachos al exterior”, señaló Ovando.

La reimposición de retenciones a la exportación del 12%, pero con un tope de una suma fija de $ 4 por dólar, condujo a los exportadores a tratar de licuar esos $ 4. “Los que tengan espalda financiera pueden bancar la situación. Pero el pequeño productor no podrá mantener las reservas sin vender. Es necesario vender para seguir invirtiendo en innovación”, agregó.

Para el año entrante, el sector proyecta la recomposición del volumen cosechado, principalmente, de maíz y soja, y mayores inversiones e ingresos comerciales en línea con el aumento de los precios internos, tras la devaluación. Asimismo, la previsibilidad climática para el nuevo ciclo es favorable: se prevé que el fenómeno El Niño genere una mayor rentabilidad, lo que desembocaría en cifras óptimas.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo