El Cronista Comercial
VIERNES 19/07/2019

Entre Gordon Gekko, el Ciudadano Kane y el Mandinga de Favio

Entre Gordon Gekko, el Ciudadano Kane y el Mandinga de Favio

Raúl Juan Pedro Moneta Lucini. Abogado, escribano. Banquero. Se hizo figura pública en los '90. Durante la década dorada, brilló como empresario de medios. Tras hacerse del CEI, se asoció con Telefónica en el multimedio -Telefé, Canal 9, Radio Continental, Editorial Atlántida, Cablevisión, TyC- que Carlos Menem estimuló para contrapesar a Clarín.

Su sola estampa irradiaba poder. Hombre de campo, aficionado como pocos a la tradición telúrica, transmitía una mezcla de patrón de estancia con lobo de la City. La cabellera gris, frondosa, alisada hacia atrás, con firmeza. Barba candado, rostro anguloso, mirada sagaz. Un aura de Mefisto criollo, potenciada por todas las habladurías que -justificadas o no- había sobre él. Pysique du role de villano. Fusión de Gekko, el Kane de Wells y el Mandinga de Favio.

Su estrella se apagó con el menemismo. "Soy muy nacionalista para irme a Bahamas", declaró en una entrevista a Los Andes, que el diario mendocino reprodujo ayer. Había sido publicada en 2000, cuando Moneta estaba prófugo por la quiebra del Banco de Mendoza, al que compró a través del República.

"No me siento sucio como para lavarme", aclaraba. Atribuía sus desgracias a malintencionadas operaciones. "Estamos en un túnel rodeados de fantasmas y cualquier cosa que uno hace es mirada con sospecha", se defendía. "Pero no me quiero poner a llorar como una mujer", reflexionaba. "Pusimos u$s 200 millones y nos los afanaron (...). No sé cómo un día no agarré una ametralladora y los maté a todos", agregaba.

En cierta forma, lo hizo. En la última década y media, editó publicaciones -El Guardián, El Federal- desde cuyas tapas y páginas -en especial, las de El Guardián- atendió a viejos enemigos y se ganó nuevos. Intentó congraciarse con el kirchnerismo. Amor poco correspondido. Menos, tras su fallido intento por Telecom, una desventura con enredos de comedia y deudas, todavía, sin saldar con su incauto socio, Matías Garfunkel.

Moneta terminó como una caricatura de sí mismo. Tuvo radios (Rock & Pop, Blue, Metro, Splendid, Belgrano). Vendió unas; conservó otras. Amado Boudou y Alejandro Vandenbroele lo acusaron de haber financiado la compra de Ciccone. También, fue citado a declarar en la causa Cuadernos. Pero ya no podía defenderse. Desde 2013, tuvo un deterioro físico y neurológico. "Puedo ir a misa y comulgar sin confesarme", aseguró en la entrevista con Los Andes. Nació el 13 de julio de 1944. Falleció ayer, algo más de un mes antes de cumplir los 75.

Comentarios1
Rodolfo Cuervo
Rodolfo Cuervo 07/06/2019 10:45:03

jkhnkhnl�

Recomendado para tí


Seguí leyendo