El Cronista Comercial
MIÉRCOLES 23/01/2019
Dólar B.Nación
/
Merval
Riesgo País
689 / 2.53

El Estado se queda con $ 60,5 por cada $ 100 que produce el agro

Con un 63,4%, la provincia de Buenos Aires sufre la mayor presión impositiva. El índice registró una caída de 0,3 puntos porcentuales en el trimestre

El Estado se queda con $ 60,5 por cada $ 100 que produce el agro

Los impuestos al sector agrícola alcanzan, en promedio, el 60,5% si se conjugan los rindes, los impuestos provinciales y locales y los fletes. El número surge del índice elaborado por la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA) para el mes de diciembre. El índice es un promedio ponderado de los cultivos de soja, maíz, trigo y girasol.

Si se lo analiza por provincia el índice en Córdoba registra un 59,3%, en Buenos Aires 63,4%, en Santa Fe 61,0%, en La Pampa 60,6%, y en San Luis 57,9%. En los casos de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y La Pampa, se consideran los cultivos de soja, maíz, trigo y girasol, utilizando sus participaciones en la superficie sembrada, para luego calcular los números de una hectárea promedio de cada provincia. Para el caso de San Luis, solo se consideran soja y maíz, ya que explican el 95% del área.

Según el estudio, mientras que la participación del Estado en el cultivo de soja es del 66%; en maíz, del 51,1%, en trigo, del 51,3%, y en girasol, del 68,4%.

En septiembre, FADA había estimado que el agro aportaba $60,80 por cada $ 100 producidos. “La actual medición muestra una caída de 0,3 puntos porcentuales”, afirma la entidad.

El relevamiento destaca que los principales impulsores del cambio son el deterioro del tipo de cambio real; la caída de los precios de la soja, el trigo y el girasol, y el aumento del maíz, y los mayores rindes previstos para la próxima campaña.

“Por un lado, la caída de precios de la soja, el trigo y el girasol, junto a un mínimo deterioro del tipo de cambio real, son factores que impulsan la suba del índice”, indica David Miazzo, economista Jefe de FADA.

Sin embargo, según el especialista la sequía dejó de operar en los cálculos, por el comienzo de una nueva campaña y eso ayuda a una caída del indicador. Sin el efecto producido por la escasez de lluvias, los rindes promedio utilizados en el indicador son superiores a los que de 2018.

“Esta confluencia de factores hace caer 0,3 puntos porcentuales el índice FADA”, en el trimestre, señala. Con respecto a septiembre de 2018, se observan caídas en los precios disponibles en dólares de tres de los cuatro cultivos considerados. La soja bajó un 7%; el trigo, un 6%, y el girasol, un 12%; el maíz tuvo un incremento de 9%.

“En los últimos 12 meses, el incremento del tipo de cambio fue del 115%. En los últimos 3 meses, cayó 2,1%. Por su lado, los costos de labores se han incrementado cerca de un 15% en pesos con respecto a septiembre”, dice Miazzo.

Este aumento se vio amortiguado por el resto de costos dolarizados, como fertilizantes y fitosanitarios, “por lo que los costos de producción tuvieron un incremento en pesos de alrededor de un 1%”. Así “este incremento de los costos en pesos, con un tipo de cambio que ha tenido una incipiente baja, genera algún deterioro del tipo de cambio real efectivo del sector”, concluye.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo